Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 6 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Maqueta del museo del Louvre diseñado por Jean Nouvel para el sueño de los Emiratos de convertirse en parada indispensable en la ruta del turismo cultural AFP Emiratos Arte al servicio del petróleo (Viene de la página anterior) dad son algunos de los componentes del llamado efecto Bilbao que los responsables de la firma estadounidense quieren exportar a Abu Dhabi. Este museo es un motor de la economía local. Al igual que en Bilbao, dinamizará la escena local y atraerá a turistas de todo el mundo. No hay duda comenta Jihan, que considera al museo de Gehry el pilar del resto de proyectos. Los cálculos de la agencia local de turismo señalan que con la construcción del proyecto se triplicará el número de visitantes y se alcanzará una cifra cercana a los tres millones al año. Sin embargo, hay muchas dudas sobre la sostenibilidad de estos museos en una isla y en un país sin tradición donde los trabajos de mayor aceptación son los procedentes de Irán, India y China. Las condiciones climáticas tampoco son las mejores para la conservación de las obras- -el Louvre está construido sobre el agua y algunas salas no tienen paredes- -y mantener activos estos enormes proyectos no será tarea sencilla en una región donde la es- cena artística está en fase embrionaria. Los responsables del proyecto no dan detalles sobre las colecciones que llegarán a Emiratos, pero no dudan de que serán de primer orden mundial Aunque el máximo dirigente político de Abu Dhabi, Zayed Al Nahyan, no ha firmado de manera definitiva el proyecto de Saadiyat, se ha mostrado favorablemente impresionado y por eso los miembros de la fundación Guggenheim también son muy optimistas Es la fundación estadounidense la que ha organizado la muestra de maquetas sobre el proyecto, que ha costado un millón y medio de euros, y es la verdadera impulsora de la construcción de esta nueva meca del arte mundial en la que levantarán, como no podía ser menos, el mayor Guggenheim del mundo. Un edificio en el que las torres de titanio de Bilbao se transformarán en tubos de cristal que harán el mismo efecto que las torres del viento típicas de la región señalan en la Oficina de Turismo de Abu Dhabi. Si Thomas Krens (director de Guggenheim) y su equipo gestor apuestan por Abu Dhabi, en el caso de Louvre el proyecto no ha sido muy bien recibido en el mundo del arte galo. Los árabes ya han desembolsado 200 millones de dólares para poder usar la marca Louvre, pero las negociaciones con el Ministerio de Cultura galo siguen abiertas. El periódico local Gulf Art, informa de que en Francia se ha colgado incluso una página web (www. latribunedelart. com) para pedir firmas contra el proyecto y que más de 2.000 ciudadanos ya han manifestado su repulsa. Si Saadiyat es la novedad, el fu- turo y la grandeza, la Bienal Internacional de Sharjah representa la historia reciente y el gusto por el trabajo válido, pero modesto, algo poco habitual en este entorno de megaproyectos. Es la semilla del arte de vanguardia- -aquí se encuentra la única escuela de arte del Golfo- -en una zona del mundo sin tradición. Sharjah, además, conserva intacta la parte vieja de la ciudad, un coqueto laberinto de callejuelas blancas y zocos que se ha librado milagrosamente de la fiebre constructora. Estos días se celebra su octava edición- -con un presupuesto de 2,5 millones de euros- -y 79 artistas, 28 de ellos árabes, presentan sus obras bajo el lema Arte, Ecología y políticas de cambio Los proyectos faraónicos no nos asustan. Llevamos ya 16 años trabajando el arte y contamos con una amplia red de artistas locales, así que todo nuevo proyecto vendrá a sumar a nuestro favor opina el director artístico de la muestra, Jack Persekian, desde su despacho instalado en la segunda planta del museo de Sharjah. La Bienal divide sus obras entre el Palacio de Exposiciones y las calles de la parte vieja. Los ciudadanos locales no se acostumbran a las propuestas que durante tres meses se instalan en su entorno. Esto sólo lo entienden los extranjeros, no me puedo explicar por qué miran tanto esta basura y no mi tienda lamenta Salim, que regenta un comercio de alfombras persas en el zoco de Al- Arsa. En la misma puerta de su negocio, junto a las alfombras de seda de Isfahán, los organizadores le han plantado una obra del artista Jesus Buba Negron, que consiste en una alfombra confeccionada con colillas recogidas del suelo. La interacción entre la población local y las obras resulta realmente complicada. El pasmo local Maqueta del museo de Gehry que albergará el futuro Guggenheim ABC Aquí se construye la torre más alta del mundo, el más gigantesco parque de atracciones, el puerto marítimo más importante y el primer hotel bajo el agua