Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
27 5 07 CLAVES DE ACTUALIDAD a urdir nuevos sistemas defensivos, una línea Maginot online Nadie acierta a saber como tratar la Rusia de Putin. Llegaron las lluvias lacer de las tormentas de verano antes del verano. Es como ponerse con antelación de tres meses la rebeca con olor a naftalina que sacábamos del armario poco antes de que terminasen las largas vacaciones de verano. Relampaguea a lo lejos y la ciudad tecnificada y robótica se queda medio a oscuras. Es para ponerse a leer novelas costumbristas de clase media venida a menos que cena de merluza frita y lee el diario vespertino antes de jugar una partida de parchís. Para otros, la lluvia es inundación, granizada, sobresalto, campos devastados, cosechas perdidas. Calles como un río rojizo, como un retorno al desorden primitivo. P Explosivo contra el concejal de Getaria: para ETA no hay urna sin Kalasnikov DAVID APREA LA SEMANA EN UN BLOC Incongruentes y volátiles a sociedad civil es como los OVNIS: está en boca de todos pero nadie puede demostrar que la haya visto. En la hipótesis de poder tener la instantánea de esa sociedad civil en un fotomatón posiblemente no mostrase el rostro crispado que le desean algunos líderes mediáticos. Hay zonas crispadas, eczemas de dolor, encono en alza, pero no dos Españas enfrentadas a muerte. La calidad y madurez de una sociedad civil se miden en gran parte por la estabilidad y sedimentación de su opinión pública. A más volatilidad, menor consistencia. A mayor incongruencia, más hostigamiento. A más telepredicadores, menos matices. ¿Quién en último extremo convierte unas elecciones municipales y autonómicas en primarias? Algo de todo eso se cocerá en las salas de máquinas de la partitocracia pero hace falta también el efecto estereofónico, hacer correr la pólvora, hinchar el perro, que la demagogia cunda fuera de toda duda. dose del sudoku ni dándole la lata al barman por la calidad de la patatilla. El ingenio acaba haciéndose incómodo sobre todo cuando tiene rango oficial. Al chistoso le haría bien un maquillaje de augusto, ese personaje de circo con cara blanca y lágrimas negras. Acodado en la barra, con sus michelines enfundados en un blazer lustroso, mejillas abotargadas por el gin- tonic el gracioso va apagándose. Llegará otro con nueva provisión de sal gruesa, ademanes de galán de género chico y una cacareada amistad con alguien muy importante, en Zarzuela o en la Moncloa. Emular al político n otros tiempos, la ciudadanía imitaba de corazón a los políticos. Uno se dejaba bigotes como los de Emilio Castelar, barbas patriarcales como Pidal y Mon, una perilla como la de Don José Echegaray- -hoy más citado, aunque sin respeto, como Nobel que como estadista- -o patillas como las del poeta Campoamor. Ahora ni la buena sastrería genera emulación, como los trajes cruzados de Don Niceto o el rayadillo de Macià. Hoy a los políticos únicamente les imitan los humoristas. Por la calle no vemos a ciudadanos con una barba a lo Rajoy o unas cejas tipo Zapatero. Quizás todos somos más impersonales. Tienen más imitadores entusiastas los grandes financieros y la nueva generación de toreros. Ahí es nada una cintura de rejoneador y una frente despejada de triunfador en opas y fusiones trasnacionales. L E VALENTÍ PUIG Otra guerra stonia es uno de los países europeos más inmersos en internet, un pequeño país online La sospecha es que Rusia está instrumentando la obstaculización del tráfico de Estonia en la red de redes. Si efectivamente es un ciber- ataque ruso no hay evidencia suficiente, pero los indicios son curiosos porque- -entre otros objetivos- -conciernen a los circuitos informáticos de gobierno y administración superior. Todo comenzó cuando el gobierno de Estonia decidió derribar la estatua del soldado soviético. Como el ciberespionaje, la ciberguerra por ahora deja escasas huellas. Ni la OTAN ni los técnicos de la UE se definen. En su caso, ¿cómo hay que responder a una ciber- hostilidad extranjera? Es la pregunta de Anne Applebaum, autora de un estudio fundamental sobre el Gulag Quizás sean hackers rusos que operan espontáneamente. De cualquier modo, el ataque obliga E Gente de Otegui tegui y los suyos lo violentan todo, de lleno en los parámetros del terror. Iros a España dicen. Como un acto de guerra, agitan en el aire la papeleta de ANV ese engendro sordo y mu, do, gudaris en pugna por aplicar el modelo albano, la patria ensangrentada, el talibanismo y la tribalidad pre- racional. Nada sacia el vientre de la bestia. Se le llama conflicto de baja intensidad pero el eufemismo no aplaca ni convence. Explosivo contra el concejal de Getaria: para ETA no hay urna sin Kalasnikov. vpuig abc. es Lustre de blazer ay un día en que el chistoso del bar se queda sin ingenio, exhausto, como un vagón vacío abandonado en un apeadero. El alivio es general. Entonces ya nadie le teme a tomarse una cerveza sin alcohol o cosas de siempre como un zumo de tomate con unas lágrimas de vodka. Vuelve la media temperatura a las conversaciones y nadie sigue haciendo vulgares juegos de palabras, queján- O H