Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 5 07 EN PORTADA Millonarios rusos Nuevos ricos a lo grande Visitante de la feria de los millonarios de Moscú contempla un collar de brillantes y piedras preciosas POR RAFAEL MAÑUECO. MOSCÚ os millonarios rusos- -apenas el 10 por ciento de la población- -controlan el 90 por ciento de los recursos del país. Son los nuevos ricos más extravagantes del mundo. Gastan el dinero con ostentación, asocian la opulencia con el derroche y no pueden olvidar que el dinero que se gana con facilidad se va con idéntica facilidad. Moscú es la ciudad más cara del globo y una de las que tienen mayor concentración de supermillonarios. Los concesionarios de Rolls Royce, Lamborghini, Ferrari, Bugatti, Aston Martin o Porsche hacen su agosto desde que comenzó el boom de los petrodólares. No importa que el asfaltado de las calles deje mucho que desear. Gastan su dinero en inmuebles y bienes raíces, no sólo en Rusia, sino también en Francia, España, Reino Unido, EE. UU. Ita- L lia, Croacia, República Checa, Chipre y los emiratos del Golfo. Aunque es Londres la ciudad que acapara mayor número de inversiones inmobiliarias rusas. Y como gentes de postín que son, compran joyas, obras de arte, antigüedades, yates y vehículos de lujo. Lo especial de los magnates rusos es que lo que compran debe ser rebuscado y sorprendente. Tienen que dejar boquiabiertos a sus amigos. Sus regalos han de ser espectaculares. Cuanto más caro y grande, mejor. Román Abramóvich, el hombre más rico de Rusia por tercer año consecutivo, según la revista Forbes, se ha hecho construir un velero de 200 metros de eslora. El mayor del mundo. Abramóvich, cuya fortuna personal (casi 14.000 millones de euros) procede del petróleo y del acero, es además dueño del Chelsea club de fútbol. Y por orden del presidente Putin, tiene el cargo de gobernador de la remota región de Chukotka, situa- da frente a Alaska. Aunque su mayor excentricidad es querer volar a la Luna. Ha ofrecido a Roskosmos, la agencia espacial rusa, 220 millones de euros por el viaje. Para ayudar a estos cresos de la estepa a deshacerse de sus inmensas fortunas, cada año se organiza en Moscú la feria de los millonarios donde se puede comprar desde un móvil recamado de diamantes hasta un helicóptero o una isla en el Pacífico. La Serguéi Kniázev organiza juergas para la alta sociedad. Uno de sus juegos de más éxito consiste en hacer vivir a los millonarios durante un día como mendigos harapientos Estrellas internacionales cobran cantidades de ensueño por actuar en sus saraos privados. George Michael se embolsó por una sola actuación más de 2 millones de euros