Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 4 07 VIAJES Hergé Ríos de tinta en Bruselas (Viene de la página anterior) Hoy hay unos treinta y dos cuadros en la zona centro, aunque la cifra va en aumento. Cubitus y Manneken- Pis hacen travesuras pelín escatológicas. Blake y Mortimer juegan a los espías en la marca amarilla. El futuro no es lo que fue se lee en un grafito junto al Ángel de Yslaire. Dos inmigrantes dan patadas a un balón frente a un poblado galo. Tintín, Haddock y Milou escapan de la vigilancia de los agentes de seguridad. Y a los pies de alguna de esa viñetas pintadas en la pared, abren las terrazas de los bares próximos en cuanto aparece un rayo de sol, una cerveza para recibir el buen tiempo. Cultura popular en estado puro. Tres horas y mucha imaginación Los colegiales de ciudades de los países próximos se acercan de buena mañana para hacer el tour de la bande dessinée unas tres horas de caminata por el centro, primero a dos pasos de la Grand Place, en el barrio de l Ilot Sacré, y luego en las viviendas sociales un poco más alejadas, habitadas hoy mayoritariamente por inmigrantes. A algunos de esos estudiantes les entregan en sus colegios como material de trabajo viñetas con los bocadillos vacíos para que elaboren su propia historia, una forma de ejercitar la imaginación, de conseguir nuevos lectores y de familiarizarse con este arte, tres en uno. Cerca del bullicio en sesión continua de la Grand Place encontramos el reino del silencio de Alain Walsh, un librero especializado en el genéro fantástico. En su establecimiento, bautizado como Malpertuis treinta años abierto, apenas caben tres o cuatro personas con cierta comodidad, pero pocos como él cuidan tanto la atención, el consejo, el seguimiento de las novedades de la ciencia ficción. Dice que sus firmas preferidas son Hugo Pratt, autor de Corto Maltese Enki Bilal, un yugoslavo que trabaja en Francia, o los belgas Dany, con un toque erótico en su obra, y Jacobs, creador de Blake y Mortimer En Bruselas hay al menos una docena de librerías especializadas en cómics, algunas inmensas, como Brüsel otras que surgen como un pequeño descubrimiento, tal que la de Walsh. Un recorrido por sus estanterías es otra forma de conocer la ciudad. Bruselas, la capital invadida por los funcionarios, el centro vacío tras el cierre de las oficinas, ha hallado en las viñetas una forma de expresar su alegría, su sentido del humor, su imaginación burbujeante, o incluso, a veces, su soledad. La violencia, menos; eso lo encontrará más en el manga japonés dice un aficionado que toma notas en el museo del cómic. Hergé fue un navegante pionero en el río de tinta que durante un siglo ha llenado revistas, periódicos y libros, y el caudal ahí sigue, vivo y con nervio. Paseo por una ciudad dibujada El viaje. Brussels Airlines, la unión de SN Brussels Airlines y Virgin Express, nació el pasado 25 de marzo. La nueva compañía tiene ahora vuelos directos a Bruselas desde Madrid, Barcelona, Bilbao, Málaga, Valencia o Sevilla. Información: www. brusselsairlines. com Centro Belga del Cómic. La historia de los Pitufos, Tintín, Lucky Luke, Spirou y otros héroes han encontrado su casa en este edificio representativo del art nouveau creado por Víctor Horta hace más de un siglo. Abierto todos los días, salvo el lunes, de 10.00 a 18.00 horas. Entrada adultos, 7,50 euros. Rue de Sables, 20. www. comicscentre. net La ruta de los murales. En el centro de Bruselas hay treinta y dos murales con otras tantas escenas, todas protagonizadas por personajes diferentes. Un recorrido a pie para ver al menos una docena de ellos dura en torno a tres horas. La iniciativa se extiende poco a poco a otros barrios más alejados. Para saber más: www. bruxellesbd. be Otros destinos. En la estación de Metro de Stockel, alejada del centro, se rinde un homenaje a la Bande Desinée. En la Gare du Midi se inauguró en enero un gran mural dedicado a Tintín y Hergé, en el principio del año de su centenario. El bar del hotel Radisson (Rue du Fossé- aux- Loups, 47) también merece una visita de los aficionados. Compras. La Boutique de Tintín (Rue de la Colline, 13, cerca de la Grand Place) es una tentación para los coleccionistas de souvenirs: camisetas, chocolate, imanes, libros... Librerías. La Brüsel Librairie Galerie (Anspachlaan, 100, www. brussel. com) es la mejor opción para quien busque un poco de todo, desde carteles a ediciones raras, desde litografías a la última novedad. En Anspachlaan hay otras dos librerías especializadas, y en la calle Lemonnierlaan encontraremos cuatro más. La Malpertuis, una de las más antiguas, se halla en Spoormakersstraat, 18, también junto a la Grand Place. Nuevo museo. La Casa del Cómic recientemente inaugurada está dedicada sobre todo al dibujante belga Jijé (Joseph Gillain) Está en el Boulevard de l Impératrice, 1. www. jije. org Sobre Tintín. Más datos en internet en torno al programa de actividades del año Hergé y su personaje más conocido, en www. tintin. com Astérix, una historia francesa creada por René Goscinny y Albert Uderzo, también tiene su hueco en la ruta de los murales de Bruselas Más información. Turismo de Bélgica. www. flandes. net 93 508 59 90.