Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 5 07 MOTOR La seguridad del TT Roadster cuenta con todos los elementos habituales y para circular descapotado dispone de dos arcos de seguridad Descapotable sin despeinarse El modelo descapotable Audi TT Roadster mantiene las POR PABLO DEL BRÍO Audi TT Roadster mismas cualidades de marcha del cupé, con escasa rumorosidad y el mismo volumen del maletero trol de velocidad de crucero y ordenador de abordo. La forma del volante, achatado en la parte inferior, nos parece más un rasgo de diseño que un detalle práctico, lo que en zonas con curvas muy cerradas resulta algo incómodo. El volumen del maletero no varía, independientemente del estado de la capota; el maletero se mantiene y llega a 250 litros de capacidad. El aislamiento es muy aceptable y la rumorosidad interior no molesta, aunque se echa de menos un techo rígido. El punto que más me ha llamado la atención es lo cómoda que es la conducción al aire libre. La entrada de aire en el habitáculo es baja respecto a otros modelos similares. El peinado se mantiene en su sitio y las cosas que dejas en el asiento del acompañante no se vuelan. Gran parte del éxito radica en un cortavientos de red con accionamiento eléctrico que puedes manejar a tu antojo, al igual que el alerón posterior, que se extiende de forma automática desde los 120 km h. Como es normal, la seguridad es un elemento de vital importancia en un descapotable. Además de los arcos antivuelco- -que incrementan en 35 kg el peso del coche respecto al coupé- el roadster dispone, dentro del equipamiento de serie, airbag frontales y laterales frontales, ABS con ESP y control de tracción. Respeto al cupé, la mecánica es la misma, ya conocida y siempre en gasolina. La unidad probada disponía del motor 2.0 TFSI de inyección directa y turbocompresor que entrega 200 CV Acelera A PRECIOS TT Roadster 2.0 TFSI 6 vel. 39.280 TT Roadster 2.0 TFSI aut, 41.780 TT Roadster 3.2 quattro, 48.830 TT Roadster 3.2 quattro aut. 51.330 final del año pasado presentamos en estas mismas páginas la versión cupé del nuevo Audi TT. Con el cambio de tiempo, con la llegada del calor, aparece la versión roadster. Atractivo biplaza en el que la marca alemana, fiel a su tradición, sigue ap ost a ndo por el techo de lona que, aunque no tiene el mismo aislamiento acústico que un techo rígido, el acabado es de gran calidad. Respecto al cupé, el roadster pierde los dos mini asientos de las plazas traseras -que de poco sirven, todo sea dicho de paso- En compensación, el espacio perdido se sustituye por dos cofres cerrados detrás de los asientos. Los ocupantes pueden disfrutar de tapicería de cuero y climatizador; el conductor, de volante y asiento ajustable en altura, con-