Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 4 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Es como ve el músico Stefano Russomanno el dibujo de una placa neurítica de la enfermedad de Alzheimer, realizado en 1911 por el psiquiatra alemán que la había descrito cinco años antes a la vista del mal que acabó con Auguste D. Cráter de volcán y montaña vistos desde arriba Los paisajes del cerebro Entre la ciencia y el arte (Viene de la página anterior) quien abrió la puerta a ese universo de sugerencias a que conducía el estudio del sistema nervioso cuando bautizó con el poético nombre de mariposas del alma a las células piramidales, ¡esas células- -escribió en 1917- -de formas delicadas y elegantes, cuyo batir de alas quién sabe si esclarecerá algún día el secreto de la vida mental! Porque para Cajal, desde el principio, fue una evidencia: El jardín de la neurología brinda al investigador espectáculos cautivadores y emociones artísticas incomparables. En el cerebro- -confesó- -hallaron, al fin, mis instintos estéticos plena satisfacción Cumplido el afán del artista que quiso haber sido- -y que no llegó a cruzar el umbral de la Facultad de Bellas Artes por la obstinación de un padre empeñado en que el hijo estudiara Medicina, para fortuna de todos nosotros- Javier de Felipe, profesor del Instituto Cajal e investigador del Consejo Superior (CSIC) Jorge Wagensberg, profesor en la Facultad de Física de la Universidad de Barcelona, y Henry Markram, director del Instituto Brain Mind de Lausanne, cumplen ahora su sueño de reunir en un libro espectacular los bellísimos paisajes del cerebro a través de los dibujos de aquellos pioneros, coetáneos de Cajal, y de las fotos con tecnología punta de los neurocientíficos del siglo XXI. Explica De Felipe que Paisajes neuronales: libro en honor a Santiago Ramón y Cajal -obra del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (www. publicaciones. csic. es) que verá la luz en los próximos días- auna la vertiente investigadora y artística de nuestro nobel. Queríamos mostrar una selección de imágenes pa- Nuevos brotes en un paisaje devastado por el fuego Impresión del escritor Antonio Fontana ante el primer dibujo de Golgi (Premio Nobel con Cajal) de una preparación histológica del bulbo olfatorio de un perro, teñida con su propio método (1875) ra revelar al público en general que el estudio del sistema nervioso no sólo es importante por razones obvias sino por la inesperada belleza natural que exhibe. Tal sublimidad ha sido descubierta gracias a métodos de tinción, tanto tradicionales como modernos, que se utilizan para visualizar la estructura del sistema nervioso, un verdadero bosque de floridas células neurales llenas de colores. De hecho, estamos convencidos de que el lector se sorprenderá del parecido de algunas de las imágenes con las pinturas de grandes artistas como Renoir, Miró, Picasso o Chagall. Además, muchos de los bellos dibujos de los investigadores de los primeros tiempos son prácticamente desconocidos por el común de la gente, y, en particular, por los jóvenes neurocientíficos que no han tenido fácil acceso a ellos al estar publicados en obras, hoy difíciles de encontrar Cajal abrió la puerta de la sugerencia a que conduce el estudio del sistema nervioso al bautizar con mariposas del alma a las células piramidales, delicadas y elegantes