Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20- 21 D 7 LOS DOMINGOS DE M. FRANCISCO REINA Cultura Cerrojos, cerraduras, cerrojazos on el título de Cerra Y) Dura la artista plástica Leyre Montes expone en Madrid, en un circuito lejano a las salas de exposiciones al uso, en La Ida -un bar asiduo de pintores, escritores y músicos en la capital- una interesante muestra de sus últimos trabajos. Claramente influida por las tendencias plásticas mexicanas, corriente con la que estuvo en contacto durante varios años de formación y vida en el país del otro lado del Atlántico, Leyre Montes hace suyas influencias y estética propia en un despliegue de imaginación en el que se mezclan un concepto de vulnerabilidad del cuerpo femenino, con el objeto de las cerraduras como metáfora sexual a veces, las menos, y como defensa, la mayoría de ellas, al mundo en el que sigue siendo vulnerada y objeto de malos usos la imagen de la mujer. Obra Collage, en la que se superponen fotos, tinturas, materia varia, pintura y dibujo, escritura, en un alarde de composición e invención refrescante en el saturado y monolítico mundo de la plástica contemporánea. Un soplo de aire en el moribundo panorama pictórico. Hablando de vivos mediocres y muertos excelsos, siguen en alto las espadas como cerrojos de la casa del Premio Nobel de Literatura Vicente Aleixandre. Las razones son las mismas que apuntábamos unas semanas atrás: el mardito parné como diría el maravilloso Rafael de León en una de sus coplas más famosas. Los herederos aseguran que ofertarán la casa del poeta a los particulares ante la desidia y falta de voluntad política de la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento y el Ministerio de Cultura- -argumento repetido hasta la saciedad- -para renegociar el precio del inmue- C ble, lo que traducido significa que pueden salvar sus vergüenzas y hacer un suculento negocio. Amaya Aleixandre, sobrina nieta del poeta, destacó que, hasta este momento, los herederos mantenían la exclusividad a la posible oferta de las Administraciones, pero ahora ya no Verdadero cerrojazo de malas intenciones, si es que alguna vez hubo alguna contraria, de convertir la casa por la que ha pasado un siglo de historia de poesía de este país en un bloque de cemento muy lucrativo. Los familiares aseguran que encargarán un dossier a un despacho especializado en la venta de este tipo de inmueble todavía no se enteran de que la casa lleva el nombre de su ilustre tío. Según declararon a ABC, el precio ofrecido por las tres Administraciones el pasado enero fue de 1.950.000 euros, menos de la mitad de lo que pedían pero, en mi humilde opinión, una suma más que interesante como indemnización si la familia tuviese de verdad interés en preservar el lugar y la memoria de Aleixandre, teniendo en cuenta, además, que los acondicionamientos del lugar para la Casa de La Poesía y la creación de la Fundación que los familiares seguirían presidiendo correrían a cargo de las administraciones, aparte de la indemnización de cerca de dos millones de euros, que dan para ir tirando. La sobrina alegó que para ofertar la casa a los particulares realizarán una revalorización del inmueble porque el valor del metro cuadrado ya alcanza los 6.000 euros- -parece que saben más de metros cuadrados y precios que de preservar la voluntad de un poeta- -y la casa del Nobel posee alrededor de 750 metros cuadrados. Para Amaya Aleixandre, el precio ofertado como indemnización a la familia era una ofensa Desde luego que lo es: para todos los que, de buena fe, han peleado por mantenerla como lugar de encuentro que es lo que fue en vida del poeta pero, ya se sabe: el muerto- -aunque Nobel- -al hoyo, los herederos al bollo inmobiliario y, encima, quedamos de dignos e insultados por que no nos paguen como a una panda de especuladores. La Pasión de la Tierra de Aleixandre era poética, la de sus familiares de ladrillo. Acabaremos encadenados a la puerta de la casa, como la Baronesa Thyssen a los árboles del Prado o el senador Paolo Amato a la puerta de los Uffizi, como protesta para que no se llevasen a Japón la Anunciación de Leonardo Da Vinci. Lo dijo el poeta: Una tristeza del tamaño de un pájaro. Un aro limpio, una oquedad, un siglo. Este pasar