Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 D 7 LOS DOMINGOS DE Fantasmas errantes en bosque invernal de hoja caduca Así ve el físico Jorge Wagensberg el dibujo de Santiago Ramón y Cajal realizado en 1926 en el que detalla una célula de Purkinje (el más grande de los tipos de células del cerebelo) en un caso de demencia precoz. ¿Hay en nuestros parques algún árbol más elegante y frondoso que el corpúsculo de Purkinje en el cerebelo o la célula psíquica, es decir, la famosa pirámide cerebral? había escrito el nobel nueve años antes Los paisajes del cerebro Entre la Ciencia y el Arte espectáculo cautivador del jardín de la neurología y su devenir a lo largo de un siglo POR VIRGINIA RÓDENAS Con los dibujos de Cajal la ciencia se convierte en arte El convencimiento de Fernando de Castro, uno de los alumnos más aventajados del nobel, es el dogma que primero alentó una exposición y ahora un libro, Paisajes neuronales (Edit. CSIC) donde se exhibe en todo su esplendor el rainstorming (desayuno en Eron) es lo que sugiere al escritor Eduardo Lago la foto de ese cerebro de un pez cebra de cinco días que el profesor Michael Hendricks, del laboratorio de Neurobiología de la Univer- B sidad de Singapur, ha tintado con dos anticuerpos para un estudio que tiene como objeto su aplicación en la enfermedad de la esclerosis. O un campo de amapolas le parece ver al profesor Jorge Wagensberg, director del Área de Ciencia y Medio Ambiente de la Obra Social La Caixa -directora y producto- ra de la exposición Paisajes neuronales fuente inagotable de todas estas impresiones- -la imagen de unas interneuronas inhibitorias de la corteza cerebral de un ratón. O del otro ángel azul habla el filósofo Fernando Savater al contemplar la fotografía de un neuroblastoma de ratón en diferenciación. Visto así, ¿de qué extrañarse cuando a la artista Marina Núñez se le antoja la res colgada de Rembrant oscilando dentro de un cráneo vacío la representación ante sus ojos del armazón estructural de unos astrocitos de rata? ¿Un ejercicio de locura, una vuelta de tuerca al snobismo? ¿Tal vez el útimo camelo pseudoartístico? Más simple: sólo expresiones de emoción ante la contemplación de imágenes fascinantes, ráfagas de un sentimiento desbordante que para don Santiago Ramón y Cajal, pionero y maestro en tantas cosas, fue siempre uno de sus placeres más gratos. No en vano, él fue (Pasa a la página siguiente)