Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE Colocarse en la red tiene su mérito: el internauta debe soportar durante largos minutos sonidos que han sido comparados a los que produce una lavadora la cata gratuita, van desde los 3 euros de una dosis a los 19 de un CD que permite chutarse en cualquier lugar y momento. Y como apunta un visionario bajo el título drogas. exe la tecnología es nueva, pero el truco es viejo: primero te lo regalan y luego te lo venden Lo cierto es que las experiencias con estas drogas virtuales, de libre acceso al margen de la edad del usuario, las hay de todo tipo. Había leído- -apunta un desencantado- -que produce efectos similares a los de una droga real. Así que me descargué el programa y comencé mi sesión con peyote. Lo que escuchaba era un ruido que muchas veces se me hacía difícil de percibir; la verdad es que duró poco porque a los diez minutos me dio dolor de cabeza y lo dejé Yo nunca he probado ninguna droga- -declara otro internauta- -porque sé los efectos que tienen y no me interesan, pero me enteré de la existencia de estas drogas virtuales... Ahora estoy bajo los efectos de la dosis tranquil y me siento relajado En algunos casos, la experiencia no pasó de una sensación puramente dactilar, por raro que suene: Al 54 de la descarga- -relata un probador -sólo me ha dado hambre y tengo frío en los dedos... pero no tengo pensamientos profundos Mientras, para la mayoría la cosa no pasa a mayores y sus comentarios van desde el racional esto es una huevada hasta el pragmático mejor es escuchar a Tool -banda de metal -que causa los mismos efectos No en vano, ahí está su álbum Opiate En la polémica Wikipedia, donde este software ha puesto su pica en una enciplopedia, se hace una distinción entre tres grupos de personas atendiendo al influjo que en ellas causaron las dosis de las drogas virtuales: Un primer grupo es inmune a los efectos de los pulsos binaurales; un segundo, al que sí hace efecto, y un tercero, de quienes describen fuertes dolores de cabeza tras escuchar una sesión Para Enric Munar, profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de las Islas Baleares y uno de los mayores expertos de España en percepción, la cuestión es meridianamente clara: tiene muy poco fundamento científico ya que lo que han hecho los creadores de este software es relacionar de forma basta, poco delicada y científica, y muy interesada, cada tipo de experiencia que provocan las ondas cerebrales con un tipo de reacción frente a una droga determinada- -las cuales conocemos a partir de los estudios sobre toxicomanía- Así se relacionan las ondas delta con la marihuana, las tetha con el peyote, las alfa con el opio, y las beta con la cocaína. Sin embargo, -explica el investigador a D 7- -el único fundamento científico es que a alguien esa exposición a ciertos binaural beats les provoca una disminución de la ansiedad, pero la música barroca tal vez también Los binaural beats provocan la percepción de un sonido que oscila en el interior de la cabeza. Esta oscilación depende de los sonidos presentados a cada uno de los oídos, es decir, que se realiza una presentación dicótica (sonidos diferentes a sendos oídos) La dimensión diferencial entre uno y otro es la frecuencia, que se mide en hertzios, y en buena medida es responsable de la tonalidad que atribuimos al sonido. La diferencia de frecuencia no puede ser muy grande, ya que de lo contrario no se consigue el mencionado fenómeno, por eso es necesario utilizar auriculares. Por ejemplo, se puede conseguir una experiencia de binaural beats presentando a un oído una frecuencia de 1000 Hz y 1008 al otro. La primera descripción que encontramos en la literatura científica de este fenómeno es la de Thompson en 1877 y parece claro que este fenómeno es una consecuencia del modo en que nuestro sistema auditivo localiza las fuentes sonoras en el espacio Enric Munar cita también un trabajo de la Universidad de Carolina del Norte, de 1998, en el que se indica que algunos sucesos anecdóticos sugerían que los binaural beats podían provocar unas determinadas ondas cerebrales, registradas mediante electroencefalografía, y que ello podía afectar al nivel del estado de la conciencia. Los resultados indicaban que se obtenían mejores resultados en la tarea de vigilancia si se provocaban ondas beta y un estado de ánimo menos negativo. Sin embargo, -añade el profesor- -en un estudio de 2007 del Colegio Nacional de Medicina Natural de Portland no hallaron apoyo de la réplica de las ondas cerebrales, según la diferencia de frecuencia entre los dos oídos. Este mismo estudio indicaba un aumento del sentimiento de depresión en la exposición de binaural beats de 7 Hz. y un empobrecimiento del recuerdo inmediato. Estos investigadores empiezan a hablar de la Tecnología Binaural Beats como herramienta de desarrollo personal y mejora de la salud. Antes, en 2005, una investigación de un hospital de Sunderland (Reino Unido) comprobó que la música puede rebajar la ansiedad antes de una operación y que los binaural beats podían ayudar contrastándolo con dos grupos de pacientes Pero este software de droga virtual, a juicio de Munar, ni siquiera tiene sustento lógico en cuanto a la percepción. De todas formas, -enfatiza- no olvidemos que la sugestión es un arma mental muy potente Y muy, muy extendida. Sin fundamento