Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 4 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Impacto Bailando con asteroides (Viene de la página anterior) PUOS) el pasado 28 de febrero en Viena. A lo largo de los próximos meses habrá cuatro talleres de trabajo, el primero de los cuales está previsto para mayo (del 9 al 12) en Estrasburgo. En 2009 se espera estar en condiciones de presentar a la ONU un documento a debate, un Protocolo en el cual la ONU respalde la necesidad de dedicarle esfuerzo a este tema. Mark Kidger comparte esta iniciativa. Lo que es evidente es que hace falta un plan de cómo reaccionar ante el anuncio de un probable impacto futuro. Si descubrimos que el Apophis chocará con la Tierra en 2036, cosa que parece cada vez menos probable, ¿quién se encarga de los esfuerzos de defender nuestro planeta? ¿Qué agencia debe coordinar esos esfuerzos? ¿Quién paga? ¿Quién se encarga de los potencialmente cientos de millones de refugiados que tendrían que evacuarse de la zona de posible impacto? ¿Qué debe hacerse para evitar el pánico y el colapso del orden público y de las economías ante la amenaza? La reflexión de Kidger es estremecedora. Pero lo es más que a estas alturas del siglo XXI todavía no existan respuestas concretas a dichas preguntas. Ni a la primera cuestión a la que alude en su comentario: ¿cómo reaccionar ante el anuncio de un probable impacto? Aunque desde hace unos años diversas agencias espaciales han dedicado algunos proyectos, como el Deep Impact de la NASA, a la prevención de este tipo de fenómenos, es evidente que podría haberse avanzado mucho en este campo con unos presupuestos más generosos. También la Agencia Espacial Europea (ESA) vie- Otros proyectos antiasteroide Existen distintos proyectos para estudiarlos y combatirlos La NASA tiene uno llamado DAWN que está previsto que se lance a partir del 30 de junio y que visitará Ceres y Vesta- -comenta Kidger- Se cree que algunos asteroides pequeños pueden ser fragmentos de estos dos. Otro proyecto es el de mandar una sonda a Apophis en 2012 para dejar una radiobaliza en su superficie y así medir su órbita con una gran exactitud. La NASA también ha propuesto una misión con un láser que usarían para calentar la superficie de un asteroide y ver si los gases expulsados actúan eficazmente como un chorro para desviar su trayectoria. Don Quijote y Deep Impact ne realizando en los últimos años diferentes inciativas. El Deep Impact logró impactar en un cometa y marcó un camino- -explica Miguel Belló, director general de la empresa española Deimos Space- En 2002 la ESA solicitó a la industria y a las instituciones científicas que propusiesen misiones a NEOS. De entre las ofertas presentadas la agencia seleccionó seis. Una de ellas era nuestro proyecto Don Quijote Tras otro período de estudio por parte de un grupo de expertos, éste recomendó a la Agencia dar prioridad a Don Quijote para el análisis de riesgo de impacto y su reducción Su cometido es analizar y realizar el diseño preliminar de una misión a un asteroide para su estudio y para hacer un experimento de deflexión (desviación de su órbita) El Deep Impact alcanzó su objetivo, demostró que se podía impactar con un cometa, pero no se sacaron demasiados datos de la experiencia. Por eso nuestro equipo pensó que lo mejor era lanzar dos sondas: Sancho e Hidalgo La primera se encargaría de analizar el asteroide y la segunda de impactar contra él para desviarlo de su órbita Una de las ventajas de este proyecto es su bajo coste, si hablamos en términos de misiones espaciales. Se puede hacer por unos 200 millones de euros- -asegura Belló- -que para un proyecto de este tipo es muy poco dinero, apenas el coste de unos pocos kilómetros de autopista. Hay que tener en cuenta que los robots que han enviado a Marte los americanos valieron mil millones... Hemos encontrado muchos asteroides en los que se puede hacer, en determinadas fechas, el experimento, aunque lo ideal sería realizarlo entre el 2008 y el 2015 Don Quijote tiene un gran parecido con la misión Deep Impact -opina Kidger- pero es más ambicioso y bastante más complejo. La misión sólo es un estudio conceptual y aún falta bastante para que se lance; con los problemas de presupuesto de la ESA pocas cosas pueden darse como seguras en los próximos años. No obstante, es una misión que puede aportarnos mucha información acerca de los asteroides y las posibles estrategias de mitigación de sus amenazas Se lleve o no a cabo dicho experimento, está claro que ha llegado la hora de que las agencias espaciales dediquen a este asunto los presupuestos que se merece. Un guionista de Hollywood puede acabar con un asteroide en una noche, pero los asteroides de verdad no son como los de las películas. Miguel Belló, director general de Deimos Space, a la izquierda, y el astronauta Pedro Duque, ahora también director de Deimos Imaging, avisan sin alarmar del peligro de los asteroides