Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE El Metro de Pyongyang, con sus doradas lámparas de araña, intenta emular el de Moscú Ri Song- chol y su esposa Jin Danrio, quienes vinieron a los pies del líder para brindar nuestro matrimonio a la causa nacional En esta ciudad de avenidas casi vacías, grises edificios de estilo retrofuturista y habitáculos- colmena de inspiración soviética, sólo hay un par de vallas publicitarias anunciando los automóviles de la compañía estatal Pyongwha, aunque a los norcoreanos no se les permite tener coche propio. El resto son monumentales frescos del Gran Líder y consignas del Partido: ¡Larga vida a la política songun! reza una en la céntrica plaza Kim Il- sung para exaltar la primacía militar sobre todo lo demás. Para los ojos de un occidental, este culto al líder recuerda a la novela 1984 en la que George Orwell retrató el totalitarismo como una sociedad depauperada, en permanente estado de movilización contra el enemigo, y que inventa la historia y la realidad para que gobierne con mano de hierro el Gran Hermano Pero, por supuesto, los norcoreanos no conocen dicha obra porque no figura entre los 30 millones de libros que, con orgullo, afirma poseer el Gran Palacio de Estudio del Pueblo, que cuenta con 600 salas de lectura repartidas en 100.000 metros cuadrados. Orwell es un conocido escritor anticomunista y esa novela no se puede encontrar aquí porque es propaganda antisocialista tercia el delegado del Comité para las Relaciones Culturales con los Países Extranjeros, el español Alejandro Cao de Benós. Gracias a una completísima base de datos informatizada, y con sólo pulsar un botón, una cinta transportadora traerá un ejemplar al instante hasta el mostrador. Siempre y cuando, claro está, se trate de títulos como Atlas of Genetics Robots, Androids Animatrons o Computer Essentials y no de El Castillo de Kafka o del pensamiento político de Max Weber. Lo mismo ocurre en la sala de música, donde la petición de un disco de los Rolling Stones sólo consigue arrancar una mueca de sorpresa en los archiveros. ¿Rolling qué? preguntan. Un poco más fácil, pero no mucho, es encontrar una cinta pirata de los Beatles cuyo Yellow submarine es escuchado por primera vez por la guía de la biblioteca. Prefiero la música coreana replica altiva. Las canciones patrióticas que, acompañadas de imágenes de soldados, aviones, tanques y cohetes, emiten casi a todas horas los dos canales de televisión del país. El resto de la programación lo componen películas de guerra, actuaciones circenses y un puñado de noticias con fotos fijas de Kim Jong- il, a veces repetidas, donde se escuchan in (Pasa a la página siguiente) chan los cañonazos de las constantes maniobras militares que tienen lugar en este país debido a su permanente estado de guerra. Nada más aterrizar en el aeropuerto, donde su retrato da la bienvenida a los tres vuelos semanales que conectan Pyongyang con Pekín y Vladivostok, los guías norcoreanos llevan a los viajeros extranjeros a ofrecer sus respetos al Gran Líder antes incluso de llegar al hotel. Ante la estatua hay que postrarse con una reverencia y, de manera voluntaria, se puede realizar una ofrenda floral. Es lo que hacen todas las parejas norcoreanas al casarse. Como Propaganda que amenaza con aniquilar a EE. UU. Kim Il- sung, autor de 18.000 libros, y padre de un genio El Gran Estudio del Pueblo no tiene el libro 1984 en sus estantes, pero sí guarda los 18.000 volúmenes que el régimen atribuye al Gran Líder Kim Il- sung, creador de la filosofía juche en la que se basa este sistema fundado a su vez en el comunismo. Un pensamiento que dice que las masas son el motor de la revolución, aunque luego los norcoreanos depositen ciegamente su confianza en el líder. Además, el nacimiento del Presidente Eterno el 15 de abril de 1912, ha marcado un nuevo calendario en Corea del Norte, que vive en el Año Juche 96. En honor de esa filosofía se erigió en 1972 la Torre de la Idea Juche el monolito más alto del mundo, de 170 metros, donde decenas de placas enviadas desde otros países rinden homenaje al kimilsunismo ¿Pero ha leído Kim Jong- il todos los libros que escribió su padre? -preguntamos a la guía de la Biblioteca Nacional. -Por supuesto- -responde sin vacilar. ¿Y puede recordarlos todos? -Claro, por eso decimos que nuestro líder es un genio.