Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE Juan Campany, creador de ZP, confiesa que jamás le diría al presidente el traje que debe ponerse. Su lema es sé tú mismo EFE La imagen al poder Candidatos de manual Frescura, naturalidad, profesionalidad y confianza. La imagen del político busca meterse a los electores en el bolsillo- -procurando, según la sagrada regla del bien estar, que no quede abultado- -entre consignas de manual y expertos asesores. Las que siguen son sus líneas maestras POR VIRGINIA RÓDENAS nunca hay que tratar de imponer una personalidad o idea si no es del candidato ¿El hábito hace el monje? pregunto. Ningún publicista puede decir vamos a poner a este señor de presidente de la IBM tampoco si vas a hacer presidente del Gobierno al señor Sarkozy o a la señora Royal, lo que sí puedes hacer es transmitir los valores de cada uno de la manera que pueden calar más en la sociedad, pero los valores ya los tienen, es decir, no te hacen, naces, aunque indudablemente el entorno influye. A partir de ahí, hay que potenciar las habilidades del líder en cualquier territorio, sea empresarial, político, deportivo o artístico, y al final le sale la música porque lo ha practicado. Por supuesto, intervienen técnicas de marketing para tratar de hacer fluida la comunicación entre el líder y su público objetivo, pero es falso, o está mal hecho, que los asesores digan cómo debe vestirse o cómo tiene que aparecer: el líder tiene que ser como es. Es evidente que si va a una cena de gala deberá ir con esmoquin y si va a montar a caballo, con jeans, porque debe ir siempre adecuado, pero lo importante es la persona, porque sin materia prima no hay nada que hacer. A veces me han preguntado ¿qué me pongo? y la respuesta ha sido sé tú aunque le haya aconsejado que para un tipo de fotografía debía ponerse un traje claro u oscuro, pero nunca he ido a disfrazar a nadie Para Campmany, que trabaja con el PSOE desde el año 2001, junto a un núcleo duro de ocho personas que llega a ser de quince en los picos electorales, y siempre al margen de la multinacional de publicidad DDB que preside, la lección suprema que encierra todas las demás es: nunca actúes, sé tú mismo porque ha comprobado que calas más en la gente si consigues transmitir al individuo con sus defectos y con sus virtudes. Siempre digo: Ve y hazlo como tú sabes. Hay que ser espontáneo, lo peor es la impostura; eso hay que dejarlo para los actores, pero no para un líder, ni de una compañía, ni de un campo artístico, ni de la política... En un alarde de sinceridad pasmosa, y rara en el mundo de los consultores, Juan Campmany- -lector confeso y diario de Jaime Campmany hasta el último suspiro de la escritura prodigiosa del periodista- -dice que el asesor no es infalible. El líder debe tener la última palabra. Y algunas veces, con su resolución, mi cliente me ha demostrado que yo estaba equivocado A muchos- -y podemos asegurar que entre ellos a no pocos de la competencia- -les gustaría tener a este Campmany a su vera. ¿Tra (Pasa a la página siguiente) Lo peor: la impostura n las elecciones del próximo 27 de mayo- -con la carrerilla cogida para las generales que han de celebrarse en año y medio- -un buen puñado de nuestros políticos se lo juega todo. Por eso, desde los núcleos duros electorales de cada partido, se echa el resto en consejos y sugerencias para ganar votos que en el caso del PSOE, y por primera vez en forma de manual, apuntan a la indumentaria que debe adornar a un candidato allanándole el camino hacia la conquista del poder. Y le ha parecido al equipo que lidera Pepe Blanco, alma mater de la formación de los postulantes, que lo ideal para acercar a los candidatos y candidatas y generar un aspecto más cercano, fresco y actual según reza su Libro de Estilo es un E look de vestuario que puede ser amplio pero dentro de unos tonos concretos Para ello han prescrito negros, grises y marrones, y, en caso de decantarse por los estampados, con los dibujos muy pequeños Todo ello sobre tres posibilidades: americana con corbata y camisa blanca; camisa con corbata y opción más informal con polo o la camisa sin corbata (para ellos) y traje, chaqueta, blusa y sport (para ellas) Y los accesorios y complementos, se apostilla, que no sean llamativos A la vista de lo cual, y desde ciertos sectores del socialismo, especialmente valenciano, se hacen cruces imaginando cómo, por ejemplo, Carmen Alborch, candidata del PSV a la alcaldía de la ciudad del Turia, sorteará semejante comedimiento cuando corre por sus venas la locura del último arrebato de la moda. Por lo que parece claro que la ex ministra no pasará por el aro de la indicada consigna socialista en pro de los colores neutros que, como apunta desde las filas del enemigo Jorge Rábago, director de Telegenia del PP parece querer implan, tar la ortodoxia de la mediocridad que caracteriza, como todo el mundo sabe, a los hombres grises Pero lo que resulta más sorprendente del libro de cabecera de los pretendientes socialistas a los gobiernos locales y regionales es la divergencia que representa con el modus operandi de Juan Campmany, estrella de la estrategia y publicidad de las campañas del PSOE, quien ha confesado a D 7 que jamás le diría al presidente del Gobierno el traje que tiene que ponerse Porque el creador de la marca ZP, con la que este publicista catalán rompió todos los moldes de la política española al uso y abrió una nueva era en el marketing político, lo único que persigue es ayudar a Rodríguez Zapatero, como hice antes con Pujol y Maragall, a que transmita su personalidad, carácter e ideas a su público de la forma más eficaz posible, facilitando que su propio mensaje pueda ser percibido con claridad. Sé por experiencia que