Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 5 07 VIAJES Un olvidado y sereno campo de batalla TEXTO Y FOTOS: CÉSAR JUSTEL Las Navas de Tolosa Cuando se habla de la batalla de las Navas de Tolosa se piensa en el pueblo de este nombre cerca de La Carolina y en el enorme monumento levantado en esta ciudad. Pero la famosa batalla tuvo lugar mucho más lejos, al lado de Despeñaperros. Un escenario para la historia que conviene visitar. ESCENARIO DE LA BATALLA Peña Negrita CIUDAD REAL Venta de Cardenas N 0 Km 2 DESPEÑAPERROS Miranda del Rey Las Correderas Cueva de los Muñecos Santa Elena Cerro de Lora Río Gua rriza s La Carolina Campamento cristiano Tropas árabes JAÉN Ruta de Alfonso VIII Huída de los árabes Datos prácticos Alojamientos. En Santa Elena (Jaén) la Casa Rural Mesa del Rey, tel. 953 125 055. A 2 km de la autovía Madrid- Sevilla hacia Miranda y a 1,3 de la indicación. Dónde Comer. En Santa Elena, Mesón de Despeñaperros, avda. de Andalucía 91, tel. 953 664 100. Terraza con vistas al Parque Natural. Visitas. Se pueden hacer varios recorridos como el de la Cueva de los Muñecos (antiguo asentamiento ibérico con pinturas) el Abrigo de Los Órganos (en Despeñaperros) o el Castillo del Ferral (antiguo enclave árabe) Información. Centro de Visitantes Puerta de Andalucía (en Santa Elena) tel. 953 664 307. Información sobre rutas y dan planos. l día del Corpus- -este año el próximo 19 de junio- -en Burgos sacan en procesión el valioso pendón (en realidad una copia, pues el original está muy deteriorado) tomado a los moros en la batalla de Las Navas de Tolosa. Es el principal recuerdo de la misma, pero en el pueblo jienense de Vilches, en su iglesia de San Miguel, se conservan otros, como un trozo de la tienda de Miramamolín; y en Santa Elena muchos vecinos guardan puntas de flechas encontradas en lo que fueron campos de batalla. Durante siglos, los campesinos han ido recogiendo numerosas puntas de flecha y otros artilugios, como pequeños triángulos que los árabes colocaban para que se hirieran las pezuñas los caballos. Los ferreteros han hecho un buen negocio durante años en los que estuvieron buscando metales. Ahora, al fin, esas piezas han acabado en museos. En lo que fue campo de batalla hoy sólo se alza una pequeña casa rural excelentemente situada. Su dueño, Ramón, es un experto conocedor de ese episodio de la historia y guarda una buena colección de puntas de flechas. El nos indica dónde se encontraba la Mesa del Rey- -lugar del campamento cristiano- -o la llanura en la que se levantaron las tiendas de Miramamolín. El paisaje es impresionante y la vegetación muy cerrada. Corría el año de 1212, una fecha histórica fácil de recordar. El Rey de Castilla, Alfonso VIII, había conseguido que el Papa Inocencio III declarase Cruzada la lucha contra los árabes, y los caminos se llenaron de gentes de diverso pelaje venidas de toda Europa. La jugada estaba en que con esa cruzada sus enemigos de siempre, los reyes de León y Navarra, de- E bían ayudarle si no querían ser excomulgados. El ejército cristiano estaba formado por las tropas del aragonés Pedro II, las de Sancho el Fuerte de Navarra, y las castellanas del Rey Alfonso VIII. Además de las enviadas por Alfonso II de Portugal (aunque éste no asistió en persona) y de las órdenes militares de Santiago, Calatrava y el Temple. No quiso venir el rey leonés Alfonso IX, pero sí lo hicieron los caballeros de su rei- En La Carolina se alza el Monumento a la Batalla que recuerda a los vencedores del combate La batalla