Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
1 4 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Khady Koita es el paradigma de la militancia de sí misma La mujer africana, un animal de carga sobre cuyas espaldas pesa todo un continente fundo culto a los antepasados. Dado que en ese continente- un planeta, un cosmos heterogéneo y de extraordinaria riqueza sus habitantes han sabido que un hombre solo no podría sobrevivir han tendido a agruparse. Durante siglos, los africanos anduvieron y anduvieron a través de su tierra huyendo del hambre, tratando de sobrevivir Ahora, quizás cansados de caminar sin calmar sus ansias, intentan hacerlo en Europa, un continente, por cierto, al que no podían viajar. Concretamente, en el Congo belga, los negros tenían prohibido salir más allá de las fronteras del lugar en el que habían nacido. Liquidada la inhumana medida, son miles y miles los africanos que llegan a Europa, por métodos ciertamente también inhumanos, para encontrar la solución a sus problemas vitales. No obstante, no aparcan sus costumbres, basadas en creencias ancestrales, en sus lugares de origen. Pero son las mujeres las que antes toman conciencia de las rémoras que castran su independencia, sea sexual por medio de la ablación; sea personal por las barreras que los maridos o familiares varones les imponen para su desarrollo laboral y personal. Khady Koita de la mujer africana que, ni en Europa, es ciudadana de pleno derecho POR TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO Horror de África en el corazón de Europa Las mujeres son las auténticas sacrificadas de la inmigración La declaración de la senegalesa Khady Koita resume la vida sin escapatoria uenta Ryszard Kapuscinski en Ébano (Anagrama) con la sabiduría y la experiencia habituales en él, que África es más que un continente y que en su inmensidad de clanes y tribus, su rasgo más importante ha sido su provisionalidad. ¿Debida a qué? A la necesidad impuesta por un clima tan hostil- -realmente es tal y cual C nos describían el infierno- que obliga a desplazarse a la búsqueda de la supervivencia. Kapuscinski- el enviado de Dios como le llamó Le Carré y a fe que acertó al decirlo, tanto fue su acercamiento a los más pobres del mundo- escribe refiriéndose a África: La continuidad que aquí goza de buena salud y cimenta diferentes comunidades es la de las tradiciones, ritos tribales y pro-