Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 5 07 GENTE BEATRIZ CORTÁZAR Al punto Piquer y Jurado, la eterna cantinela Manuel Lombo, entre Arancha del Sol y Finito de Córdoba. El cantante se presentó por todo lo alto a primera vez que se vieron Concha Piquer y Rocío Jurado fue en la casa que la primera tenía en Madrid. Doña Concha Piquer era toda una celebridad y no había nadie que le tosiera en su mundo ni en su arte. Fue una de las amigas que por las tardes se reunían en su salón para echar una partida de póker, Concha la del Johny (él era un banderillero de Antonio Ordóñez) quien, en una de esas citas, le habló de una chica de Chipiona que cantaba muy bien. Concha, la del Johny, solía echar las cartas a quien le pedía conocer su futuro, y está claro que la visión no le falló con el porvenir más que prometedor de aquella jovencita que cantaba tan bien. La Piquer aceptó la sugerencia, llamó al maestro Posadas, y la citó para el día siguiente. De ese primer encuentro insisto que circulan muchas leyendas. Rocío Jurado nunca guardó buen recuerdo, puesto que en algunas de las entrevistas que dio cuando ya era una cantante conocida siempre dejó entrever que no había ningún cariño hacia quien había sido su ídolo de juventud. Como Doña Concha era muy suya y nunca aclaraba nada ha sido ahora su hija Concha Márquez Piquer quien me insiste en que la historia no es como se cuenta, sino como ella la recuerda, puesto que asegura que esa tarde estaba en la casa y que ella misma abrió la puerta para recibir a la Jurado, quien llegó en compañía de su madre, Rosario, y Concha, la del Johny Mi madre nunca quiso aclarar algunas cosas que dijeron de ella, como que fue quien echó a ABC L Concha Márquez Piquer desmonta las leyendas sobre el mal trato de su madre a una Rocío Jurado que empezaba Miguel de Molina de España. Era ÁNGEL DE ANTONIO muy suya y solía repetir que no le importa lo que la gente pensara de ella puesto que quienes la conocían sabían la verdad y quienes sólo querían criticarla lo iban a seguir haciendo dijera lo que dijera. Si quieren decir, que digan repetía. Por eso nunca contestó a cuantos la acusaron de lo de Molina. Menos mal que, muchos años después, Carlos Herrera entrevistó al cantante en Buenos Aires y le preguntó si era cierto que fue por culpa de la Piquer que saliera de España. Molina no sólo lo negó,