Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 5 07 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política Hay quinto malo o recoge el CIS en su último sondeo: los ciudadanos creen que el quinto problema más grave que tienen en este momento los españoles son los políticos. No determinado político, no el presidente o el líder de la oposición, no los dirigentes nacionalistas, no, no se trata de eso, sino de los políticos en general, de la clase política. Los ciudadanos, que son sabios, han puesto el dedo en la llaga. Efectivamente, esta clase política deja mucho que desear. Hay gente de primera categoría, comprometida, con voluntad de servicio, con cabezas muy bien ordenadas y con una dedicación total a la causa pública, hasta el punto de que su actividad política perjudica su vida privada y hasta su cuenta corriente, muchos de los políticos ganarían más si se dedicaran al ejercicio de su profesión. Pero dicho esto, a nadie se le escapa que tuvimos tiempos mejores, tiempos espléndidos de los que presumir de personalidades de mucho peso en todos los partidos, absolutamente en todos, y hoy sin embargo la mediocridad se ha asentado de forma tal en esos partidos que hasta el españolito más ajeno al día a día de la política percibe que estamos en manos de personas a las que, como dice el cuento, no les comprarían su coche de segunda mano. Los portavoces dejan mucho que desear, Rajoy sería mejor presidente que líder de la oposición- -o eso creo- entre los nacionalistas es habitual que se produzcan declaraciones de una gran inconsciencia y carentes de rigor, aunque ellos son los que marcan el paso, el presidente de gobierno anda en permanentes chanchullos políticos que no explica. O sobre los que, directamente, nos engaña haciendo creer que sabe lo L que se trae entre manos. Hasta que llega Batasuna e impone su criterio y nos deja a todos con la sensación de que aquí se pacta hasta con el al puntador, aunque el apuntador sea un criminal. Y en el Parlamento... mejor no hablar del Parlamento. Qué intervenciones, qué mediocridad. Qué tiempos aquellos en los que se levantaban determinados diputados y se escuchaba el vuelo de una mosca, todos atentos a lo que Millones de españoles creen que Isabel Pantoja ha REUTERS sido detenida en la fecha que más convenía al PSOE se iba a decir en el hemiciclo. Y esos diputados no eran dos o tres, sino una veintena larga. Diputados solventes, serios, con capacidad de negociar y pactar, y que anteponían los intereses de España a los intereses de partido e incluso a sus intereses personales. Eso sí, el presidente de gobierno presume de ser el mejor del mundo mundial y de jugar siempre con las cartas boca arriba. Falso de toda falsedad. No ya con Batasuna, que han ganado todas las batallas incluida la de Juana Chaos, la de las listas, la de la extorsión a los empresarios y hasta la de las pistolas, que seguimos sin saber quiénes robaron las pistolas, como seguimos sin saber quién realizó el atentado de la T- 4. Pero es que esta campaña electoral saca a la luz lo peor de algunos políticos. Si el CIS hubiera hecho su encuesta ahora y no hace un mes, a lo mejor la clase política no estaría en el quinto lugar de las preocupaciones, sino en el tercer o cuarto. Porque vamos a ver ¿se puede aceptar que un presidente entregue el castillo de Montjuic al alcalde de Barcelona a tres semanas de las elecciones, a través de una orden ministerial y cuando se estaba tramitando en el Congreso la Ley correspondiente? ¿Se puede admitir que una ministra inaugure la obra que se negó a financiar y además lo haga en compañía de los candidatos de su partido? ¿Y se puede admitir que un mayordomo infiel se autograbe para inculpar a u dirigente socialista en un supuesto caso de corrupción? Así las cosas, se entiende ese quinto puesto, y se entiende que miles de españoles, millones, crean que la Pantoja ha sido detenida en la fecha que más convenía al PSOE.