Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26- 27 D 7 LOS DOMINGOS DE El diseñador del coche, Walter de Silva, ha declarado que es el auto más bello que ha creado POR DENTRO Motores: De gasolina, 3.2 FSI y 265 CV, y diésel TDI 2.7 de 190 CV y 3.0 de 240 CV en A 5 y 4.2 litros 8 cilindros en V de 354 CV. Transmisión: Tracción delantera, con cajas de cambio multitronic o total tipo Quattro. Suspensión: Delantera de cinco brazos y trasera de brazos trapezoidales, ambas independientes. Frenos: Discos en ambos ejes, los delanteros ventilados con ABS y EBV. Dirección: De cremallera asistida. Velocidad máxima: 250 km h autolimitada. Aceleración: Desde 6,5 hasta 5,9 segundos de 0 a 100 km h. Consumo medio: en gasolina 8,9 l y en diésel 7,2 l, cada 100 km Largo ancho alto: 4,63 1,85 1,37 metros. Capacidades: Maletero, 455 litros. Depósito, 64 litros. Garantía: 3 años o 100.000 km. dre de modelos de gran belleza, primero en Alfa, después en Seat y ahora en Audi, no ha dudado en afirmar que el A 5 es el coche más bello que jamás ha diseñado. Sus líneas combinan con gran perfección un perfil muy deportivo, un frontal y una zaga de gran expresividad y una visión general que mantiene todo el estilo de la marca, que se distingue por una carrocería de aspecto muy ancho, con voladizo delantero corto. En el interior, lo que más llama la atención es la calidad del acabado. Todo resulta muy exclusivo, con ese aspecto de algo que sabes que siempre va a ser duradero. La atmósfera general transmite bienestar, con muy pocas concesiones al lujo superfluo. En el panel los relojes son de nuevo diseño, pero insisten en recordarnos que estamos dentro de un Audi, lo que no es nada malo. Los rasgos que he definido son también válidos para la versión más deportiva S 5, con algunos toques de mayor fuerza deportiva, que en el interior se ven reforzados con unos enormes asientos de tipo baquet, aunque los del A 5 tampoco son precisamente pequeños. Sin embargo, de ninguno de los dos se puede decir que sean excepcionales en su cometido. Sin resultar incómodos no recogen con la firmeza que debería esperarse en un coche de clara vocación deportiva, que en algunas ocasiones podremos utilizar con el grado de radicalidad que se espera de ellos, es decir una conducción agresiva. Esta situación la aprovechamos durante las pruebas de presentación cerca de Verona (Italia) con un encadenamiento constante de curvas en horquilla, en donde se sentía un poco suelto el cuerpo en tanta revuelta. Quizá la causa de este aspecto se deba a que la ergonomía general está más pensada para tallas grandes, pues el mismo problema lo encontramos en el acceso y, sobre todo, a la hora de salir del coche. Lo cierto es que los compañeros más altos no se quejaron. Dinámicamente, en el comportamiento del A 5 lo más destacable es su docilidad, en especial las versiones con tracción total. Incluso cuando las circunstancias lo permiten y se circula a un ritmo fuerte, no plantea el más mínimo problema, y sólo cuando hemos entrado rápido en la curva y el morro busca la tangente al primer golpe de acelerador, la tracción pone el coche en su carril. El comportamiento del S 5 es más radical, pero sin afectar al confort y quizá menos duro que sus competidores más potentes. En conclusión se trata de una gama muy cuidada de cupés de lujo y motores potentes, aunque para quienes este segundo aspecto no sea tan importante, a finales del año y en 2008 aparecerán versiones con mecánicas más dóciles, un motor de gasolina 1.8 TFSI de 170 CV y un diésel TDI de 2 litros, con precio más asequible a partir de 37.000 euros.