Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 6 07 VIAJES Hardanger El fiordo encantado (Viene de la página anterior) Guía práctica Alojamientos con encanto www. hotel- ullensvang. no www. brakanes- hotel. no www. utnehotel. no Además de estar situados en lugares de ensueño, los tres gozan de buena cocina. Aunque más funcional y moderno, el hotel Hardangerfjord de Oystese es otra buena opción. Deportes al aire libre www. visitulvik. com index. jsp? fid 10014 lan 3 www. flatearth. no l 1 Esquí En Hardanger se puede practicar esquí en verano y hacer visitas con guía por el glaciar de Folgefonna. www. folgefonn. no Más información www. hardangerfjord. com www. fjordnorway. com www. visitBergen. com www. visitnorway. com pués de enseñarnos mil recodos llenos de historia, especialmente la añeja bodega, nos muestra la sala de una de sus torres. Es un pequeño recinto, de paredes y techo acristalados, donde la reina acostumbra a tomar el café. En invierno, desde este mirador incomparable se pueden contemplar los frecuentes aludes del monte Velure, todo un espectáculo. También nos cuentan que el músico Edvard Grieg fue un asiduo visitante del hotel. Como en el recinto no había entonces piano, un día los empleados del hotel, empeñados en que tocase para ellos, trajeron uno en vilo desde una distancia considerable. Pero al llegar aquí se dieron cuenta de que el piano no cabía por la puerta. Al final consiguieron introducirlo en una de las construcciones contiguas y escuchar a Grieg mientras caía la lluvia. Debió ser un momento mágico Paseamos luego entre manzanos en flor por los mismos caminos por donde lo hacía Grieg. Cientos y cientos de estos frutales alfombran las orillas del fiordo. Los primeros los trajeron unos monjes cistercienses en el siglo XIII. Y con tantos manzanos, no podía faltar la sidra. Probamos una muy buena en Hardanger Cideri, cerca de la granja comunitaria Agatunet. Esta granja es un pequeño poblado de casas de madera que conserva un aire medieval. También cuenta con mil recodos añejos el hotel Utne, fundado en 1722. En su pequeño pero precioso restaurante comemos una espléndida trucha asalmonada con salsa de manzana. La gastronomía Noruega es sabrosa y variada. Si uno se deja aconsejar, descubrirá exquisitos manjares. Los amantes de la nieve tienen durante el verano la posibilidad de esquiar por la mañana y bañarse en el fiordo por la tarde. Junto al glaciar de Folgefonna uno hallará buenas pistas y un paisaje deslumbrante. Pero a nosotros nos sorprende una heladora ventisca de granizo que nos transporta a otros tiempos y a otros lugares: Admunsen en el Polo Sur. Caminamos entre inmensas paredes de hielo, pero el frío nos hace desistir pronto. El equipo español de Esquí Alpino, que tal vez pase unos días aquí este estío, seguro que encuentra mejor tiempo. Como el que nos despierta la jornada siguiente. El sol ilumina el fiordo y podemos contemplarlo en todo su esplendor. Subimos a una colina y viendo un paisaje de ensueño nos acordamos de la turista japonesa y de lo bien que sabía plasmar con sus carboncillos el encanto de la naturaleza. Ventisca en el glaciar En Hardanger Fartoyvernsenter se crean y restauran embarcaciones que luego surcarán los fiordos Sjur K. Jaastad es el propietario de Hardanger Cideri, donde se elabora una sidra de agradable sabor afrutado