Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ El Club Pigwick principios de mes se publicó que Victoria Beckham había sufrido un shock porcino. La pobre había sido perseguida por dos cerdos mientras buscaba colegio para sus hijos en Los Ángeles. Según contaba The Nacional Enquirer cuando fue invitada a visitar el laboratorio de ciencias de una de las escuelas aparecieron dos marranos y empezaron a resoplar a sus pies. Y ella, como Torrente, Vais, vais Bueno, en realidad, empezó a correr (con tacones) y a gritar Aléjenlos de mí que no tiene el ingenio de Santiago Segura, mientras los presentes aguantaban la risa que se les escapaba por la nariz. Pero para shock victoriano, lo del club de lectura, un episodio mucho más bizarro que lo de los cochinos. Ah, y me temo que los niños no van a ir al colegio de marras (nos) Se le han echado encima porque tiene la intención (según el Daily Star de fundar un book club en Hollywood para comentar entre amigas los clásicos británicos. Charles Dickens, Thomas Hardy (a ver si lo ha confundido con Ed Hardy, el de las camisetas) y Jane Austen. Menos mal que de los tres hay adaptaciones televisivas y cinematográficas. Es verdad que el hábito de la lectura está sobrevalorado, como lo está la inteligencia (y las tetas) pero si la chica ha decidido leer no sé a qué viene cargar contra ella. Mucho mejor será entretenerse con el club de lectura que con la cienciología. Aunque sea para comentar lo buen partido que es el señor Darcy o lo malo que es el primo de Tess d Urbenville. Y qué no daría yo por presenciar una de esas reuniones mensuales con Katie Holmes y Jennifer Lopez. (ya saben, una chica puede salir del Bronx pero es muy difícil que el Bronx A Vicky Martín Berrocal felicitó a su ex Manuel Díaz, por su próximo hijo ma Feria de Abril lucirán muchas de sus clientas. Otra fiesta fue la que celebró el campeón Carlos Sainz y sus socios para inaugurar un nuevo circuito de karting en Madrid. Número uno en el motor, Sainz podría presumir de lo mismo a la hora de hacer negocios. Desde los gimnasios de lujo que ha montado a estos circuitos de coches que hacen las delicias de niños y mayores. Para brindar por el futuro del nuevo centro Sainz organizados carreras, una de las leyendas del motor y otra de campeones que por supuesto ganó. Entre sus amigos se encontraban el futbolista Raúl con su mujer Mamen y el empresario Javier Merino, que últimamente acude solo a todas las convocatorias. Desde que el ex marido de su mujer Mar Flores, el italiano Carlo Constanzia, lloró con el polígrafo puesto en el cuerpo mientras recordaba sus años con Mar a la modelo se le han quitado las ganas de salir y hablar de ese turbio asunto. Está muy afectada por todo lo que se dijo y por lo que la opinión pública pueda pensar. Hay que ver lo que unas lágrimas pueden conseguir. Sonrisas y vida sana es lo que promueven los hijos de Isabel Preysler, Julio José Iglesias y Tamara Falcó, que acudieron a Port Aventura para inaugurar la nue- va temporada. Los hermanos compaginaron así su primer bolo comercial juntos y la verdad es que se ganaron al personal. Nada como reconocer las verdades. De ahí que, a la pregunta de qué opinaba sobre los que la llamaban pija Tamara no negó la evidencia de la misma manera que su hermano Julio aseguró que si su padre y Enrique están dispuestos a grabar juntos una canción a él le encantaría sumarse al dúo. Sin photoshop ni chorradas: naturales y sinceros. También espontánea y divertida fue la fiesta con ambiente años 60 que organizó la revista El club de la buena vida con invitados como Syliana Stella. ex de José Luis de Vilallonga, que alucina cuando oye a quien la acusa de enriquecerse a costa de cuidar a su ex marido (lo que hay que oír) o Alejandro Serrano Zaera y Fernando Martínez de Irujo, que bailó con sus amigos demostrando que su madre no está tan enferma como algunos agoreros quieren hacer ver. salga de una chica) En cuanto a Katie, se ha hecho socia del presunto club sin pensárselo mucho. Cualquier cosa por salir de esa cárcel de oro, que cantaría Marifé de Triana. Victoria Beckham ya había escrito un libro That extra half an inch Era lógico que una vez metida en el rollo literario fuera más allá. Naomi Campbell sí que siguió el camino equivocado. Después de aquella novela llamada Swan le dio por atacar al servicio, lo que le ha conducido a llevar las botas colgadas como Kung Fu (moda de la que también participa Heather Mills, sólo que la ex de Paul McCartney se cuelga a la espalda el zapato con la pierna dentro) Cuando Naomi escribió (o lo que fuera) aquella novela, Terry Pratchett, que no parece estar entre los clásicos británicos de Victoria, dijo que quería ser modelo: Por supuesto, no sé cómo se hace eso, y no sería nada bueno en ello si lo hiciera, así que voy a contratar a alguien para que recorra la pasarela en mi lugar. Pero, aun así, sería yo, por supuesto 3. Una lástima que Victoria, tú te lo pierdes, no haya leído la saga de Mundodisco para incluirla en su tertulia. En fin, es que cualquiera esperaría que Vicky, después de su libro de consejos de belleza y estilismo, escribiera, no sé, un consultorio en una revista. Cielos, se le ha adelantado el duque de Feria, que tiene uno en GQ Desde la columna diaria que Anna Nicole Smith tenía en el National Enquirer no había visto cosa tan interesante. Por cierto, que en GQ sale un pedazo de anuncio a dos páginas del Hand Made To Measure de Giorgio Armani con Cayetano Rivera (una foto de columnista, con el torero sujetándose su preciosa cara con la mano) Unas páginas más allá está el consultorio de estilo de Rafael Medina. Para él es esencial que los cuellos de los polos se levanten. Y recomienda que, incluso en las chaquetas confeccionadas, se pida que los ojales de los puños se abran. También señala que el botón de cierre en una chaqueta debe estar a la altura del ombligo. Y que si tratas bien unos zapatos de cordobán te durarán toda la vida. Él sí que sabe. Victoria también, pero ha tomado otro camino. A lo mejor ahora dice eso de adoro leer como Agata Lys dice lo de adoro la música en Los santos inocentes Y a lo mejor la lectura de Dickens le hace algún bien. Quizá se dé cuenta de que los personajes odiosos de Dickens son flacos (Jingle y Trotter, Mister Perker, Mister Fogg) y, sin embargo, los gordos como Pickwick son buenos. Mira, El Club Pigwick, para no olvidar lo de los marranos, podía ser el nombre de su club de lectura.