Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 4 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Francisco Duque Colino, coordinador de la atención psicológica a las víctimas del 11- M en el Marañón, y la psiquiatra Mar Álvarez Entre las víctimas Prevención frente al efecto del terror La única manera de protegernos psicológicamente- -aconseja la psiquiatra Mar Álvarez- -es aprender que no lo podemos todo y que todos caemos, sucumbimos, que nuestra vida puede cambiar radicalmente en segundos, y que nos necesitamos los unos a los otros. Descartar la idea de que no hay que tener dolor, de que no hay que sufrir, porque todo eso entra dentro de la misma normalidad en que se incluye el hecho de que nos tenemos que morir. Aprender a adaptarnos, a distinguir lo nuclear de lo periférico y a conocer nuestros abismos y nuestra vulnerabilidad. Y tratar de ser felices con todo ello y a pesar de la adversidad: no sabemos si esto va a ser largo, pero hay que tratar de que sea ancho. El problema no es la muerte, el problema es no vivir No pudieron con nosotros piernas, sin ojos, sin oídos, se les animaba a emprender el camino doloroso de otra vida. Se lo habíamos escuchado tras el 11- S al psiquiatra Manuel Trujillo, profesor de la Universidad de Nueva York, después de algo así ya nadie es como antes Y ahora les tocaba a ellos reconstruirse y despojarse del marchamo de víctima que a metralla y fuego les habían marcado en la piel. Es más positivo aprender de la tragedia, sobre todo si sirve para aliviar situaciones límite, siguiendo un método de trabajo que ha demostrado su utilidad según el testimonio de los propios afectados La misma médula de Superando el trauma. La vida tras el 11- M (Edit. Liebre de Marzo) escrito por el propio Duque Colino junto a la psicóloga clínica María Mallo Caño y la psiquiatra Mar Álvarez Segura, que recoge de manera práctica y real lo que pasó y lo que se vivió en el hospital de la calle de Ibiza, el más Fueron su tabla de salvación y asidos a ellos, los más graves del 11- M pudieron dejar de ser víctimas. Por eso el equipo del psicólogo Duque Colino, que abrió la senda del rescate- -más penoso aún por el uso interesado del atentado- ha hecho de este vía crucis una guía escrita de liberación POR VIRGINIA RÓDENAS FOTO: IGNACIO GIL Ya puedo decir mañana sin miedo (Héctor, universitario herido muy grave el 11- M) tilizan poco tiempo en perder el tiempo. Así que para qué darle vueltas a la cabeza tratando de responder al por qué a mí con que las víctimas del 11- M llegaban perdidas al Hospital General Universitario Gregorio Marañón, donde la mañana de la masacre se atendió al mayor número de heridos y familiares. De ahí que a esa cuestión el equipo de Duque Colino, U que coordinó la atención psicológica, le dedicara pocos segundos: Tus ideas de invulnerabilidad del mundo no son reales. Nadie está a salvo. Te ha tocado a ti como le podía haber tocado a cualquiera. Simple casualidad. Tú sólo eras una posibilidad en la ruleta de los terroristas. Ahora la pregunta no es por qué a mí sino cómo lo voy a hacer a partir de ahora Una víctima, da igual quien sea, sólo es una persona normal en una situación anormal Y de este modo, colocando delante de sus narices que no había vuelta atrás, como fuera, sin