Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 4 07 OPINIÓN TIRA Y AFLOJA Por César Oroz PILAR CERNUDA Política Uno y uno, dos ta apunta y Al Qaida apunta. Estamos entre dos fuegos, a cual más peligroso. ETA amenaza con los males del infierno y Al Qaida ha arreciado sus atentados a pocos kilómetros de España y advierte además que somos objetivo de sus acciones. En Ceuta y Melilla han saltado todas las alarmas, la tensión es máxima y se escudriñan los rostros de los que cruzan diariamente la frontera, no vayan a colarse los esbirros de Bin Laden. Pero es difícil luchar contra quienes están dispuestos a morir matando, más difícil que luchar contra una ETA que es un peligro, pero que se encuentra bastante más trufada de lo que cree. La prueba es que, cuando hace quince días se llegó a un aparente punto de no retorno en las negociaciones, la policía y la Guardia Civil no tuvieron muchas dificultades en detener al Donosti sus miembros estaban controlados, solo había que esperar el momento adecuado para colocarles las esposas. Y si ha trascendido que hay dos comandos más en el País Vasco y otro en Madrid, es porque la policía tiene más indicios sobre ellos de lo que pretenden hacer creer. Estamos en buenas manos, la mayoría de los miembros de la policía y la guardia civil no creyeron nunca en la tregua de ETA y por tanto continuaron su trabajo en España y en Francia, han sabido de sus movimientos y decisiones. Estamos en buenas manos, pero como decía siempre Felipe González cuando se desarticulaba un comando importante y los ciudadanos tendían a dejarse llevar por la esperanza, matar es fácil. Es efectivamente fácil, así que hay que estar alertas porque el enemigo acecha. Los enemigos. ETA y Al Qaida, Al Qaida y ETA. Palabras siniestras. E El gobierno había centrado su actuación política en la negociación con los terroristas. Había apostado tanto que incluso fue más allá de lo que estaban dispuestos a admitir la mayoría de los ciudadanos, lo que no preocupaba demasiado a Zapatero aunque sí a varios de sus ministros, que soportaron regular algunas decisiones que iban contra sus principios. Pero el presidente estaba convencido de que era posi- Blanco ha puesto en marcha el plan B a saber: hablar de Irak (y atacar al PP) para no hablar de ETA ble el acuerdo con ETA, y por tanto estaba convencido también de que esa ciudadanía disconforme pronto olvidaría su disconformidad ante un anuncio de tregua definitiva y entrega de las armas. Se equivocó una vez más. Y deja al PSOE en la peor de las situaciones a mes y medio de unas autonómicas y municipales y a un año de las generales. El PSOE ha pasado de estar seguro de su mayoría absoluta porque ETA se encargaría de ello, a decir- -como ha dicho algún dirigente- -que van a perder votos a lo bestia. Y Pepe Blanco no se conforma, así que ha tocado a rebato para poner en marcha el plan B: que nadie hable de ETA sino de la guerra de Irak. Que salgan los artistas, se afilen lenguas y se memoricen consignas. Y luego él, en persona, aprovecha que las declaraciones de Díaz Pintado y De La Morena demuestran que esos tres días de marzo hubo descoordinación, discrepancias en la valoración de las pistas y fallos en la transmisión de información, para acusar nuevamente a Acebes de mentir y exigir que pague sus culpas. Como si el PP no hubiera pagado suficientemente la mala gestión informativa de aquellas horas, nada menos que perdió las elecciones. Los testimonios en el juicio del 11- M no demuestran para nada que mintiera Acebes, sino que aquello fue un caos. Pero si ni siquiera sabemos el tipo de explosivo utilizado en la masacre Se nota mucho que el gobierno ya no tiene conejos que sacarse de la manga, agotado el think tank y sin ideas ilusionantes. Así que toca arremeter contra el adversario, a ver si así se consigue que los españoles de a pie dejen de pensar en el fiasco de las negociaciones con ETA.