Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 4 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Agenda ETA T riste pasión la de ir siguiendo como ciudadano las revelaciones sobre la agenda de ETA, ahora fatídica y omnisciente. Aguda sensación de inopia al ver como estaban ahí, asediados por los servicios de seguridad y de inteligencia, pero con la capacidad de rebrote que les fue allanando la oferta de diálogo. Crítica airada o conmiseración estupefacta ante un gobierno que ni sabía ni preveía, llevado de una ensoñación que puede considerarse tan candorosa como arriesgada, al tiempo que instrumentaba el pase del partido de la oposición a los páramos de la intransigencia. Fatiga de la libertad en unos, lo que en otros es miedo al terror. De la agenda de ETA solo falta saber cuando volverá a atentar. El imprescindible Georges Simenon siempre regresa al mercado bibliográfico español Venturosos bronceados LA SEMANA EN UN BLOC Identidades equívocas a expansión del particularimo no deja sin afectar la menor parcela del territorio global, al contrario de lo que suponían quienes se consideraban sobre todo ciudadanos del mundo por el hecho de haber tomado un bourbon en el Harry s Bar de Paris, no lejos de las Tullerias. Hasta el 11- S, dejaban el corazón bajo préstamo en Manhattan. Consideraban Casablanca como una sucursal subarrendada del piano de Sam, hasta que ha resultado ser una ciudadela del fundamentalismo. Pero ahora, ¿a dónde viajar para poder decir que Europa es el pasado tétrico y el indigenismo es el futuro genuino? ¿Dónde sentirse seguros? Por ahí vagan, reconvertidos a cualquier identitarismo de rihad de poncho o de Islam negro. Cualquier cosa antes que agradecer la tierra que les vio nacer, las raíces de la infancia, la patria del paisaje y de los antepasados, el sabor de la cocina que practicaba la abuela. De ahí quizás provenga el dilema de nuestro tiempo: ¿Alquilar o comprar? surgimiento islámico daban la culpa de todo al colonialismo. Nada significaban las tesis expansionistas del Islam, nada permitía suponer que tales tesis quedasen en manos del terror más sangriento. Del mismo modo, con este atentado de ahora especialistas muy parecidos a los de antes dicen que la causa de esta oleada terrorista es el egoísmo existente en ambas riberas del Mediterráneo. Aquella tragedia argelina de los años noventa no tuvo lugar para Europa: tras los atentados de Nueva York, Madrid, y Londres, la cosa es distinta aunque nos venden el humo de siempre los especialistas de siempre. Por lo demás, el fracaso institucional de Argelia tal vez tenga algo que ver con los modos de la independencia y la violencia de la revolución. H L VALENTÍ PUIG ay que ver la envidia que da la infalibilidad de esa mirada experta que distingue a la primera un bronceado de pista de esquí o un bronceado de rayos UVA. Ni Proust fue tan certero al distinguir entre estratos sociales en el salón de la señora Verdurin. Van muchas horas de considerar epidermis. Esos bronceados son el Golden Gate que cruza la primavera para llevarnos a la sensualidad del verano. Son una premonición de horas de agosto al borde de la piscina, a la espera del salmorejo, de la botella de vino blanco frío y angelical. Todavía faltan meses de oficina, de fumar pitillos catacumbales en la acera, de hablar mal de los colegas y de añorar unas vacaciones de Semana Santa que resultaron lluviosas y demasiado cortas. Dama y vagabundo xageramos pero no mucho al suponer que el mundo se divide entre lectores de Agatha Christie y lectores de Simenon. Lo más usual es que uno nos guste más que el otro, según sea el último que acabamos de leer. En el mercado español, Agatha Christie siempre está; Simenon, siempre regresa. En Bruselas se va a vender estos días una de las mejores colecciones sobre Simenon, alarde de fetichismo bibliográfico como para derretirse de envidia. Para los lectores de a pie, quedan las buenas reediciones, el video de la entrevista con Pívot y algunas adaptaciones cinematográficas, con Jean Gabin como Maigret, por ejemplo, y el libro de recetas de la buena Madame Maigret, impagable acicate del paladar y la nostalgia. vpuig abc. es Facultad okupada n puñado de jóvenes okupan y autogestionan un anexo de Ciencias Físicas en la Complutense, en el empeño de una universidad que sea un lugar para aprender entre todos sin jerarquías, horizontal y asamblearia Sensacional: los alumnos enseñan a los alumnos, el saber se transmite por horizontalidad y las decisiones se toman a mano alzada. Al fin nos quitamos de encima el lastre de la academia aristotélica, vertical y jerárquica. ¿Cuánto le cuesta al contribuyente, cada año, mantener un pupitre de la Complutense? Seguramente tenía esos datos El Cojo Manteca. E U Ese califato l atentado de Argelia, concretamente, ha activado las viejas retóricas que ya intentaron camuflar la barbarie fundamentalista que en los años noventa costó 200.000 vidas argelinas. En aquellos días, los mismos especialistas que ni tan siquiera habían advertido la posibilidad de un re- E