Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
15 4 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Llegada a España por la puerta grande, con visado, y en avión Malik En tierra prometida (Viene de la página anterior) ta que estos días trabaja en la casa que se construye un vecino de Thiaroye instalado en Madrid, le pide que sea respetuoso y honesto con los que le han facilitado los papeles Astu, su madre, separada y casada de nuevo, se siente afortunada frente a otras madres que han perdido a sus hijos en el mar Llora al recordar la llamada de móvil que le hizo su hijo una de las veces que se iba a embarcar con otros clandestinos. Pero Malik es un auténtico témpano, a pesar de haber conseguido lo que muchos no lograrán nunca: que Europa le abra las puertas de manera legal. A las cuatro de la mañana del pasado miércoles, con dos golpes de per- fume sobre su traje gris, apenas da la mano a su madre en el momento de separarse de ella sabe Alá hasta cuándo. Ninguno de esos a quienes no debe olvidar le acompañan al aeropuerto, ni siquiera sus amigos, a los que dice que echará especialmente de menos. Astu vierte un chorro de agua en la puerta en un nuevo rito animista con el que reclama la vuelta a casa de su hijo. Malik parte hacia España con su flamante visado en el pasaporte, decidido a obedecer a sus jefes y a luchar contra su debilidad por las chicas, que intenta hacer compatible con las leyes islámicas. Su sueño no es quedarse en Europa. Lo repite varias veces, aunque es consciente de que el destino lo ha marcado a fuego como un privilegiado en un continente de desesperados. Voy para trabajar para regresar a mi país en el futuro Entre ceja y ceja tiene la idea de comprar una parcela para levantar una casa en la que dar cabida a toda la familia, como hacen casi todos los que emigran al extranjero. Ya en el avión empieza a creer que es verdad lo que le está pasando. Sólo tardaré un par de noches más en darme cuenta Ape- Malik llega a España con su flamante visado, decidido a obedecer a sus jefes y a luchar contra su debilidad por las chicas, que intenta hacer compatible con el Islam nas da una cabezada, y pasa las horas escuchando música de su nuevo reproductor MP 3. Consciente del cambio que ha dado su vida, piensa en alto mientras mira por la ventanilla ya sobre tierra española: He llegado en cinco horas de avión y me acuerdo de los cinco días que pasaba en el cayuco, sin comer... dice sin ánimo de adornar sus fracasadas travesías. Mi tierra prometida afirma por fin con las primeras luces de Barcelona bajo las alas, mientras trata de buscar el Camp Nou aunque recuerda que se morirá madridista. Superado el control de pasaportes donde un agente mira hoja por hoja su documentación, quizás incrédulo, Malik pasea su espigada figura de 1,86 metros libre como el viento junto a la cinta que trae las maletas. Sólo me falta la corbata puntualiza al abrocharse el botón de la chaqueta. Fuera le esperan el director general de Tecnol, algunos de los empleados con una gran pancarta de bienvenida y varios periodistas. Todos se arremolinan y los viajeros se preguntan entre las cámaras quién es... Es el golfista ese norteamericano es el hermano de Etoo es un jugador de fútbol No, es Malik Gueye, un senegalés mil veces clandestino que, gracias a un triple salto mortal sin red del destino, ha conseguido lo que nunca había soñado. Ahora soy un hombre legal Al fin, un puesto de trabajo en la empresa Tecnol, donde le ofrecieron un contrato al enterarse de que de nuevo quería salir en cayuco