Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura La Puerta Grande del Periodismo ace relativamente poco, me hacía eco de la peligrosidad de la profesión de periodista, citando la trágica muerte de la reportera rusa Anna Politkóvskaya por denunciar las atrocidades del Ejército ruso en Chechenia... por no glosar las amenazas tácitas sobre el tema de las misteriosas muertes por polonio radioactivo. Si durante mucho tiempo los periodistas eran intocables en los conflictos bélicos, como refleja el magnífico libro de Paul Preston Idealistas bajo las balas (Ed Debate) sobre corresponsales extranjeros en la España de la Guerra Civil, últimamente no dejamos de asistir con estupor a cómo se han convertido en blancos militares, el caso de José Couso es emblemático, o de cómo aspirantes a parodias de monigotes revolucionarios de repúblicas bananeras de folletín, como el señor Hugo Chávez, cierran canales como Radio Caracas Televisión, por serle contraria, como un dictadorzuelo más. Periodistas que han sido escritores de tronío o filósofos inconmensurables y que han hecho alta literatura y piezas maestras de las letras hay como para hacer todos los cursos y ensayos posibles, con nombres como Larra, Unamuno, Hemingway, Dos Passos, Azorín, y un largo etcétera. César GonzálezRuano, además de páginas memorables, ha acabado dando nombre a un premio de periodismo convocado por la Fundación Mapfre, que es, junto con el Mariano de Cavia y el Ortega y Gasset, la consagración contemporánea de esta rara clase de periodista con impronta, como los toreros, de raza y trapío. La entrega del galardón a Antonio Burgos, por el artículo Que no daría yo, Rocío tuvo lugar en el Hotel Ritz, de la mano de Juan Fernández- Layos, presiden- H te del Instituto de Cultura de Fundación Mapfre. El galardón, en anteriores ocasiones, ha ido a parar a escritores como Antonio Muñoz Molina, Arturo Pérez Reverte, Francisco Umbral, o Raúl del Pozo. El premio fue creado en 1975, cuando Mapfre Vida adquirió el edificio del Café Teide, donde González- Ruano escribió muchos de sus artículos. El jurado ha estado compuesto por Manuel Alcántara, Juan Fernández- Layos, Antonio Gala, Marcial Loncán, Antonio Mingote, Rafael de Penagos, Arturo Pérez- Reverte, Francisco Rodríguez Adrados, Vicente Verdú y Alfonso Ussía. Alcántara presentó al escritor y columnista sevillano diciendo que: Antonio Burgos lo mismo cita a Rilke que a El Beni de Cádiz: le gustan Shakespeare y Curro Romero, y tiene voz, oído y sentimiento. Sabe que el primer mandamiento de un columnista es no aburrir ni a Dios sobre todas las cosas, y no es ni un predicador ni un propagandista político El premiado desgranó el complejo oficio de la escritura diaria en el que afortunadamente hay cabeceras como ABC, donde puedes seguir haciendo literatura de periódico, veta que ha nutrido buena parte de la literatura española del siglo XX asegurando que el artículo es un género literario mucho más amenazado que los linces de Doñana, casi en trance de extinción, desprotegido, devorado por la depredadora columna política. En el actual periodismo español hay más columnas que en la mezquita de Córdoba, pero muy pocos artículos literarios Burgos realizó una analogía entre el artículo periodístico, entendido como literatura y una faena de muleta, que se puede empezar por alto, con estatuarios, o por bajo, doblando por ayudados, en la que hay que dar unos derechazos para embarcar al toro, para luego, cuando ya se tiene en el canasto, poder echarse la muleta a la izquierda en tres o cuatro series, no más, y adornarse cuando convenga con un molinete, una trincherilla o, nunca mejor dicho, un pase de la firma y que la faena del artículo nunca será de dos orejas si no está rematado por una buena estocada, digo, por un final rotundo Desde luego, por el jurado, premiados, presentadores, e invitados, entre los que contaban Santiago Ybarra, Catalina Luca de Tena, Santiago Castelo, Ignacio Camacho, Pablo Jiménez Burillo- -echamos de menos al atareado José Antonio Zarzalejos, aunque se le citó mucho- en el acto de entrega del premio no sólo hubo cantidad sino calidad y, nunca mejor dicho, puerta grande