Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE mandar a Ronald McDonald al Burger King a comprarlo. ROSA BELMONTE Expediente Ñ Las cabras cylones buenas horas vienen los indios (de la India) a quemar fotos de Richard Gere. Ya lo podían haber hecho tras el estreno de American Gigolo (1980) que fue más o menos cuando el actor budista empezó a cometer fechorías (también llamadas películas por otros) Lo mejor del beso con derribo que dio a la actriz de Bollywood Shilpa Shetty era el público presente en Nueva Delhi. A cuatro mil camioneros iba dirigido el acto de lucha contra el sida donde se produjo el incidente. Vamos, que la gracia no fue ante profesores de termodinámica. Como si se pudieran gastar bromitas en según qué sitios. Aunque en lugar de quemar sus fotos y pedirle que abandonara la India por la gran ofensa podían haberlo condenado a besar las mejillas de Jade Goody, la tiparraca que insultó a Shilpa Shetty cuando ambas estaban en el Gran Hermano VIP británico, que la india ganó probablemente gracias a que la llamaron perra y paki (sin ser Francisca) La Goody, de profesión concursante de realities, es carne de prensa amarilla. Pues eso, que en lugar de tanto quemar fotos y tanto pedirle que abandonara la India, peor habría sido obligar a Richard Gere a besar a la Goody. Aunque los ofendidos (y desocupados) también podían haber decidido la boda entre víctima y victimario. O sea, entre Gere y Shilpa Shetty (que es cinturón negro de kárate y tampoco necesita mucha defensa) Lo de la boda casi le ha pasado a uno con una cabra. En Sudán, vale, pero le ha pasado. Eso sí, el caso de la novia que era una cabra me ha impactado menos que leer en el ¡HOLA! que Vania Millán está preparando Notarías (lo cuenta Óscar Lozano, su ex novio) Pero, vaya, también me ha llamado la atención. Al grano. A la cabra. A Demi Moore y su marido Ashton Kutcher estuvieron entre los invitados más llamativos para el público que se congregó a la entrada del Mercado Central de Demi Moore a quien le sobró el historiado moño que se colocó. Tanto bucle trabajado contrastaba con el flequillo de aire grunge que lleva su joven esposo. Pero que conste que lo del moño no deja de ser un buscar tres pies al gato puesto que a Ashton su mujer le parece la mejor. Cenaron en la misma mesa que Enrique Puig pero a la hora de los postre sy las copas Demi se cambió a la de Inés donde también estaba el subdirector de Vogue América, Leon Talley, que es todo un personaje en la moda y más desde la película El diablo se viste de Prada inspirada en la directora de esa revista y en él mismo. Una vez más Inés fue la única española con sello internacional en una cena que enfadó a muchos de los vip españoles que viajaron desde Madrid en vuelo organizado por Jean Louis Mathieu y José Moreno para animar las crónicas. Acostumbrados al mimo y esmero con el que Mathieu siempre cuida a sus invitados, extrañó que en esa velada ninguno de ellos tuviera acceso a la zona restringida que acotaron los italianos. Para ser exactos, los únicos que pudieron degustar la cena que sirvió El Bulli a petición de la señora Prada en el salón de estilo remordimiento que se montó en una zona del mercado fueron los antes citados más la alcaldesa Rita Barberá y tres periodistas españoles (entre los que me encuentro) así como la condesa de Montarco y el joyero Luis Gil, que es quien más sabe de piedras, monturas y aderezos. No en vano tiene la mejor clientela y a sus 81 años sigue en activo aunque ahora sólo haga encargos. Compartir su educación, refinamiento y experiencia siempre es un placer. Si la noche fue con zonas acotadas el día amaneció más despejado. Para ver la salida del Lunna Rossa se montó otro cóctel en el puerto con los mismos invitados d ella víspera. Y así, a plena luz de día, era un numerazo contemplar las secuelas que la fiesta había dejado en el rostro de algunos invitados. Los más animados tuvieron su particular juerga en la otra fiesta que organizó Quique Sarasola en el ático de unos amigos. Hasta allí se fueron Loles León y el diseñador Manu Fernández que ha vuelto a Madrid tras varias temporadas en otros territorios. Loles está en su mejor momento, con un tipo que da gloria verla, y un humor que siempre se agradece. Con una chaqueta diseño de Madonna par H M y esa labia que sabe llamar a las cosas por su nombre, la actriz me aseguró que a pesar de que su hijo ya ha cumplido los treinta no se siente preparada para convertirse en abuela. De todos los vip que volaron a Valencia sin duda fue la mejor compañía. Si Miuccia Prada se llega a enterar que anda cerca, estoy segura de que la sienta en su mesa y se parte de risa con ese particular modo que tiene la muy Loles de narrar sus anécdotas. Lo que se perdió. Tratamientos faciales El otro día en la portada de un tabloide se revelaba que la causa de la tersura y suavidad de su cutis radica en que de pequeña su madre le limpiaba la cara con pañales sucios. Nunca me ha gustado la cosmética natural pero cada vez me dan más razones para ello. Claro, que la chica es terriblemente fea (ya se sabe que cuando las inglesas se ponen a ser feas... Poco agraciada y abonada. Casi me quedo con el careto de cráter de Manuel Conthe. Con esa fachada peliculera debe de ser de esos tipos (es un suponer) que entran en un McDonald, piden un Whopper y se lo dan sin rechistar. Aunque tengan que mal, ha contado al periódico The Juba Post que en la medianoche del 13 de febrero escuchó un ruido, salió inmediatamente al corral y encontró al señor Tombe con su cabra y no precisamente hablando del último episodio de Anatomía de Grey Asegura que le preguntó que qué estaba haciendo (lo cual, por otra parte, era más que evidente) y el otro se cayó del susto, tras lo que fue capturado y atado. Posteriormente, Alifi decidió llevar el asunto y al tipo a un consejo de ancianos de su pueblo. Los sabios ordenaron a Tombe pagar una dote de 15.000 dinares sudaneses (equivalente a unos cincuenta dólares) al dueño de la cabra. Los ancianos le dijeron que no fuera a la policía, que era preferible dejar que el infractor le pagara una dote por la cabra que usó como si fuera su mujer según relató Alifi al periódico (que no es inventado, que The Juba Post es el único periódico independiente de Sudán desde que se cerró The Khartoum Monitor Menos mal que no era una gallina. Siempre parece más confortable tomar por esposa a una cabra. Ahora, como esperes que te haga la cena o te lave la ropa mejor te quedas soltero. Hay mucha gente que comparte su vida con cabras. Por ejemplo, Katie Holmes, un, dos, tres, responda otra vez. A veces da la impresión de que hay más cabras que personas en el mundo. Las cabras son como los cylones de la serie de televisión Battlestar Galactica esos seres que a simple vista no se distinguen de los humanos. Algunos incluso no saben que son cylones, creen que son humanos. Y algunas cabras no saben que son cabras. Mira, los que queman fotos de Richard Gere lo mismo son cabras cylones. Y encima hay que pedirles perdón. Amplitud de miras El señor Alifi, propietario del ani-