despacio sin sonido, esperando el gemido de lo oscuro JESÚS GARCÍA Economía Tubo de ensayo europeo spaña se ha convertido en un laboratorio de la Europa empresarial que celebra de reojo el 50 aniversario del Tratado de Roma. Parece mentira pero en 1957 estableció la prohibición de monopolios y todavía no hemos acabado con esa lacra. El gigante alemán E. On, con su presidente Wulf Bernotat tambaleándose, ha tratado de comprar la primera eléctrica española, segunda de Francia y tercera de Italia. E. On, el caballero blanco de Endesa, que se coló hasta la cocina, se ha convertido en gallina ciega de un juego del que sólo saldría airoso con la intervención de Ángela Merkel, la canciller de hierro. Bernotat, y la laxitud de la ley de opas española, está siendo mareado por la semipública Enel y el grupo constructor Acciona, de la familia Entrecanales. A Fulvio Conti, presidente de Enel, no sólo le gusta el jamón sino que se ha tornado en un depredador de empresas españolas, animado por Prodi, el liberal, y Zapatero, el de las ideas cambiantes. Nunca una política energética fue más errática y parecida a la Europea, por inexistente, mientras nos comen los tobillos empresariales. Resulta sobresaliente la torpeza gubernamental frente a la versatilidad, rapidez, inteligencia de nuestros empresarios que conquistan las empresas del Reino Unido a golpe de endeudamiento y buena gestión. Cuando un inglés tira de la cadena, llama por teléfono, enciende la luz o pide una hipoteca es posible que lo haga a través de una empresa española. Botín, del Pino, Alierta conquistan las islas, el corazón del imperio británico al que el patriota De Gaulle no dejaba entrar en la Europa de los Seis la piccola Europa de Alcide de Gasperi. Hasta los March, Florentino y E los Albertos compran en Alemania intentando abrir desde arriba las puertas de los mercados del Este. Frente a ellos, Joan Clos, el ministro locuaz, igual anuncia una extraña solución española para Endesa que adelanta decisiones de los órganos reguladores sumidos en el descrédito. La opa de Endesa parece una operación espiral. Si termina troceada no sería extraño. Del otro lado, visitas a la Moncloa y desde la Moncloa, Roma- Madrid- Roma mientras el consejo de Endesa mantiene un silencio pícaro. Antes de que termine la opa de E. On hablar es errar. La Cajamadrid de Blesa pasó de ser bisagra a quedar desactivada, pero la presión política no ha cesado. La opa de E. On iba camino de tener menos éxito que la de BBVA sobre BNL, fruto de una envolvente del ex gobernador del banco de Italia y un grupo constructores ¿Les suena? Conti y Entrecanales juntos tienen casi el 50 de Endesa. Más la Sepi ¿Hubo concertación? Manuel Conthe no se dejó amilanar, dió un golpe en la mesa, una oportunidad para que E. On supere su opa trasnochada frente al descaro de Enel- Acciona. Su hecho relevante era poco más que una cuchufleta a la CNMV Francia, otro de los fundadores de la Europa trágica y magnífica, no dejó asomarse a los de Enel y se inventó la fusión de Gas y Suez. Portugal Telecom. no quiso que la Telefónica tuviera más del 10 y el consejo de Telecom. Italia se remueve cada vez que se plantea la entrada de la española. Mientras la semipública Enel se pasea por la bolsa con las llaves de la casa en la faltriquera. El Estado italiano va camino de tener un porcentaje mayor de Endesa que de Enel. A la privatización por la nacionalización. Se abren los cielos y las heridas porque la intervención política es más poderosa que las razones económicas. No unificamos estados, unimos hombres decía Jean Monnet, padre de la primera Comunidad Europea, la CECA. No unificamos estados, unificamos empresas, cabría decir. La Europa empresarial vive sumida en una batalla de intrigas y personalismos que por sí sola explica su inacción en común. Decía Salvador de Madariaga: Europa es un cuerpo, un alma, pero todavía no es una conciencia. España es el laboratorio empresarial energético europeo, con el Gobierno aventando los experimentos. Si Adenauer levantara la cabeza y viera la nueva Europa se sorprendería por la maravilla del euro y los 27, pero se caería de su silla ante las intrigas empresariales y políticas. Sólo De Gaulle parece a la altura de las circunstancias actuales.