Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18- 19 D 7 LOS DOMINGOS DE Las perspectivas de una Restauración monárquica aumentaron tras aquel encuentro. En la imagen, Don Juan conversa con Franco. A la izquierda, el Infante Don Jaime tisfacía dos de las demandas principales de Don Juan: el tratamiento de Príncipe de Asturias implicaba el reconocimiento de su padre como Rey, y a este último se atribuía la iniciativa en la educación española del heredero. La policía comunicó a Franco que en Santander- -círculo de los marqueses de Pelayo- -y en Algorta- -ambiente de los Oriol- -la noticia había sido acogida con gran sorpresa. La marquesa había comentado que la Monarquía española es muy liberal y no hay más remedio que tener una política un poco más izquierdista en estos tiempos para encontrarnos todos los españoles en el centro Vegas, que era preceptor del Príncipe, fue informado, también en Santander, por un telegrama de Ramón Padilla. Viaja a Lisboa, acompaña luego a Don Juan Carlos a Friburgo, en donde estaba previsto que iniciase sus estudios y, el 27 de octubre, recibe el encargo directo de la Reina Victoria Eugenia que, en nombre de su hijo, le ordena acompañar a su preceptuado a España. Vegas renunció entonces a seguir colaborando en el equipo de Don Juan. Para este último era una pérdida, en cierto sentido, irreparable. No fue menor el desconcierto en San Juan de Luz, donde Indalecio Prieto y el conde de los Andes seguían negociando el 28 de agosto tres días después de celebrada la entrevista. Lo que entonces firmaron no puede ser calificado de acuerdo sino de simple declaración de principios. La Monarquía debería contar con la izquierda si quería tener una transición pacífica. Algo que, más adelante, también Don Juan Carlos habría de tener en cuenta. Como es lógico las reacciones, en el amplio espectro político, poco vigoroso en realidad, fueron muy variadas y permitieron a los informadores de Franco convencer a éste de que su posición, en el interior y en el exterior, era más fuerte. Para Sotomayor, Padilla y Danvila, que podían sentirse protagonistas y bien informados, la entrevista marcaba una rectificación decisiva que iba a llevar a Don Juan al trono. En la carta que el 28 de noviembre escribe Doña Victoria Eugenia a Danvila, le felicita y agradece los esfuerzos precisamente en esta línea. Todos los de este sector eran partidarios de acentuar los vínculos con el tradicionalismo, tendencia que, hasta 1960, cuando menos, también adoptará Don Juan Según informes de la policía española los colaboradores del general Aranda se sintieron traicionados y vapuleados por aquel mismo a quien pensaban ofrecer la Corona; predominaba en ellos el revanchismo contra Franco sobre los intereses dinásticos. Vicente Gay, hablando con Maseda llegó a decir que la Monarquía ha muerto hoy y que Don Juan nos ha borboneado Su interlocutor, recordando que aquel día, 29 de agosto, era la fiesta de la degollación de San Juan Bautista, completó la idea de que es la degollación de don Juan El propio general hizo comentarios en público diciendo que aquello sólo podía provocar el hundimiento de uno y otro. Carraceja, refiriéndose al ilustre defensor de Oviedo, dijo que es la patada que da un amo a su criado Para la Ejecutiva del Partido Socialista en el exilio era indudable que Indalecio Prieto había incurrido en un imperdonable resbalón ya que había sacrificado el frente unido que las izquierdas lograran a una utópica alianza entre todos los antifranquistas. Se buscó una vía suave, aludiendo a la insuficiencia de coronarias que padecía el prestigioso líder para sustituirle por Trifón Gómez. Muchos, en la izquierda, veían en todo el episodio un éxito del Conde de Barcelona, que había sido solicitado desde los dos bandos. Alfonso de Orleans también se mostró crítico: se le había obligado a desempeñar un papel de ruptura para pasar ahora al entendimiento. Y Gil Robles calificó de camarilla de idiotas a todos los que habían tomado parte en la operación. Estas reacciones han influido sobre historiadores y ensayistas alejándoles del verdadero núcleo de la cuestión: ¿por qué ambos interlocutores se mostraron satisfechos por los resultados de la entrevista? Para Franco la estancia del Príncipe de Asturias en España abría una perspectiva nueva dentro de los proyectos enmarcados en la Ley de Sucesión, ya que Don Juan Carlos podía llegar a convertirse en ese príncipe de mejor derecho que asegurase la continuidad. Para Don Juan el compromiso con la Monarquía se restablecía de modo que Franco pasaba a ser un auxiliar poderoso contra la República y contra el Presidencialismo que preconizaban algunos sectores influyentes del Movimiento. Habría que esperar todavía mucho tiempo pero las perspectivas de llegar a la meta de la Restauración aumentaban. Los testimonios de que disponemos permiten afirmar la voluntad de reinar que mostraba Don Juan; pero el interés dinástico está siempre por encima del de las personas. En pocos minutos llegaron al acuerdo sobre el punto fundamental que a Franco preocupaba: los dos Infantes, Juan Carlos y Alfonso, cursarían sus estudios en España Franco explicó a Don Juan que la Ley de Sucesión no estaba pensada contra él, sino a la inversa, ya que su nombre fue siempre considerado como el de mejor derecho