Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 5 07 CLAVES DE ACTUALIDAD se de moda es una excepción muy grata por contraste con la insustancialidad de libros tan vendidos como La catedral del mar o Las pequeñas memorias de Saramago. Pequeñas, ínfimas, en efecto. Dieta Chaos TA aún está a tiempo a patentar la exitosa dieta de De Juana Chaos para contribuir a la financiación de ANV En casi toda la población reclusa, la huelga de hambre- -como se ve en no pocos implicados en el juicio del 11- M- -tiene un pronto efecto de emulación, aspirando a la larga al zumo de pomelo y las dosis vitamínicas que luego serán la antesala del paseo por las calles soleadas, con la compañía de un ser querido. Por suerte, la justicia está en manos de hombres sensatos, ecuánimes y expeditivos como el presidente del Tribunal, Javier Gómez Bermúdez. De no ser así, la dieta Chaos podría aspirar a la popularidad del régimen del astronauta. E ETA aún está a tiempo de patentar la exitosa dieta de De Juana Chaos para contribuir a la financiación de ANV POOL LA SEMANA EN UN BLOC Presupuesto de Estar bien con todo el mundo, estimular consensos inauditos, gebricolaje nerar maremotos de afecto, obte- Gallardón y Aguirre E VALENTÍ PUIG l protagonismo decibélico de ese vecino que usa todo el utillaje a mano cada fin de semana explica los 232 euros en gastos de bricolage y jardinería que aparecen en los presupuestos familiares como indicio de sociedad con valores no materialistas. Chirría la pulidora, trepana el taladro, golpea el martillo. Hay quien canta Soy minero mientras cava en el jardín vecino para sembrar esa buganvilia que nunca crecerá. Es una monada el bricolage sobre el papel, en las revistas del ramo, pero practicarlo en domingo pudiera ser perjudicial para la salud, sobre todo la del vecino. ner una empatía ilimitada: mientras, los manifestantes queman expedientes en la plaza pública, Eso acaba siempre mendigando cariño por las esquinas, hasta convencerse uno mismo de que todo lo hecho fue moralmente correcto, superiormente moral. Gran satisfacción para la Xunta: que no pase nada, al margen del violento estropicio, preservarse impoluta en el ejercicio de la autoridad. Así es como política y realidad se despiden en el andén, alejándose una de otra, en dirección hacia la antipolítica o hacia el irrealismo. P or morbo o chisme, hay voluntarios oscuros para meter cizaña en lo que es casi un dream team Ruiz- Gallardón al Ayuntamiento, Aguirre a la Comunidad de Madrid. Claro que en seguida todos vamos a querer saber quién de los dos tiene más votos. Sebastián parece optar por inmolarse y Simancas hace pasantía para el futuro de la FSM, en crisis desde Pablo Iglesias. Maldita la minifalda stá el feminismo atascado, cruzado de brazos ante la ofensiva islamista contra los derechos de la mujer. En Irán, Ahmadinejad agrede duramente a las feministas en nombre de la seguridad nacional. Arrestos, amenazas, malos tratos, imposición del velo, control de portales feministas en internet, cortapisas al alumnado femenino en la Universidad: cientos y miles de mujeres en la cárcel por no llevar el velo correctamente o incumplir en algún detalle el código islámico del vestir. Ahmadinejad se ha saltado la leve apertura emprendida por Jatami. En Dinamarca, una joven palestina, musulmana devota, asistenta social, feminista, demócrata, socialista, pro- abortista y partidaria del velo, pretende un escaño en el parlamento. No acepta dar la mano a hombres. Según The Guardian dice que es más fácil ser musulmana en Dinamarca que en la Arabia Saudita. Quien sabe por donde andarán las feministas europeas. vpuig abc. es E Toma de la Bastilla a casi desapareció en el sindicalismo el síndrome de la Bastilla o del Palacio de Invierno, la nostalgia del terror previo y posterior a la revolución. Lo que a veces irrumpe es una violencia espuria y tribal como se ha visto en el asalto de los manifestantes del sector naval a un edificio de la Xunta en Vigo. Arden unos neumáticos para cortar el tráfico, humean los expedientes de la cosa pública gallega. Con irresponsabilidad e incompetencia, esas cosas ocurren entre otros motivos porque los políticos desean ser queridos y por tanto no ejercen la autoridad debida, algo siempre antipático. Ser de derechas y quedar bien con la izquierda; estar en la izquierda y buscar simpatías en la derecha. Elecciones en Narnia as reediciones y nuevas traducciones de C. S. Lewis revitalizan los escaparates de las librerías, abarrotados de novelas hechas a medida, prefabricadas según marketing, con autor sin nombre, artefactos nacidos de una cata en el deseo del lector más vulgar. Lewis se consideraba un demócrata porque creía que ningún hombre ni ningún grupo de hombres eran lo bastante buenos para que se les confiase un poder incontrolado sobre los de más. Asombrosamente, la posibilidad de ejercer el mal es la garantía de nuestra propia libertad. En las siete novelas de Las crónicas de Narnia y en sus ensayos cristianos- -como Una pena observada C. S. Lewis da a los mundos perdidos una razón de ser última y trascendente. Qué C. S. Lewis pueda poner- Y L