Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 4 07 GENTE BEATRIZ CORTÁZAR Al punto Maite Zaldívar, nacida para mentir Foto con historia. Maite Zaldívar, su marido y entonces alcalde de Marbella, Julián Muñoz, e Isabel Pantoja. El escándalo, en marcha aite Zaldívar. Nacida para mentir (Arcopress) Desde luego el título deja muy claras las intenciones de Tony Sanmatías, autor del libro que en breve aparecerá en el mercado sobre un personaje tan televisivo y marbellí como es Maite Zaldívar. El filón de los malayos da para mucho más que los programas de corte rosa y hasta las librerías se llenan de títulos que versan sobre las andanzas de estos personajes que surgieron a la sombra de Gil y Gil y hoy son pasto de los polígrafos de los platós o las investigaciones del juez Torres. Aunque quien puso el foco de atención en Marbella fue Isabel Pantoja cuando se acercó hasta la milla de oro para convertirse en imagen de ese rincón andaluz que hoy tiene que administrar una gestora hasta que en las próximas elecciones municipales se sepa qué es lo que quiere el pueblo de Marbella que durante los últimos años ha dado la mayoría al partido de Gil, los protagonistas de esta historia de corrupción y líos sentimentales dejarían corta la imaginación de cualquier guionista que buscara una de enredo y mucha acción. Bajo la estela de Pantoja han crecido personajes imprescindibles ya para las crónicas rosas como esa Maite Zaldívar que apareció ante los medios como una mujer dolida tras ser abandonada por un marido que además de alcalde se M Alejandro Sanz controló un chantaje, pero no ha evitado que Valeria Rivera hable por los platós derretía por los huesos de la tonadillera. De los lamentos de Zaldívar se pasó a las bolsas de basura, a su relación con un traficante de drogas y a su implicación en la Operación Malaya. Pero ése sería el final de esta historia que, al más puro estilo Hormigas blancas arranca en el libro de Sanmatías con su primer encuentro con Maite en un top less de Madrid, Le Poupee, que, como su nombre indica, reunía a muñequitas alegres con clientes dispuestos a pagar sus copas. Por si fuera poco y para que no digan, la portada de este libro que curiosamente edita la misma empresa que ya lanzó a la venta otro sobre la prisión de Alhaurín de la Torre con prólogo de Julián Muñoz, viene ilustrada con una imagen de Zaldívar asomada al balcón del Ayuntamiento con Muñoz en el centro de la foto y Pantoja a su izquierda. Ellas con gafas de sol, él con la mano en el pecho se supone que agradeciendo alguna ovación de la gente el trío no tiene desperdicio como tampo-