Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE La duna 45 en Sossusvlei es la más famosa del mundo y todos los turistas ansían subir por sus rojizas y empinadas crestas para ver el mágico panorama del desierto tados al desierto, viviendo como pueden, cientos de caballos salvajes que son hoy una atracción más de este país que en 1994, sufrió un proceso más o menos traumático hacia su independencia con un futuro prometedor. Los protagonistas de mi novela- -señala el embajador Garrigues- -tenían un sueño de libertad y de grandes espacios y, aficionados a los caballos, quisieron hacer la gran yeguada de ejemplares purasangre en esa tierra que, por entonces, era el suroeste africano alemán. Si la novela está contada por una mujer es porque entre los dos, el personaje del marido era más convencional, pese a ser un hombre atractivo, borrachín y jugador, y porque ella me ofrecía un perfil más original, debido a su educación liberal y a su procedencia, una familia interesante que le dejó el dinero para su loca hazaña. Lo que me interesó de la protagonista, Jayta Humphreys, fue el contraste que supuso para ella ponerse a vivir en un entorno alemán alejado de la civilización y teniendo que sufrir los contrastes y las tensiones que aún existían en el país, por las rebeliones de los hereros y los namas en 1904- 5 y con las cicatrices de la guerra colonial todavía muy evidentes. Esa fue la razón de que se construyesen el castillo fortaleza, pues no tenían claro que la guerra estuviese acabada Aquella Namibia de 1907, año en que llegaron los protagonistas, era un país desértico (sigue igual) con grandes latifundios, muy pocos blancos (unos 3.000) y una población negra desposeída de todos sus territorios tribales y su ganado, que ocasionó una dualidad social muy fuerte, pues incluso la legislación protegía en los juicios a los blancos en relación con los negros. Una desigualdad contra la que la protagonista lucha porque, como liberal, no la acepta. En aquella época en Namibia, por estar en un gran desierto, sólo podían sobrevivir los que tenían suficiente terreno para dar de comer al ganado, pero, curiosamente y en 24 horas, todo cambió porque en el sur del territorio, cerca de un puertecito llamado Lüderitz, se encontraron diamantes y, de la noche a la mañana, pasó a ser uno de los países más ricos del mundo. Los diamantes estaban a flor de tierra, en las Los caballos salvajes del desierto proceden del castillo de Duwisib J. C. HERMAN mismas dunas. Tan exhaustiva fue su búsqueda que al cabo de varios años acabaron con los diamantes del lugar. Aún así el gobierno alemán proclamó zona de protección, desde Walvis Bay hasta la frontera del sur. Tras la Primera Guerra Mundial y hasta 1927, se siguió explotando esa zona. Años después se fueron hacía el sur y, hoy es un consorcio entre el gobierno de Namibia y la empresa diamantífera De Beers. La ciudad de Kolmanskuppe, el emporio de diamantes de principios del siglo XX donde se consiguieron en seis años más de cinco millones de quilates de diamantes, es una ciudad fantasma, abandonada en 1956, cuyas casas están siendo devoradas por las dunas. Un interesante e inhóspito (Pasa a la página siguiente) La puntualidad, la limpieza de las ciudades y el desierto, el orden, la eficacia y la seguridad del país son un claro reflejo de la herencia alemana y su colonialismo