Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
25 3 07 PRÓXIMA PARADA NUESTROS CORRESPONSALES Roma B. Aires De paseo TEXTO: BEGONIA CASTIELLA Bruselas Por Esparta eterna ¿Qué mejor lugar que Grecia para evocar y recrear las aventuras de la película 300 ¿Qué mejor lugar para aprender historia, pasear por el pasado o deleitarse con un menú extraído de épicos tiempos? París Rabat Nueva York Jerusalén Lisboa México Washington Berlín los griegos poco les gusta que se les vuelva a contar su historia, y menos en películas norteamericanas. Bastante se enfadaron con la película de Troya y con el apuesto Brad Pitt haciendo de Aquiles. Pero resulta que con 300 la película que describe la lucha de los legendarios trescientos espartanos contra miles de persas ha ocurrido lo contrario. Para empezar, el ayuntamiento de Esparta premió a Frank Miller, autor del cómic que inspiró la película de Zack Snyder. De paso se aprovechó para presentar un cortometraje y una exposición sobre los espartanos y su cultura, demostrar que los espartanos eran algo más que guerreros valientes y lograr que se hablara de la ciudad. No menos sorprendente ha sido el éxito en taquilla después de que la película se haya exhibido en 139 salas. A Y aunque la verdad histórica no coincida plenamente con lo que se muestra en la película, la mayoría de los griegos salen satisfechos del cine, tras ver cómo los trescientos soldados de Leónidas hicieron frente a los persas y recrearse con su valentía, su coraje... y sus músculos. El fenómeno de los 300 ha provocado también que los visitantes que recorren durante estas semanas el barrio ateniense de Plaka, al pie de la Acrópolis, compren para sus hijos los cascos de cobre (o plástico) que copian los que llevaban los guerreros de las Termópilas, con un penacho importante que, en las peores imitaciones, recuerda los pelos de una escoba. Si además hay gente joven que se interesa por este período clásico y se anima a leer sus libros de historia, todo será para bien de los griegos. Lo que sabemos de las ciudades estado de la Hélade, de sus complicadas alianzas políticas, intrigas y traiciones, o de la amenaza que entonces supuso el ejército persa, el mayor del mundo de la época, comprobaremos que la épica de la realidad es muy superior a la de Hollywood. Después de ver la película (en versión original subtitulada, como siempre se hace en Grecia) quien de verdad quiera rizar el rizo puede ir al restaurante Sabores Antiguos (Arjéon Gévsis) Allí será recibido con un vaso de vino con miel. Podrá degustar unos platos excelentes basados en recetas de cocina de la Grecia antigua y deleitarse con música que intenta recrear la de la época a partir de lo poco que se sabe de los instrumentos y la armonía en los siglos anteriores a Jesucristo. Beberá en copas de cerámica que recuerdan las expuestas en el Museo Arqueológico Nacional y se comerá sólo con cuchara y cuchillo (el tenedor fue introducido mucho más tarde) Curiosamente la comida está rica, compuesta de verduras, carne, pescado y un excelente aceite. Está elaborada con los ingredientes utilizados en la época- -nada de tomate, patatas, arroz, azúcar, maíz o limón, ingredientes desconocidos en la Antigüedad. En ocasiones especiales se puede solicitar el reservado que tiene anaklindros divanes individuales parecidos a camas estrechas en las que los griegos cenaban admirando un espectáculo. En este rincón de la Atenas contemporánea se puede cenar tumbado- -caben hasta siete comensales- -frente a una orquesta en directo que tañe instrumentos antiguos, ancestros del harpa y de la guitarra. Que nunca está de más un homenaje a nuestra antigua civilización... ATENAS BEGOÑA CASTIELLA Londres Moscú Pekín Viena Estocolmo Los actuales no son tiempos tan heroicos como aquellos, pero los griegos se sienten otra vez orgullosos de su pasado