Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE Testimonios POR M. A. BARROSO JULIA NAVARRO Un día festivo Recuerdo la emoción de ir a votar. Acudí bastante temprano, antes de que abrieran el colegio, y la gente ya hacía cola en la puerta. Me llamó la atención la alta media de edad de los que esperaban. Para mí era un día de trabajo, pero también de fiesta: de hecho, ese carácter festivo no ha desaparecido en mi percepción cada vez que hay una cita electoral. Yo era entonces una jovencísima periodista condenada a las páginas de vida social cuando el cambio político dio un giro a mi carrera. La primera vez que entré en el Parlamento sentí vértigo y reverencia: allí estaban personajes como Santiago Carrillo o Pasionaria; ella, muy erguida y vestida de negro. Nadie sabía muy bien qué hacer en el hemiciclo. Fueron días de aprendizaje. Pero aquella generación supo estar a la altura de las circunstancias (Redactora de la revista Guadiana y el diario Pueblo en 1977, hoy es analista política en varios medios y escritora) La mirada de la Prensa Cinco periodistas recuerdan para D 7 cómo vivieron la histórica cita electoral. Veteranos en la crónica política y parlamentaria, hace treinta años algunos daban sus primeros pasos en la profesión, y las emociones se mezclaban con el aprendizaje del manual de la naciente democracia PILAR CERNUDA legalizado el PCE apenas unas semanas antes y sacábamos pecho con orgullo porque habíamos sido capaces de recorrer un camino muy largo en un espacio de tiempo muy corto. Nuestros políticos habían dado la talla, el Rey ponía en marcha la Transición que llevaba años diseñando junto a Torcuato Fernández Miranda, los españoles habían estado a la altura del reto que tenían delante, tragaron miedos y aceptaron con confianza un futuro distinto. El 15- J marcaba una fecha que se adivinaba histórica: las primeras elecciones en democracia después de 40 años. Nunca había votado, no sabía lo que era una papeleta, jamás me había acercado a la urna. En el Beatriz Galindo lloré. Me metí en la cabina para ocultarme unos minutos y, al salir, me quedé tranquila: no era la única a la que se le escapaban las lágrimas (Redactora de la agencia Colpisa en 1977, hoy es analista política en varios medios, entre ellos ABC y Onda Cero) Lloré Dormí mal, con nervios. Llegaba el día en el que se cumplían muchas cosas por las que un puñado de gente con coraje había peleado los dos últimos años. Empezaría una legislatura constituyente, que no sabíamos bien qué significaba, pero llevábamos meses aprendiendo día tras día el lenguaje, el estilo, los modos y el juego político de la democracia. Se había Pilar Cernuda Julia Navarro Víctor Márquez Reviriego Fernando Jáuregui Manuel Antonio Rico MANUEL ANTONIO RICO Salto histórico El 15- J fue un hermoso sueño. Fue la puerta a la Democracia con mayúsculas y sin adjetivos, que España y los españoles abrimos gracias a la llave de la Ley de Reforma Política, cuyo 30 aniversario ha pasado, por cierto, sin pena ni gloria y que, con la celebración de las primeras elecciones libres, demostraba ser una verdadera ruptura con el pasado. El Rey, Torcuato Fernández- Miranda, Adolfo Suárez y, luego, Santiago Carrillo, Felipe González, Manuel Fraga y tantos otros políticos de las dos orillas, de las dos Españas, fueron los protagonistas de aquel salto histórico y sin apenas red, apoyados en el senti- do común y las ganas de reconciliación de un país que quería mirar hacia adelante y convertirse en Europa. Recuerdo con emoción la incertidumbre, pero también, y sobre todo, la esperanza de aquel entonces, luminoso como un día de fiesta, cuando decidí que nunca, en ninguna ocasión, renunciaría al privilegio ciudadano de votar, y lamento ahora, volviendo la vista atrás, que alguien se esté empeñando en banalizar, cuestionar y arriesgar el sentido profundo de un camino que entonces comenzaba (Jefe de la Sección Parlamentaria de la Agencia Efe en 1977, Manuel Antonio Rico es en la actualidad director del programa El Rompeolas de Onda Madrid) VÍCTOR MÁRQUEZ REVIRIEGO FERNANDO JÁUREGUI Cambio vital El 15 se junio de 1977 voté por primera vez en mi vida en unas elecciones. No sin cierta desconfianza, por cierto, a pesar de que la legalización del Partido Comunista en abril significó el rito de paso hacia la seriedad del proceso. Creo que aquello supuso un antes y un después en la vida española, e incluso en la mía propia, pues la existencia de un Parlamento democrático me dio la oportunidad de asistir a sus debates y hacer crónica parlamentaria (Redactor jefe de Triunfo en 1977, hoy es jefe de prensa de la Oficina del Defensor del Pueblo) Entusiasmo Nunca olvidaré la mecha de entusiasmo que prendió en aquel Congreso Constituyente, con rostros que eran míticos: la figura negra de Dolores Ibárruri, y Alberti con un pantalón a cuadros inenarrable. Algunos diputados lloraban ante el hecho de reunirse en unas Cortes democráticas. Recuerdo el despiste que teníamos los periodistas y políticos, que no sabíamos ni como tratarnos (Realizaba información parlamentario en Diario 16 en 1977. Hoy es director de diariocritico. com y analista político en Punto Radio)