Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 4 07 MOTOR Fiat Bravo Un digno sucesor del Stilo Desde el pasado mes de abril está disponible la nueva gama Fiat Bravo, que sustituye al Stilo de 5 puertas, con dos motores diésel y uno de gasolina y cuatro niveles de acabado, desde 14.900 euros POR PABLO IBÁÑEZ n el ambicioso plan de renovación de Fiat le ha tocado el turno al Stilo que, al menos en su versión de carrocería de cinco puertas, será sustituido por el nuevo Bravo, que recoge una antigua denominación que ofrece un sentido al nombre, en un momento en el que prolife- E ran modelos de difícil o imposible justificación. Bravo es un nombre muy español, pero de significado ya internacional. Más adelante también está previsto que el Bravo tenga una versión familiar, que ya está en diseño. El Bravo es un coche de 4,34 metros de longitud que le sitúa dentro del segmento C, en el que ten- drá que competir con el nuevo Toyota Auris, el Citroën C 4, el Ford Focus o el Volkswagen Golf, entre otros, es decir donde se encuentra la mayor competencia en cantidad y calidad. Por longitud está entre los mayores, pero como esa dimensión no se corresponde con una mayor distancia entre ejes, sus dimensiones interiores tampoco lo hacen con las exteriores, aunque, sin embargo, sí dispone de un gran maletero (400 litros) lo que quizá en definitiva interese más. No quiere decir que el habitáculo esté falto de espacio, pues la comodidad interior está asegurada tanto por volumen como por la buena configuración de sus asientos, cuyo color, por cierto, se puede elegir entre una gama que incluye tonalidades para tapicería e incluso para piel. El diseño de la carrocería, para mí uno de sus mayores valores, sigue las pautas del Grande Punto, lo que es todo un acierto. El coche resulta atractivo y elegante desde cualquier parte que lo miremos. Pero en el diseño también han tenido presente otras cualidades, como la seguridad, que se han traducido en la obtención de la máxima puntuación de cinco estrellas en las pruebas independientes