Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 D 7 LOS DOMINGOS DE MICHELLE Y BARACK OBAMA Los sacrificios de una mujer fuerte e independiente ucho antes de que hubiera un Barack Obama- -el candidato afroamericano que trae tantas resonancias de Bobby Kennedy- -ya existía Michelle Robinson. La esposa del senador por Illinois es una mujer fuerte e independiente, cuya carrera no está enlazada o dominada por la de su marido. Hasta el punto de que ella misma reconoce no ser la principal consejera del senador Obama en su empeño por lograr la nominación presidencial del Partido Demócrata, pese a la limitada experiencia política de su esposo. Aunque sí se declara dispuesta a explicar a la gente quién es verdaderamente su marido, un hombre dispuesto a anteponer sus valores a sus beneficios proclama. Licenciada en Derecho por la Universidad de Harvard, al igual que su esposo, Michelle ha dejado también claro que va a tener un papel limitado en la campaña, porque la prioridad son sus dos hijas, Malia, de ocho años, y Sasha, de M cinco. Hasta ahora ocupaba el puesto de vicepresidenta del sistema hospitalario de la Universidad de Chicago. Un puesto que ha decidido abandonar ante sus crecientes obligaciones: Por primera vez en mi vida adulta ya no trabajo... y es muy extraño Muy de Chicago, Michelle es el producto de una humilde familia afroamericana que se sacrificó por ofrecer la mejor educación posible a sus hijos. Su hermano mayor, Craig, entrenador jefe de baloncesto en la Universidad Brown, recuerda lo mucho que a Michelle le molestaba perder cuando jugaba con otros niños. Barack, su marido desde 1992, la ha descrito como general de la eficiencia hasta el punto de obligarle a tirar la basura cuando está en casa. Pese a todo su candor, la señora de Obama prefiere no especular sobre lo qué haría de convertirse en primera dama, aunque la familia ya ha empezado a ser escoltada por el Servicio Secreto. Michelle nació en una familia humilde que se sacrificó para que tuviera la mejor educación EPA Cindy era una multimillonaria heredera de Arizona cuando se casó con aquel piloto de la Navy REUTERS CINDY Y JOHN MCCAIN La importancia de emparentar con dinero y conexiones I nmediatamente después de conseguir un divorcio de Carol, su primera esposa, John McCain se casó en 1980 con una hermosa, joven y multimillonaria heredera de Arizona: Cindy Hens- ley. Matrimonio que resultó muy apropiadamente instrumental para la carrera política de este héroe de Vietnam. El padre de Cindy, un magnate de la cerveza en Arizona, le ofreció un envidiable empleo al terminar su carrera militar como piloto de la Navy donde pasó más de cinco años como prisionero de guerra. McCain se mudó a Arizona y empezó a trabajar como relaciones públicas del imperio cervecero de su suegro, James W. Hensley. Una excusa para dar discursos por todo el Estado, siguiendo un poco la pauta de conexiones, fama y elocuencia establecida por Ronald Reagan con la ayuda de General Electric. Diez meses después de mudarse a Arizona, quedó vacante un escaño de congresista cerca de Fénix y McCain envió rápidamente a su esposa a buscar casa en ese distrito para hacer realidad sus ambiciones políticas. Ese fue el comienzo de una imparable carrera de ascensos en el escalafón parlamentario, hasta convertirse en uno de los senadores republicanos más relevantes de EE. UU. además de formar una familia con cuatro hijos, incluida una niña adoptada en un orfanato de Bangladesh. Entre las confesiones personales forzadas por la política en Estados Unidos, Cindy McCain ha tenido que admitir que, tras sufrir problemas de espalda y una operación a finales de los ochenta, se enganchó a los calmantes. Adicción que llegó a poner en tela de juicio su trabajo con un grupo de ayuda médica al Tercer Mundo. En 2004, la elegante señora, casi veinte años más joven que su esposo, sufrió un pequeño infarto cerebral del que parece haberse recuperado satisfactoriamente. Sin embargo, su participación en la incansable campaña presidencial de McCain es limitada. Aunque, cuando aparecen juntos, el senador suele presentar a su esposa como la persona que sería mucho mejor candidato presidencial que él.