Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30- 31 D 7 LOS DOMINGOS DE ROSA BELMONTE Expediente Ñ Peras robadas na vez Shelley Winters dijo que aparecer desnuda en el escenario era repulsivo, pero que si ella tuviera 22 años y un cuerpo estupendo, entonces sería algo artístico, con buen gusto, patriótico y una experiencia religiosa de provecho. Shelley Winters era una estupenda actriz pero su aspecto se escoraba hacia el de una vecina de bloque (y la tentación casi nunca vive arriba, ni abajo, ni al lado) Cómo no iba a preferir Montgomery Clift a Elisabeth Taylor en Un lugar en el sol Elsa Pataky no tiene 22 años pero sí un cuerpo estupendo así que la cosa de su desnudo playero reversible tiene mucho de patriótico, de plantar un culo en el Caribe (no es lo mismo que una pica en Flandes, pero vaya) Y qué mejor sitio que el Caribe para un acto de piratería. Los Francis Drake y Henry Morgan de la actualidad llevan teleobjetivo. Lo más curioso es que seguramente muchos de los que están de acuerdo en que aquí unos se han aprovechado del trabajo de otros ponen el grito en el cielo por el canon digital. Vale que con las fotos patakianas se ha lucrado mucha gente (los que han vendido las fotos y los que han vendido el Interviú y no son supuestos iguales, pero pensemos que Elsa Pataky y la producción de Elle (estilismo, peluquería, maquillaje, capaza de marca, minishort, cinturón... son una canción, una serie de televisión, una película en el pozo sin fondo de internet. De esas gratis total (es como quedarse de noche en El Corte Inglés y agarrar lo que a uno le dé la gana, aunque no se tenga ninguna conciencia de bandolero) Se trata, en definitiva, de talento y tetas ajenas. Y voy y copio la obra original porque está ahí graciosamente puesta a disposición de quien quiera tomarla. Bueno, como en el cartel de Ninette se copió (por lo menos era igual) la foto publicitaria de Kate Moss para el perfume Opium de Yves Saint Laurent. Oye, es que hasta la misma ropa, las mismas medias, el mismo desmayo corporal. A mí me gusta cuando Inteviú escribe en su última y famosa portada lo de ¡Por fin! (que no sabía yo que hubiera tal demanda social) Hombre, que tampoco han pillado a la Preysler, que es una habitual del deshabillé. Pero Elsa Pataky es dueña de su imagen (lo del honor y la intimidad no lo tengo tan claro en este caso) y hará bien en pleitear para que se le reconozca, a ver si hubiera una sentencia Pataky como ha habido una sentencia Carolina (que en España nos pasamos por el forro del Aranzadi) Aunque vista Elsa en bikini, de paisana, en Mujer Hoy Corazón un día después del de autos (8 de marzo, día de la mujer trabajadora, toma ya) lo cierto es que la rubia está mucho más estilosa y atractiva con los brazos en jarra y con las peras tuneadas al aire, tal y como sale en las imágenes pirateadas. Y no deja de ser curioso (más allá del ánimo y fin de lucro de los listillos de turno) que la Pataky pueda quejarse de que le roben un pandero que ya habíamos visto (en Ninette levantándose de la cama) y que Angela Merkel no se queje de que le roben el suyo, más grande y que no habíamos tenido la oportunidad de disfrutar antes. Ni ganas, tú. Sape. Tendríamos que habernos quejado los que lo vimos en la prensa, como protestaron los alemanes (pero por otras razones) Sigo, claro, la teoría shelleywinteriana del distinto rasero para cuerpos distintos. A lo mejor, como dice Marianne Faithfull de sí misma, cuando Pataky sea más vieja y menos hermosa la tomaremos más en serio. No veo el momento. Mientras, la tomamos por delante y por detrás, como nos la sirven. Y bastante tiene la pobre con gastar un novio (o lo que sea) tan feo. Aunque hay quien a Adrien Brody lo ve muy atractivo. Es que no todos vemos lo mismo. Yo no veo las posturas soeces de las costaleras de Córdoba (a no ser que vea también las posturas soeces de los costaleros) Ni que fuera el metro de Tokio. Lo que veo huelo es la peste que tiene que haber ahí dentro. Como Groucho, estoy a favor de los derechos de las mujeres. Y de los izquierdos. Pero también estoy a favor del aire respirable. Una no entiende por qué alguien querría estar ahí y no en un paso exclusivamente de mujeres. Imagino que la experiencia religiosa (y ya no tiro de Shelley Winters) debe de ser igual de intensa. Va de robos U Maribel Yébenes, asesora del programa que cambiará caras y vidas ser como ella. Y es que hasta en eso hemos cambiado. Hace unos años las señoras iban a sus modistas con un recortable donde aparecía Preysler para copiar sus vestidos. Hoy las modistas ya no se encuentran y donde van con fotos de revistas es a las consultas de los médicos de estética para pedirles el escote de Pataky o sus pómulos y nariz. Como si fuera tan sencillo. Fiesta de apertura fue la que se vivió en la inauguración oficial del circo Price en Madrid con presencia del alcalde Alberto Ruiz Gallardón y su mujer Mar Utrera. Junto al primer edil se encontraba también su concejala de Cultura Alicia Moreno. Por el patio de butacas se dieron cita algunos clásicos del circo, como es la encantadora Teresa Rabal, que llegó con su marido Eduardo Rodrigo. Teresa sigue con su Fundación y con ese brillo inconfundible que caracteriza su mirada. Cerca andaba también el ex marido de Estefanía de Mónaco, Adan Perez, y el empresario teatral Enrique Cornejo sin su novia Mamen. Con esa galantería que le caracteriza, Cornejo me aseguró que si no se casa con Mamen es porque ella no SIGEFREDO quiere. Nota de color fue la que puso Paco Clavel y sus trencitas a lo Pipi Calzaslargas (la de los niños) mientras que Andrés Pajares hacía una de sus apariciones en solitario envuelto en un gabán azul marino y sin ganas de hablar de las mil polémicas que siempre acompañan a su familia. Casi mejor. También de artistas fue la cita que se vivió en el teatro Albéniz donde se representa la obra El sueño de una noche de verano que supone el debut sobre la escena de una nueva artista en el clan Flores, Alba Flores, hija del malogrado Antonio González. Con música de Antonio Carmona el montaje cuenta con la versión de la directora de escena británica TamzinTownsend y sitúa el sueño de Shakespeare en un bosque y con aires flamencos como música de fondo. Arropando a Alba acudieron todas las Flores al estreno de este espectáculo que estará en Madrid hasta el próximo día 8 de abril. Con el debut de Alba y la hija de Lolita, Lena Furiase, a punto de estrenarse también como actriz con la serie El internado la Faraona puede descansar tranquila: sus nietas siguen su estela. El clan Flores, suma y sigue Un día en el circo