para el reconocimiento del periodismo como una de las Bellas Artes y de las Grandes Letras. JESÚS GARCÍA Economía Un clavo en el zapato de Galán estores versus propietarios. Ignacio Sánchez Galán frente a Florentino Pérez, los Albertos y los March. Una guerra por el control efectivo de la primera eléctrica española, que vale la friolera de 52.000 millones de euros, 10.000 millones más que la Endesa de Enel y Acciona. Y un multimillonario belga como invitado, nunca de piedra, que toma un 5 de Iberdrola y provoca una fiebre especulativa. Albert Frére, nacido en Charleroi, cuyo gentilicio es Carolo es el primer inversor privado en el índice bursátil de París, el CAC 40. Es un belga multimillonario que se hizo rico desmantelando siderúrgicas de la ex Unión Soviética. De la fábrica de clavos de Charleroi en su juventud hasta ocupar el lugar 224 de la lista de Forbes para codearse con los más ricos del mundo hay algo más que un salto vital. Tiene 81 años, sin estudios de licenciatura, es un emprendedor hecho a sí mismo. Y no suele venir sólo. Todavía no ha enseñado la patita su socio, el canadiense Paul Desmarais, con quien habla cada día e invierte conjuntamente en los más variados negocios desde hace 25 años. Se les conoce en el mundo financiero parisino como los patriarcas Dice uno de sus biógrafos que si uno de los dos no está de acuerdo en algo, el otro no va Y Frère ha comprado, por sorpresa, el 5 de Iberdrola por 2.200 millones de euros, pero quiere más. Es también vicepresidente de Suez- -que vale 54.000 millones de euros- -en la que tiene un 9 Esto ha levantado las suspicacias en la eléctrica vasca que teme el asalto de algún extranjero levantisco con la caja llena, ahora que G Patriarcas, de dos en dos la empresa que preside Galán está en plena digestión escocesa. Suez acaba de estrenar un 11 en Gas Natural y ha ayudado a La Caixa de Ricardo Fornesa e Isidre Fainé a rescatar Aguas de Barcelona, después de que otro multimillonario, Juan Abelló, decidiera salir de la empresa con plusvalías frescas. La Caixa es a su vez socia de ACS en Abertis, que soporta desde hace un año una fusión parada con Autostrade debido a que el Gobierno de Romano Prodi es reticente a entregar sus autopistas a unos españoles y menos que la sede esté en Cataluña ¿Les suena? Florentino Pérez es el brazo ejecutor de Carlos March y los Albertos, alejados del mundanal ruido mediático por sus cuitas judiciales y, todos juntos, a través de ACS tienen el 12 de Iberdrola. La química personal no forma parte de las relaciones de Galán y Florentino. Ambos mantienen las formas públicamente por que no quieren perjudicar sus inversiones, pero los hombres de Galán le han puesto a Florentino todas las piedras en el camino posibles. La misma compra de Scotish ha sido considerada una medida defensiva mientras que la doble posición de ACS en Iberdrola y FENOSA, donde tiene un 40 le impide tomar decisiones en el consejo de la vasca. El belga Frére, que acaba de entrar en escena, es un viejo conocido de Esther Koplowitz puesto que le vendió su 9 a los Entrecanales en FCC, aquella operación que dio lugar aun litigio y la salida posterior de los Entreca El belga ha hecho la pascua también a Luis del Rivero en Eifagge al vender su 6 a los socios de Roverato, el presidente díscolo que impide a Sacyr el asalto a la francesa. Frére se ha convertido en un clavo en el zapato de Galán que amenaza con molestar durante mucho tiempo mientras que la sombra de Suez, La Caixa y ACS se pasea por la sede central de Iberdrola. ACS e Iberdrola negaban el viernes, por separado, ante la CNMV cualquier tipo de concertación, El Carolo, con amplias posiciones en Total, Lafarge, bancos y medios de comunicación, un amante de los vinos- -no en vano tiene una bodega de Chateau Blanc con Bernard Arnaud- -es un extraño compañero de cama que lo mismo toma las plusvalías y corre, que decide quedarse con mando en plaza. La entrada del barón belga en Iberdrola por lo pronto ha abierto como un melón el puzzle eléctrico europeo y ha desatado el delirio de los inversores y los accionistas de la eléctrica que gana desde enero un 38 cinco veces más que el índice Ibex.