Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 D 7 LOS DOMINGOS DE Tres veces intentó llegar a España en cayuco. Las tres fracasó. Y preparaba un cuarto intento cuando le llegó una oferta de trabajo a través de un programa de radio mentar su trabajo con el aprendizaje de español y catalán y, si es posible, estudios superiores. Pero Malik, ante la sorpresa de los que no le conocen, parece mudo. Su alegría va por dentro. De su boca salen menos palabras de las que sabe, pero las suficientes para expresar sus ilusiones. Lo mismo canta a la cucaracha que no sabe caminar que te traduce el último éxito de Abdou Guitte Seck, Modou- modou (los que emigran) en el que se rinde homenaje a los miles de senegaleses que, como él, se ven obligados a alejarse de su tierra. La tradición islámica se mezcla en Senegal con la brujería, el mal de ojo, la superstición y todo tipo de maldiciones. El visado Schengen que le abre las puertas al sueño europeo no impide que el brujo de turno le dé una última orden antes de viajar. Tiene que sacrificar un cordero blanco- -así lo hizo el Martes Santo- cuya carne repartirá entre los más necesitados de Thiaroye. Por si fuera poco, en su cintura Malik lleva siempre amarrados tres gri- gris (amuletos) supuesto muro contra todo tipo de males. Aun así su familia no quiere airear mucho que Malik se va de legal a España. El miedo que aquí todos tienen al maleficio explica el secretismo con que planea su viaje. El pasado lunes le acompañamos a comprar su maleta. Es de los pocos preparativos que observamos, porque su frialdad evita cualquier tipo de ceremonia o despedida. En ella guarda algo de ropa, su álbum de fotos con varias de sus novias y algunos discos compactos con su música preferida, como Enrique Iglesias o el Dúo Dinámico, a los que llama sus abuelos La noche del martes es la última que pasa en Thiaroye. Siete personas en la misma habitación en compañía de una legión de cucarachas impasibles. Una cama de matrimonio y un par de colchonetas para él, su madre y cinco niños más entre hermanos y hermanastros. El sentimiento de familia está siempre presente. Tanto él como sus padres coinciden en la principal consigna: No olvides a los tuyos ni te separes de la senda del Islam Atrás deja una veintena de personas pendientes de él y del dinero que pueda mandar en forma de remesas. Ndiogo, su padre, un electricis (Pasa a la página siguiente) Retenido en una comisaría cuando intentaba llegar a España en piragua Llega el milagro: Malik recibe una oferta de trabajo. Todo lo tiene dispuesto Miedo al maleficio rado, y apenas tuvo fuerzas para regresar a la costa de la ex colonia española. De nuevo el Atlántico le respondió con otro revolcón. ¿Qué hizo? Preparar un cuarto reto al océano. Como muchos senegaleses, Malik cree que, para hacer más propicio su destino, debe buscar el consejo de un brujo. Y el brujo le aconsejó que, para lograr llegar a buen puerto, debía matar un gallo y bañarse en su sangre. Así llegaría a España. Y en esas estaba, preparando un nuevo intento de desembarco en nuestro país, cuando un empresario de Reus (Tarragona) se enteró de sus intenciones a través de la cadena Ser y le ofreció un puesto de trabajo por medio de las ondas, aprovechando una de las modalidades previstas en el Ministerio de Trabajo para contrataciones en origen. El embajador de España en Senegal, Fernando Mo- Pasaporte de Malik con visado Schengen: un preciado tesoro en Senegal rán- -hijo del antiguo ministro de Exteriores- fue testigo de la oferta. Xavier Martínez no estaba dispuesto a que Malik fuera un cadáver más a merced del Atlántico y llamó a la radio para poner freno a las intenciones casi suicidas del joven. Desde aquel 22 de septiembre han sido necesarios más de seis meses para que el director general de Tecnol, una empresa de más de 400 empleados que aplica la tecnología química a la construcción, pueda arrancar a la burocracia española el permiso necesario para recibir en su sede al joven senegalés. Claro que tampoco es fácil conseguir los papeles cuando hay miles de africanos que, como Malik, están dispuestos a hacer lo que sea por pisar el sueño europeo. España o la muerte En Tecnol cobrará 1.100 euros al mes por trabajar en el laboratorio de pruebas. Le han buscado piso y ya tiene bicicleta para ir a trabajar. Xavier Martínez se ha comprometido además con comple- A veces ocurren milagros