Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 5 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Este reducto comunista adora la memoria del Presidente Eterno el desaparecido Kim Il- sung, y rinde culto a la genialidad de su hijo, Kim Jong- il, el Querido Líder Corea del Norte ABC viaja al país más hermético del mundo. Un régimen que, a ojos de un occidental, tiene un inquietante parecido con 1984 la novela de George Orwell TEXTO Y FOTOS: PABLO DÍEZ ENVIADO ESPECIAL A PYONGYANG El país del Gran Hermano R oh Su- yong, de 12 años, estudia en Pyongyang. Cada mañana, cuando acude a la Escuela Número 1, lo primero que ve al llegar a clase es un gran mural con Kim Il- sung, padre fundador de la patria, y su hijo Kim Jong- il, actual caudillo de esta pobre nación asiática. Procurando no dar la espalda al retrato, Su- yong sube a su aula atravesando unos pasillos plagados de carteles patrióticos que lucen con orgullo los misiles desarrollados por Corea del Norte y alertan de la constante amenaza de guerra con EE. UU. Aunque esté en clase de inglés, y no de historia, estudiará la heroica lucha contra la ocupación japonesa del guerrillero Kim Ilsung, a quien la propaganda oficial ha entronizado como Presidente Eterno No en vano, la figura de Kim Il- sung, quien dirigió Corea del Norte desde 1948 hasta su muerte y nombró sucesor a su hijo, es omnipresente en esta dinastía comunista hereditaria. Tras la caída del bloque soviético, el Reino Eremita es el último Estado comunista del planeta y sus 23 millones de habitantes viven como en Rusia o China hace medio siglo, ya que la propiedad privada está prohibida. Además, y a diferencia de Cuba, el país permanece cerrado al turismo para mantener a su población alejada de influencias externas. Para los poco más de 3.000 extranjeros que visitan cada año este país, la primera parada obligatoria es la descomunal estatua de bronce de Kim Il- sung. Desde sus más de 30 metros de altura, la figura tutela Pyongyang, mientras se escu-