Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
29 4 07 EN PORTADA El nuevo Prado Puertas abiertas TEXTO: NATIVIDAD PULIDO FOTOS: SIGEFREDO INFOGRAFÍA: PEDRO SÁNCHEZ yer pisaban las obras de ampliación del Prado los primeros visitantes que se han sumado a las jornadas de puertas abiertas, organizadas por el museo durante los fines de semana hasta el 1 de julio. Entonces se cerrarán estos espacios hasta que los Reyes los inauguren, ya equipados, en octubre. En las salas de exposiciones se verá durante algo más de seis meses una selección de pintura del XIX- -oculta durante años a causa de las interminables obras del Casón del Buen Retiro- que después se integrará en las colecciones históricas del Prado, quedando las salas de Moneo para exposiciones temporales. De momento, cuelgan de sus paredes fotografías del alemán Thomas Struth, las últimas de su serie dedicada a los grandes museos del mundo: el Prado, el Ermitage y la Academia de Florencia. Quienes ya han podido ver el proyecto de Rafael Moneo resaltan su belleza, sobriedad y elegancia. La sencilla fachada en ladrillo, granito y bronce patinado, en la que destaca una hilera de columnas o loggia a nivel del claustro, apenas nos deja adivinar el espectáculo y el derroche de arquitectura que ha derramado Moneo por todos sus metros cuadrados. Que no son pocos: más de 15.000 gana el Prado, que andaba bastante escaso de espacio para exposiciones y almacenaje de obras. Ha sido éste su verdadero talón de Aquiles durante años. La espectacular puerta de Cristina Iglesias, en bronce patinado, es el mejor símbolo de la fantasía arquitectónica que nos espera tras cruzarla. Ha habido que esperar cinco años para ver terminadas las obras, y ha habido que aumentar el presupuesto en un 84,7 (obras y equipamiento ascienden a 152,3 millones de euros) y ha habido que lidiar con tirios y troyanos, como recordó el presidente del Patronato del museo, Rodrigo Uría, en el brillante discurso que hilvanó en la presentación a la prensa del proyecto: no dejó puntada sin hilo y cortó mucha tela, toda la que había para cortar. La fe en este proyecto me ha llevado a sobreponerme a momentos muy duros Son palabras de Rafael Moneo. Nunca pensó en tirar la toalla, porque el Prado, como París, bien merece una misa, a pesar de que los vecinos de los Jerónimos no dejasen de repicar. El arquitecto navarro no ha escatimado en materiales: ha querido lo mejor para el mejor museo: piedra de Colmenar, madera de roble y de cedro, (Pasa a la página siguiente) A Taller de Restauración El Departamento de Restauración del Prado es el gran beneficiado de esta ampliación, el que mejor sale parado de toda la pinacoteca. Ocupará tres plantas del edificio de Moneo y contará con instalaciones que nada tienen que envidiar a las de los grandes museos del mundo. En la planta superior, aprovechando la luz natural, se sitúa el Taller de Restauración de Pintura y Soportes (en la imagen) Se trata de un gran espacio diáfano de 500 metros cuadrados, con vistas a la fachada posterior del edificio Villanueva y al interior del Claustro. Hay una sala especial para el barnizado de cuadros y otra para fotografiar las obras durante el proceso de restauración. Un nivel más abajo se instalará el Gabinete de Documentación Técnica y el Laboratorio de Química y en la entreplanta se ubicará el Taller de Restauración de Papel (dibujos, estampas y fotografías) Las tres zonas de Restauración se unen por una escalera interior y un ascensor privado Depósito de colecciones El nuevo espacio de depósito de obras está situado en la planta sótano: se estructura en diferentes áreas acondicionadas para el almacenamiento y conservación de los distintos tipos de objetos y materiales. Se pone así fin a la necesidad de espacio para almacenes, una de las principales deficiencias del museo. Se ha previsto que haya espacios sectorizados de depósito para el almacenamiento de las colecciones (serán ordenadas en función de sus características) Esta zona dispone de sistemas de control de última generación. Habrá una especialización de los espacios de tránsito de las colecciones (muelle de carga, sala de embalaje... y se optimizan las comunicaciones internas