Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 6 5 07 Llegó al verde mundo del golf por tradición familiar heredada de su padre y acabó jugando casi sin darme cuenta porque me entró el gusanillo No se le daba mal, pero puesto en la tesitura de elegir entre los estudios y el juego, optó por hincar los codos antes que por el swing. Eso sí, para matar el ya mencionado gusanillo es comentarista de televisión y acaba de escribir un libro, El golf contado con sencillez (Maeva Ediciones) Dieciocho hoyos en letra impresa GUTIERREZ Y DE LA FUENTE 32 D 7 LOS DOMINGOS DE Hugo Costa PERIODISTA, AUTOR DE EL GOLF CONTADO CON SENCILLEZ MANUEL DE LA FUENTE- -Hay gente para la que el golf sólo es senderismo de lujo. -El golf es mucho más que eso. Como deporte, es adictivo, es un reto continuo para el jugador. Se juega contra los rivales, pero también contra uno mismo y contra el campo, porque no hay dos recorridos iguales. Y es una cura de humildad, porque nunca se puede decir que lo tienes completamente dominado, y eso es algo que vemos constantemente. ¿Aparte de al hoyo, los golfistas le dan muchas vueltas a la cabeza? -Tiene un fuerte componente psicológico, lo llaman el deporte de la bola parada. En deportes más activos, como el tenis, mientras juegas no puedes pensar, bastante tienes con devolver la pelota, en tanto que en el golf mientras vas de un hoyo a otro la cabeza siempre está funcionando. ¿Los golfistas entrenan mucho o son más bien vaguetes? -Depende de los jugadores y de la fase de la temporada en la que estén. En cualquier caso, hoy en día el golf ha cambiado mucho, ya ha quedado atrás la época de los golfistas de los años 70 y 80, que lo de la preparación física ni sabían lo que era prácticamente. Ahora, el profesional es un atleta muy bien preparado físicamente con mucho trabajo de gimnasio detrás, algo fundamental, porque estar bien preparado físicamente ayuda mucho en el campo. -Además del whisky, los escoceses nos han regalado el golf. Sólo por eso se merecen un lugar en la Historia. -Independientemente de las teorías acerca de que lo inventaron los romanos, los chinos... el golf, tal como lo conocemos hoy, nació en Escocia. Ya el rey Jaime II, en 1457, se lo prohibió a sus cortesanos porque desatendían el tiro con arco, que era fundamental. Se puede decir que Escocia es la cuna y allí surgieron los primeros campos. En campos como St. Andrews uno siente algo diferente, se percibe un ambiente y un respeto especial por este deporte. El golf es más que un lujo, es una cura de humildad y un deporte adictivo prácticamente, ha sido esculpidas por el viento, y los búnkers no son sino el refugio que hacían las ovejas para escapar del frío. -Más que búnkers parecen agujeros negros. -Son auténticos obstáculos, y si caes en ellos sólo puedes jugar hacia atrás o en paralelo, no te planteas jugar a bandera, porque bastante tienes con conseguir salir. La verdad es que es un golf diferente e invito a todo el mundo que le interese el golf a que lo prueben, porque merece la pena. -Parece cosa de masones, con la cantidad de ritos que tiene. -Es un deporte de tradiciones y también es cierto que los jugadores suelen ser muy supersticiosos, y siguen rituales previos y rutinas especiales. El golf es un deporte muy antiguo y es bonito que se conserven las tradiciones como la Chaqueta Verde y la Cena de Campeones de Augusta, y la Jarra de Clarete del Open británico. Creo que esa simbología debe perdurar. -Vayamos al grano, o mejor dicho, al green. ¿Qué es el swing? -Es el movimiento para dar a la bola, y lo es todo, es lo que marca tu nivel, lo que decide el éxito o el fracaso, es el auténtico cimiento de tu juego, y es un movimiento complicado porque no es un movimiento natural. -Creo que hay gente que pierde la cabeza con esto del swing. -Desgraciadamente, los aficionados se obsesionan mucho con el swing, algo que muchas veces sucede porque uno tiende a ver el golf en la televisión y tiende a ver a los grandes jugadores como Tiger Woods y Ernie Els, y se imagina que puede tener el swing que ellos poseen. Algo imposible, empezando por las propias características físicas que uno tiene. Cada uno debe conocer sus limitaciones y practicar un swing adaptado a sus características. Creo que lo mejor que se puede hacer es ser muy paciente, ponerse en manos de un profesor y dejarse asesorar, porque creo que merece la pena, es un deporte muy bonito. mdelafuente abc. es El ladrillo y el hoyo Es cierto que existe un boom del golf muy unido al boom inmobiliario. Como en todo, supongo habrá quien se esté aprovechando. De todas formas, guste o no guste, los campos de golf generan muchos puestos de trabajo. Además, hoy en día las ordenanzas muncipales y territoriales exigen que antes de hacer un campo de golf se presente un proyecto detallado, en el que, entre otras cosas, se debe explicar de dónde va a salir el agua para regarlo FRANCISCO SECO ¿El golf es a Escocia lo que el fútbol a Inglaterra? -El concepto escocés es peculiar, sus campos son los llamados de tipo link, campos que, como ellos dicen, han sido diseñados por la Madre Naturaleza, y que aprovechan las benevolentes condiciones meteorológicas, donde no se necesita riego y las calles,