Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22- 23 D 7 LOS DOMINGOS DE El estudio una obra de 1990, muestra todas las curvas del estilo Botero biado mucho en estos seis años largos. Los turistas empiezan a llegar, y se les ve de buena mañana por el corazón histórico de la ciudad con una sensación de calma a la que resulta fácil acostumbrarse. ¿Durará? No creo que podamos permitirnos volver atrás dice Jaime Almanza, un empresario local. Hace mucho que no hay un atentado en la capital insiste un taxista. Ahora hay menos inseguridad aquí que en otras muchas ciudades de Iberoamérica concluye un español del sector turístico. En La Candelaria luce el sol. En el centro del barrio, la Plaza Simón Bolívar, comenzó a trazarse la actual Bogotá a partir de 1539. Esa es la nuez en la que se desarrolla aún hoy gran parte de la vida cultural y oficial de la ciudad. Los discursos de los políticos y el ir y venir de los turistas. Los restaurantes más tradicionales, con madera y vistas sobre los tejados de este pueblo que conserva sus señas de identidad en el corazón de la inmensa urbe. Las bibliotecas, sobre todo la Luis Ángel Arango. El tantas veces aclamado museo del Oro (www. banrep. gov. co museo) con piezas excelentes y un entorno mejorable (de hecho, está en proceso de reforma) El murmullo de una pequeña fuente en el centro de los patios españoles. El olor a café, el sonido de la salsa o de la cumbia en los puestos callejeros. En la donación de Botero a la ciudad de Bogotá incluyó pinturas, dibujos y esculturas, como las de la imagen diferentes fases, al Museo de Antioquia (www. museodeantioquia. org) en Medellín, el lugar donde nació; la segunda, a la ciudad de Bogotá. En total son cientos de frutos de la abundantísima producción del artista entregados a su país. Algunas personas me han preguntado cuál es el sentido de que estas obras queden en Colombia, en un momento en que el país está viviendo días tormentosos- -decía en noviembre de 2000- Y la respuesta es que precisamente porque nuestra patria está acosada por la violencia es que esta colección debe quedar aquí. A la barbarie hay que oponer la civilización; a la violencia la cultura; a la intolerancia debemos oponer el arte, porque el arte no es un capricho que adorna una sociedad, sino una necesidad espiritual que debe ser compartida con entusiasmo En Bogotá las cosas han cam- El museo Botero de Bogotá reúne 123 de sus obras (pintura, dibujo y escultura) y 85 de su colección privada (Bacon, Renoir, Picasso, Chagall, entre otros maestros) Siete galerías de Europa, Iberoamérica y Estados Unidos han organizado exposiciones especiales durante estos días. La de Madrid finalizará el próximo sábado, día 21