Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24- 25 D 7 LOS DOMINGOS DE El Corazón de la Tierra El 10 de abril se presenta en Minas de Riotinto- -y el 13 se estrena en toda España- -la película El Corazón de la Tierra (de Antonio Cuadri) basada en la novela del mismo título de Juan Cobos Wilkins, hijo de estas minas de historia trágica y fabulosa. Riotinto es el lugar donde late El Corazón de la Tierra. Una historia de amor y sed de poder. La afamada escritora Blanca Bosco relata a su hija Rose los acontecimientos que vivió de niña, a finales del siglo XIX y principios del XX, cuando las minas de Riotinto eran un polvorín social. Los mineros sufrían largas horas de trabajo en las teleras que quemaban sus pulmones. Y los sindicatos- -que comenzaban a tener fuerza en Europa- -consiguieron levantar a los mineros en contra de los propietarios de la mina- -ricos ingleses que vivían en un barrio exclusivo para ellos- -para exigirles mejores condiciones de vida. Blanca vivió aquellos acontecimientos junto a su amiga Kathleen, una inglesa, sobrina del responsable de las minas, Mr. Crown, y al lado de su madre, Mercedes, y de Maximiliano, su padre adoptivo, un revolucionario que alentó las protestas contra la devastación de la tierra y la explotación de los mineros. En la novela y en la película se relatan los acontecimientos históricos ocurridos el 4 de febrero de 1888- -conocido como el año de los tiros -cuando murieron unas 200 personas que se manifestaron ante el Ayuntamiento de Riotinto, en la que puede ser considerada la primera manifestación ecológica de Europa. En los juzgados se apilaban cientos de reclamaciones, pero la Río Tinto Company Limited era la mayor organización comercial de España, ninguna otra empresa privada generaba en el territorio nacional tal cantidad de puestos de trabajo y pagaba al fisco cuantiosos impuestos. Así que se intentó ocultar la matanza, de la que nunca se supo con exactitud el número de muertos. El tren minero que recorre la antigua vía nos conduce a lo largo de doce kilómetros, en paralelo al cauce del río de aguas teñidas de fantásticos matices de rojo y amarillo a la India, y traído a Riotinto con ocasión de la visita del Rey Alfonso XIII; aquí se quedó para transportar a Huelva a los antiguos directivos de la empresa. Construido en madera de caoba con dos departamentos (caballeros y señoras) y aseos con agua fría y caliente, está considerado como el vagón de pasajeros más lujoso del mundo en vía estrecha. Otras curiosidades custodiadas en el Parque son el barrio victoriano de Bella Vista, construido en el último tercio del siglo XIX con una de sus casas- -la número 21- -perfectamente rehabilitada y convertida en museo, para que podamos contemplar de cerca un estilo de vida, y otras mansiones transformadas en hoteles que conservan el encanto de lo antiguo. De entre las numerosas minas del lugar, la más visitada es la Peña del Hierro, una enorme excavación a cielo abierto a 10 kilómetros del pueblo. En las antiguas instalaciones mineras el visitante podrá adentrarse por una gale- El paisaje es recorrido por abruptos cortes de terreno ría de 200 metros que desemboca en un mirador sobre un lago de aguas rojas de la Corta de Peña de Hierro, que ya fue explotada por los romanos. Cerca queda el nacimiento del Río Tinto, donde en la actualidad los científicos de la NASA llevan a cabo diversos experimentos del proyecto Marte. Las peculiaridades del agua y la posibilidad de que se dé vida en un ambiente tan extremo y cargado de mineral, permiten encontrar ejemplos de situaciones que pueden darse en el planeta rojo, al que se pretende llegar en las próximas décadas. Y cerca queda, también, la Casa de Máquinas, que sirve de centro de acogida y donde se puede- -provisto de casco- -recorrer una de las galerías. Pero lo que más llama la atención a quien se acerque hasta aquí, es el recorrido en tren minero por la vieja vía férrea que llevaba el mineral a Huelva. Son doce kilómetros a bordo de los antiguos vagones a lo largo del cauce del río y la visión sorprendente y a ratos inquietante de sus aguas teñidas de rojo y amarillo, viendo pasar las antiguas minas y estaciones. Y al descender del tren, como broche final, el espectacular escenario del río y sus fantásticos matices metálicos.