Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 5 07 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política Desatinos de todo tipo ueno, por lo menos ha conseguido dejar de ser ¿Sebastián qué? ¿Miguel qué? Su grado de conocimiento es mucho mayor que el de hace unos meses, cuando Zapatero, harto de buscar candidato para Madrid- -Bono dijo no, Solana dijo no, no hay constancia de que Fernández de la Vega fuera tentada a pesar de lo que se contó- -se lió la manta a la cabeza y decidió que se presentaría a su amigo Miguel Sebastián, noticia que sentó como una bomba en la sede de los socialistas madrileños, que no tenían ni idea de quién era ese personaje. Luego vino la campaña de despropósitos en la que no había día en que no se le ocurriera una idea peregrina, o que no presentase una propuesta que ya existía; más tarde surgieron las acusaciones de Conthe sobre lo que ocurría en la famosa oficina económica de Moncloa, y finalmente el fiasco de abordar el cara a cara con Gallardón sacando a colación cuestiones personales. Seguido de la cobardía- -item más- -de decir al día siguiente que no se trataba de vidas privadas, sino que él quería saber cuál era la situación urbanística de dos edificios madrileños. Si fuera así, no habría esgrimido la fotografía de una mujer implicada en el caso malayo, sino que habría preguntado directamente por esos edificios. Lo de cobardía viene por dar marcha atrás en sus acusaciones diciendo que no quería acusar de una cosa sino de otra. Triste panorama el que sufrimos en este país desde hace tiempo. Zapatero no está siendo ni de lejos el político al que votaron millones de españoles ilusionados que pensaban que podía ser un buen presidente, pero es que además de pasar por España como B una apisonadora, destroza biografías hasta ahora incuestionables. Pedro Solbes, que está en el gobierno porque se lo pidió Felipe González y ha aguantado carros y carretas por fidelidad a Felipe- -siempre dijo que estaría hasta el final de la legislatura, era una cuestión de lealtad- -ha tenido que dar la cara por un Sebastián con el que no tenía ninguna sintonía; Conde Pumpido era un fiscal de prestigio que quedará para Pedro Solbes a veces tuvo que dar la cara por un J. GARCÍA Miguel Sebastián con el que nunca estuvo en sintonía siempre contaminado por su servilismo a Zapatero; Moratinos no siempre ha podido hacer la política exterior que quería, sino la que le marcaba Zapatero; y Rubalcaba está perdido en combate. Apenas sale, pero para nadie que le conozca es un secreto que no está muy de acuerdo con la forma en que está llevando Zapatero las negociaciones con ETA. Luego dijo lo que dijo el 30- D, que el proceso estaba roto, y por tanto no le debió sentar muy bien que el presidente no repitiera lo mismo y, lo que es peor, que la semana siguiente al atentado se celebraran dos encuentros entre dirigentes socialistas vascos y dirigentes batasunos. Pero todos callan. La tan traída y llevada lealtad, como ocurrió con el debate del estatuto catalán, hoy tan denostado por muchos de los que lo votaron. Esta campaña está siendo rara. Se habla muy poco de cuestiones autonómicas y municipales, y mucho de las maldades del otro, del adversario. Si se fijan bien, el punto fuerte de la campaña del PSOE es arremeter contra el PP, y el punto fuerte de la campaña del PP es arremeter contra el PSOE y contra el gobierno. Mucha gente va a votar contra en lugar de votar por y por eso es tan complicado esta vez para los profesionales de las empresas demoscópicas hacer un pronóstico ajustado sobre el voto. Lo advierten en cuanto se les preguntan los datos. Y eso explica también que el grado de aceptación de Zapatero y Rajoy es bastante más bajo que el de muchos de los candidatos de sus respectivos partidos. Es más: algunos de esos candidatos han insinuado a sus partidos que no valía la pena que aparecieran por allí Zapatero o Rajoy: tenían miedo al rechazo que podían generar.