Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 5 07 VIAJES Namibia Un castillo en África POR CARMEN FUENTES La reciente publicación de La dama de Duwisib del embajador y escritor Eduardo Garrigues tiene como escenario un castillo en Namibia, país donde discurre y ha sido presentada la novela. D- 7 ha hecho un recorrido por sus escenarios con un cicerone de lujo: su autor na fauna salvaje, paisajes espectaculares y escenarios de una aridez espeluznante como los desiertos del Namib o de Kalahari, dan idea de un país especial y mágico en el Sur de África donde las dunas, altas como montañas (algunas de 350 metros) los lagos de sal, la extensa pla- U nicie tapizada de arbustos por donde corretean animales salvajes y la escasa población (apenas dos millones de personas para una extensión 1,5 veces España) nos transportan a otro mundo, atractivo y misterioso, con sus peculiares gentes (nativos o descendientes de colonos) que, como Jayta Humphreys y el Barón von Wolf, protagonistas de la novela La dama de Duwisib (ediciones Martínez Roca, que sale a la venta esta semana) nos han hecho vivir una apasionante historia por los escenarios que Eduardo Garrigues rememora en su novela y que apenas han variado desde 1907. África siempre fascina, tanto por el paisaje como por el estilo de vida, y aquellos eran tiempos del protectorado alemán cuando, recién salida de la guerra con las tribus nativas, los protagonistas (una rica heredera americana fascinada por África y su esposo, un falso barón, capitán del ejército alemán) llegan allí para montar con el dinero de ella una explotación de caballos purasangre en un paraje en medio de la nada. Como morada levantaron un castillo- fortaleza teutónico en Duwisib, en el distrito de Maltanöhe, cerca del desierto de Namib, castillo que no viene a cuento y llama la atención por la faraónica construcción. Un castillo que despertó la curiosidad del autor que, en su primer viaje a la zona como embajador de ese país, no pudo resistir la tentación, primero de curiosear y después de investigar a fondo quiénes habían sido los peculiares personajes capaces de hacer semejante locura en ANGOLA Tsumeb NAMIBIA BOTSUANA Swakopmund Walvis Bay Windhoek Sossusvlei Castillo de Duwisib Keetmanshoop ATLÁNTICO OCÉANO Lüderitz ÁFRICA REP. SUDAFR. N 0 Km 200 El embajador Eduardo Garrigues ante el castillo de Duwisib La Dama de Duwisib recoge la vida (y la historia del país) de una rica americana fascinada por África que se fue a vivir con su marido alemán a Namibia para criar callallos el desierto. Y así, a lo largo de seis años, fue enjaretando las cuartillas de esta apasionante historia de amor y desamor en África, de esta pareja que pasó las de Caín para sacar adelante su proyecto y que cuando lo consiguió, al cabo de seis años, tuvo la mala suerte de que estalló la Primera Guerra Mundial y regresó a Europa dejando abandonada su mansión y sus famosos caballos sueltos en el desierto. Allí siguen, una vez aclima-