Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura Piedras de la abominación oy un partidario incondicional de apoyar cualquier iniciativa que redunde en el beneficio de la concordia y el entendimiento. Llámese Alianza de Civilizaciones Escritores por la Paz o cualesquiera que sean las tentativas para hacer de este mundo un lugar menos siniestro y habitable. Ya sé que parece un ataque de buenismo crónico pero hace tiempo que me importa más mi conciencia que las lenguas de vecindona Sin embargo, en el estudio, la comprensión y el respeto por las culturas propias o ajenas hay un tope, una línea infranqueable por la que no se puede pasar, y es la del respeto escrupuloso y feroz, si es necesario, de los Derechos Humanos. La Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en diciembre de 1948, como respuesta a los horrores de la Segunda Guerra Mundial y que recoge los preceptos considerados básicos en la Carta Internacional de los Derechos Humanos es muy clara. En su Artículo 1, recoge: Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros. La lapidación de una chica de 17 años de la secta yazidí- -una antigua minoría religiosa kurda- -ha recrudecido la violencia de Irak, dejando en evidencia cualquier carta internacional de derechos. Doaa Aswad Dekhil se enamoró de un musulmán y se convirtió al islam con la intención de casarse con él. De vuelta a su pueblo, Bashika, cerca de Mosul, un grupo de ocho o nueve hombres, parece ser que de su propia familia, la apedrearon hasta la muerte mientras un vecino anónimo grabó la escena. Las imágenes parecen más propias del imagina- S rio más cruento de la prehistoria humana que de nuestros tiempos: la muchacha intenta levantarse, pero alguien la empuja y otra persona le machaca la cabeza con un trozo de hormigón. Nunca habíamos visto en Irak un incidente de estas características, tan cruel y fuerte aseguraba en Madrid la ministra de Derechos Humanos de Irak, Wijdan Mijail Salim, cosa que me parece dudosa, y más aún en el actual mundo islámico, tan lejano de la reclamada por los integristas Al- Ándalus, pródiga de mujeres libres y sabias, escritoras y gobernantes, hace ya diez siglos. La muerte de la joven ha sido condenada por Amnistía Internacional. Según este organismo, la moratoria en el uso de la lapidación, anunciada en 2002 por el presidente de la Magistratura, se mantuvo hasta 2006, año en que, según informes, Irán reanudó las ejecuciones por lapidación aunque sabemos que otros países como Egipto, Sudán o Nigeria mantienen esta condena atroz a muerte, contra la libertad sexual y emocional de las mujeres, y de los homosexuales. La premio Nobel de la Paz iraní, Shirin Ebadi, se ha manifestado para poner fin a las lapidaciones en su país. No comprendo que las vidas humanas, incluso cuando se las machaca contra el suelo literalmente hasta extinguirlas, valgan menos que el petróleo, las cifras macroeconómicas y los difíciles equilibrios geopolíticos del mundo. Esta semana el músico jamaicano Beenie Man daba un concierto en Barcelona (posteriormente lo hará en Madrid) abiertamente homófobo, con mensajes en sus canciones como Sueño con una nueva Jamaica, venid a ejecutar a todos los gays o en Han Up Deh, tema en el que incita a ahorcar a las lesbianas con una cuerda larga Sin duda muy edificante. No entiendo por qué la ley no actúa de oficio contra este señor por apología de la homofobia e incitación al asesinato. Si pretendemos que la Civilización Humana perdure y crezca, será a fuerza de hacer valer estos principios en todo el mundo, con los débiles organismos actuales reforzados, o con otros más efectivos. Ni la antropología, ni las argumentaciones culturales son válidas para legitimar las lapidaciones de Irak o Irán, la falta de garantías legales y torturas de Abu Ghraib o Guantánamo, las persecuciones de homosexuales en Polonia, o cualquier otro atentado contra la integridad humana. Malditos los que insultan, agreden y matan en nombre de cualquier idea, de cualquier filosofía o dios. Malditos nosotros si lo permitimos. Estas piedras de la abominación. Espero que el infierno tan temido exista, aunque