Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 4 07 EL LIBRO PREPUBLICACIÓN La entrevista en el yate Azor Luis Suárez compone una sólida y brillante biografía de quien heredó la legitimidad monárquica y la traspasó a su hijo. Don Juan. La defensa de la legitimidad aporta documentación inédita para trazar un retrato íntegro de una figura fascinante. Ofrecemos a continuación algunas de las páginas dedicadas a la histórica entrevista celebrada en 1948 entre Don Juan y Franco en el Azor Título: Don Juan. La defensa de la legitimidad Autor: Luis Suárez Editorial: Ariel Colección: Ariel Biografías Páginas: 450 Precio: 26 euros Fecha de publicación: 17- 04- 2007 l 15 de agosto de 1948 la señora de Galíndez telefoneó a Don Juan para decirle que todo estaba dispuesto y que el Azor se hallaría en aguas de San Sebastián. Hasta el día 21 no pudo Danvila establecer contacto con Franco. Excelencia: conforme a lo hablado en la última parte de la audiencia que tuvo la bondad de concederme, he esperado la llegada a Burgos para ponerme a sus órdenes. Como durante este tiempo y hasta la salida del Conde de Barcelona de Inglaterra no he querido enterarle del asunto, me he limitado a saber las fechas del viaje y procurar retrasarlo lo posible a pretexto de que yo deseaba verle en un puerto francés. Por fin me citó ayer 20 en Belle- Île y como V aún no había E. llegado, me fui a San Sebastián, de donde he regresado hace una hora, para rogarle que, hasta que yo vaya, se detenga en Arcachon. Así me ha comunicado que lo hará y por ello yo ruego a S. E. que en cuanto tenga diez minutos libres me reciba para poder ir yo a la cita sin perder momento, puesto que desde el día 17 tengo pendientes de mi visita y detenidos a Don Juan y a su hermano Don Jaime, que le acompaña. Sólo debo decir a V que Dios sigue prestando su E. ayuda en el asunto tan trascendente que tenemos entre manos y las impresiones que tengo y le transmitiré no sólo confirman cuanto dije sino que lo superan y mejoran. Estimo, por tanto, que el momento siga siendo el mejor y que si todo termina en bien como espero, cooperará grandemente a la reafirmación de la España que todos deseamos. Era una inversión completa de los términos en que desde 1943 se venía planteando la cuestión El Generalísimo y el Conde de Barcelona aceptaron reunirse en el Azor el día 25 de agosto estando el barco cinco leguas mar adentro contadas desde el monte Igueldo. El día 22 el duque de Sotomayor, acompañado por Padilla y Danvila, llegaron a Arcachon con los últimos detalles. Un dragaminas, Tambre, salió al en- E cuentro del Saltillo para servirle de escolta y proporcionar una pequeña lancha de vapor en la que Don Juan hizo el traslado. Al pisar la escalerilla sonaron los silbidos de ordenanza que se reservan a los almirantes. Franco saludó militarmente al Príncipe y éste le tendió la mano recordándole que no le veía desde 1930 en un cambio de guardia en el Palacio de Oriente. Franco no hizo comentario alguno sobre los detalles de la entrevista, ni fue recogida por escrito. Ricardo de la Cierva recuerda que muchos años más tarde un pariente del Generalísimo le hizo la confidencia de que ambos se sentaron muy mal y que el Jefe del Estado soslayó cualquier referencia a la sucesión. De modo que de este encuentro, tan importante para el futuro de España y que duró tres horas, sólo sabemos algo a través de los comentarios que el propio Conde de Barcelona hizo a Gil Robles y a Sainz Rodríguez, de modo que no estamos en condiciones de garantizar la exactitud de estas noticias Hemos de fijarnos, sobre todo, en algunos detalles concretos por la influencia que llegaron a ejercer sobre el proceso político restaurador. En pocos minutos llegaron al acuerdo sobre el punto fundamental que a Franco preocupaba: los dos Infantes, Juan Carlos y Alfonso, cursarían sus estudios en España fijando en ella su residencia Parece seguro, también, que Franco explicó a Don Juan que la Ley de Sucesión no estaba pensada contra él, sino a Luis Suárez Historiador Los testimonios de que disponemos permiten afirmar la voluntad de reinar de Don Juan; pero el interés dinástico está siempre por encima del de las personas Las reacciones de los círculos monárquicos en torno a la entrevista fueron variadas, pero, en general, desfavorables. En la Prensa extranjera fue una conmoción la inversa, ya que su nombre había sido considerado siempre como el de mejor derecho Pero nada más sobre esta importante cuestión, de modo que Don Juan tuvo motivos suficientes para pensar que se estaba promocionando la persona de su hijo por encima de la suya propia. Él iba a tener, sin embargo, la oportunidad de sostener que la iniciativa de que el heredero fuese formado en España había sido suya. En el almuerzo estuvieron presentes el Infante Don Jaime, que estaba entonces en buenas relaciones con su hermano, el general Martín Alonso, Pedro Galíndez, Sotomayor y además Pedro Nieto Antúnez, comandante del Azor, Danvila, Eduardo Real de la Riva y Jesús Corcho. En medio de la conversación surgió un tema espinoso. Franco aludió a cómo había recomendado a Don Juan que no cruzara la frontera suiza con Italia, por ser gesto inoportuno a lo que Don Juan replicó recordando el discurso en que aquél hablara de un millón de hombres si el camino de Berlín fuera abierto. Este detalle que corrobora Pérez Mateos debe considerarse exacto ya que el 11 de octubre de 1948 Franco se sintió en la necesidad de hacer una aclaración en el discurso que pronunció en Sevilla: él no pensaba en otra cosa que en el porvenir de Europa, amenazada, como ahora se veía, por el avance comunista del que debía ser defendida. Las reacciones de los círculos monárquicos en torno a la entrevista, fueron variadas pero, en general, desfavorables. Los ecos que la noticia despertó en la prensa extranjera fueron tan grandes y, a la vez contradictorios, que Martín Artajo propuso a Franco, el 28 de agosto, dar una nota oficial muy escueta que dejase las cosas bien claras: Aparte de saludarse y cambiar pareceres sobre problemas generales, objeto concreto de la conversación fue la educación del Príncipe de Asturias que, por deseo de S. A. R. comenzará el próximo curso en Madrid sus estudios de bachillerato. El contenido de la misma sa-