Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
D 7 22 4 07 Fue uno de los más grandes humoristas que han pasado por un plató, un estudio de radio o una sala de fiestas. Además de un genio de la sonrisa, Tip fue también un ciudadano llamado Luis Sánchez Polack. Manuel Ruiz- Castillo le ha sacado todo el jugo posible a los testimonios de ambos para redactar esta peculiarísima autobiografía titulada Muchos recuerdos de Tip (Aguilar) que no ha sido escrita por su protagonista, sino por uno de sus más grandes amigos y colaboradores. Un libro verdaderamente fermoso que diría el aludido, ese hombre al que de la chistera, en lugar de conejos, le salían torrentes de alegría GUTIERREZ Y DE LA FUENTE 32 D 7 LOS DOMINGOS DE Manuel Ruiz- Castillo DRAMATURGO, GUIONISTA Y AUTOR DE MUCHOS RECUERDOS DE TIP Tip era un anarquista con corbata, como bien dijo una vez su amigo Top MANUEL DE LA FUENTE- -Supongo que al escribir habrá sentido tanta alegría como cierta tristeza. -El libro es un cóctel de todos esos sentimientos. Efectivamente, por un lado he sentido alegría y me he reído al haber recordado muchas cosas, pero también era inevitable, tanto para mí como para sus familiares y amigos que lo han leído, llorar un poco, pero no demasiado, porque lo principal al escribirlo ha sido tratar de divertir, como siempre fue su intención en la vida. -Seamos sinceros, ¿Tip y Luis Sánchez Polack eran la misma persona? -Luis tenía una facultad tremenda (o un problema, no estoy seguro) y es que era muy difícil distinguir cuando era una persona aparentemente normal y cuando era un fenómeno. -Con lo único que le gustaba volar era con la imaginación. -Hasta bastante mayor, cuando su mujer le empezó a empujar, no viajó mucho fuera de España. Sobre todo porque decía que eso de los aviones sin hélice era un truco. Recuerdo también, que cuando fueron a Italia, decía que no se creía eso de que hubiera una ciudad con las calles de agua, como Venecia, que por eso iba, para comprobarlo en persona. Y también quería ver al Papa, porque besaba el suelo después de bajarse de los aviones, como hacía él, aunque claro, Luis lo hacía por el miedo que había pasado. -Creo que tenía un sentido gastronómico de la política, siempre decía que le importaba un pimiento, o un pepino. -Uno de sus primeros compañeros, Top, que era muy de izquierdas, y que parecía que no casaba muy bien con él, aunque la verdad es que se querían muchísimo, le definió muy bien: Tú no lo sabes, pero lo que eres de verdad es un anarquista con corbata Realmente, sí, era conservador y provenía de una familia muy conservadora, pero le daba totalmente igual de dónde viniera la gente- -Gastaba el dinero con la mis- Rehaciendo memoria En 1990 le dije a Tip: No te puedes ir de este mundo sin escribir unas memorias. Me parece muy bien, pero las tenemos que escribir juntos. Yo te cuento, y tú lo redactas Volvimos a separarnos y Tip murió. Entonces, se me ocurrió hacerlo como si de verdad se hubiese presentado y me lo hubiese contado. Supongo que de trabajar tanto juntos, yo estaba acostumbrado a su manera de expresarse y creo que gracias a eso he dado un poquito en el clavo IGNACIO GIL ma facilidad y afición con la que se tomaba sus cañas. -Sí, pero también era muy generoso. Cuando murió, se descubrió que había un montón de gente a la que había ayudado económicamente sin que sus más allegados, ni siquiera su mujer, se hubieran enterado. Además le gustaba mucho rodearse de personajes estrafalarios a los que trataba muy bien y ayudaba. Le gustaba codearse con todo el mundo. -Parecía el típico bohemio, que en lugar de las once de la mañana decía las once de la madrugada. Pero gran parte de su vida la pasó con su madre y su hermana. -Toda la familia de Tip tenía un humor extraordinario. Y la madre, la materna (de madre y de eterna) como él la llamaba, era maravillosa. Cuando éramos jóvenes, con nosotros se comportaba como una persona de nuestra edad, se lo pasaba como si estuviera en el circo, verdaderamente. ¿Tuvieron algo que ver las diferencias políticas con Coll en su separación? -Eso no es cierto. Jamás en la vida la política le apartaba de la gente. En la época de Felipe González sí despotricaba mucho del Gobierno, sobre todo del ministro de Hacienda. Sin embargo, cuando le dieron la Medalla al Mérito del Trabajo, después de la entrega le regaló al ministro una lata de anchoas y otra de berberechos, como regalo de su cumpleaños que acababa de celebrarse. El propio Felipe fue a verles a Cleofás, y cuando Luis del Olmo le invitó al programa en el que participaba Tip también le gastó una broma al presidente. Le dio quinietas pesetas y le dijo, toma, para que te compres alguna cosilla -A algunos, el humor de Tip y Coll no les hacía maldita la gracia. -Su humor era difícil, y tardaron un poco en engranar con el público. Rompieron las bases del humor de entonces, la gente se quedaba sorprendida y hasta retraída. Incluso, hubo algún empresario que quiso pagarles la mitad porque decía que le tomaban el pelo a la gente: Pero cómo voy a pagarles por enseñarnos cómo se llena un vaso de agua Pero triunfaron. No sé si la sociedad cambió de repente, o fueron ellos los que hicieron cambiar el humor de la sociedad. Pero, finalmente, tuvieron un éxito arrollador. mdelafuente abc. es