sólo sea para cobrar, eternamente, todo este horror. Nuestro mundo de hoy se parece bastante. JESÚS GARCÍA Economía Matrioshkas Conthe se ha transfomado en un dinamitero, al denunciar que Arenillas actuó como correa de transmisión de la Oficina Económica del Presidente del Gobierno en el asunto del dossier contra FG, que observa el inquitante panorama con filosofía árabe- -ver el cádaver del enemigo pasar- -desde las alturas de la Torre negra de Azca. Conthe abandonó su artillería de metonimias y sinecdoques, se olvidó de Aristóteles y de Humpty Dumpty, se lanzó a la yugular de Arenillas y, de paso, a la de Sebastián. El candidato por Madrid estuvo más perdido que Wally- -para más inri iba a hacer una sesión fotográfica en la Torre de Sacyr- pero volvió sabiendo que nada sería igual tras el cornalón de Conthe. Arenillas, por su parte, soporta muy mal la lluvia de informaciones relacionadas con su paso por Intermoney y su sociedad Tagomago, con sus mariachis incluidos, detalles sobre los pagos al fisco y la famosa cena de 1.400 euros pagada por Mhera, de la que él mismo se ruborizó. Una factura tan indigesta como la purga que comenzó en la CNMV con la salida de Antonio Carrascosa y otros miembros del gabinete de Conthe, en los próximos días. Todo lo que huela a Conthe es fumigado como lo deberían ser las cucarachas de las que él habló refiriéndose a esa teoría financiera conocida en el seno de la SEC. Si ves una, es que hay más. Zapatero creó una Oficina Económica que ha devenido en una especie de matrioshka incontrolable dentro de Moncloa, un poder dentro del poder de Economía, que no ha frenado las ínfulas intervencionistas de un Gobierno que vende la idea del mercado pero mete cuchara en todo aquello que le estorba. El prestigio del órgano regulador de los mercados ha sido deglutido por la obscena intervención política. Esto en un país necesitado de dinero fresco extranjero- con un escalofriante déficit por cuenta corriente- es simplemente una catastrofe. Además la crisis de confianza es ya argumentario electoral. Las matrioshkas son muñecas rusas inspiradas en el dios japonés Fukurokuju, que contenía en su interior los siete dioses de la fortuna. Manuel Conthe está dinamitando una a una las matrioskas del poder económico de Zapatero, con Sebastián, Arenillas Taguas y ahora Segura. Sus esquirlas pueden alcanzar de lleno a Pedro Solbes. Es un peligro cuando la sutil mixtura de lo político y lo económico se convierte en trazo grosero de la realidad. Mariachis incluidos a campaña electoral ha invadido como un tsunami las arenillas turbulentas de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) La contaminación política y económica provoca brotes de esquizofrenia. Del mismo modo que el pobre Sarkozy veranea by the face en un yate de 63 metros de eslora de un probo empresario francés; Aznar y familia lo hacían en las playas porcelanosas de Castellón, ahora Ecclestone- -íntimo de Agag- -hace de la elección de Camp en Valencia una rifa sobre la Fórmula 1. Como el sistema dé resultado podemos ver a los grandes magnates en apuesta- -a la norteamericana- -por políticos regionales. A ti te pongo un parque acuático, y contigo celebro un regata. Las preelecciones no han hecho más que empezar y ya hemos oído a un concejal del PP rifando una alcoba de caoba o a otro del PSOE en Espera, Cádiz, poniendo en tómbola una VPO (vivienda de protección oficial) Todo es posible. Hasta que el PP defienda ahora a Manuel Conthe como valedor de la recta moral en el seno de esa gorgona de mil cabezas que es la CNMV el órgano re, gulador que defiende los derechos de los ahorradores. Los íntimos de Carlos Arenillas temen que Conthe se convierta en una especie de Ruíz Mateos de la época de Boyer y acuda a los actos anunciados por el vicepresidente para estamparle declaraciones sobre su pasado y presente más cercano en Intermoney, como si de una tartazo se tratara. Pero Manuel Conthe, tras detonar su venganza en la toma de posesión de Segura, ha dado un paso atrás con el fin de volver a brincar. Ahora en el Parlamento Europeo, para que la cosa tome dimensión de vergüenza nacional. L