Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 D 7 LOS DOMINGOS DE Getafe y el Jueves Santo va debajo del Gran Poder. Es duro, duele, pero es muy emocionante. Si lo haces con fe e ilusión no cuesta tanto. Sí soy católico practicante, pero aquí hay algo más, algo que te remueve cuando llevas al Señor encima, paseándole, así, sin que nadie vea lo que te duele, y eso te cura y te ayuda a soportar el peso que te echan encima. No se puede explicar con palabras el sentimiento de ver a la gente rendida Luego, se va a Sevilla- -ya tiene billete para el AVE- y entonces, me pongo al lado del capataz, si me lo permiten, y si no, pegado al paso, hasta que anda rozándome Es pasión la que portan y se agita en esa porción de la aldea global que suda bajo los palos. La que comparte Luis de Vega, costalero veterano que viene a Madrid a ver qué se cuece, y que saca pasos en Huelva y en Sevilla. A este onubense no le duelen prendas en viajar un fin de semana desde Marruecos, en donde vive, para cumplir con el rito de los ensayos preceptivos antes de la gran salida- -si no se ensaya se pierde el hueco- Hoy, en las vísperas de los días más grandes, confiesa que no sólo es cuestión de fe, ni de religiosidad. Y me atrevo a decir que muchos pasos se quedarían en las iglesias si se exigiera que los que fueran debajo tuvieran que ser católicos practicantes. Yo he conocido en las trabajaderas a más de un comunista. Que duda cabe que en la mayoría el poso religioso está ahí, pero yo sólo con fe no me meto. Es más, mucho más Es una mística terrenal en donde hay que colaborar con los otros en un trabajo preciso durante seis u ocho horas, en un esfuerzo físico importante durante el que llegas a sentir que no te queda fuerza humana para mantenerte derecho y el peso te puede... Esto sí que sería eficacísimo entrenamiento de grupo para directivos y no tanta gymcana Ser costalero es una vocación de amistad, de espiritualidad, de entrega, de querer hacerlo todo lo mejor posible, para que salga perfecto Será por eso que a su niña María, de dos meses, la bautiza en unos días frente a un paso. Lo dice también el periodista y profesor Manuel Marín, capataz que guiará el paso de María Santísima Inmaculada al atardecer del Domingo de Ramos: Vibras por tus convicciones, por lo que tiene de rito y de escenificación sacar un altar a la calle, por los colores, los olores a cera y a flores, por los sonidos de la música y el de los varales en el palio, por la emoción de la gente, por el estremecimiento que produce el crujir la madera de los palos en la primera levantá Por el santo esfuerzo de sus hombres. Y por el bendito amor que les mueve. Una mística terrenal Dos costaleros del palio de la Virgen se hacen la ropa ajustando el costal sobre la cerviz para aguantar el peso de la trabajadera Los costaleros del paso del Cristo de San Miguel rachean su caminar con las alpargatas con que saldrán el Domingo de Ramos como Manuel Marín, el capataz del palio, salieron de abajo ¡Y cómo les costó dejar el que sin duda es el lugar de mayor privilegio! Desde entonces por Los Estudiantes de San Miguel han pasado españoles y emigrantes, empresarios, ingenieros, directivos, un boxeador, policías, guardias civiles, asesores fiscales, abogados, pintores, ebanistas, médicos, estudiantes, muchos estudiantes... Algunos como Sergio, que debutó con la promesa tras un aprobado en el proyecto de fin de carrera en Arquitectura- -y lo consiguió- Otros como Mariano, periodista, que probó animado por dos colegas y ya nunca pudo dejarlo- -nueve años después sigue cumpliendo religiosamente ensayos y estaciones de penitencia- -y se ríe provocando con un además, decir que eres costalero da para mucho cuando estás con una chica O como Víctor, que se viene desde Bilbao en el autobús de la tarde para el ensayo y se vuelve en la ruta de las doce y media de la noche para no faltar al trabajo. O como Luis que debe llegar desde Milán. O como Juan Luis Yubero, estanquero de Getafe, sin la menor tradición familiar ni local, que sacó por primera vez el paso del Cristo con 48 años y a sus 51 hace doblete: el Domingo de Ramos saca al atardecer el Cristo de la Fe y el Perdón, el Miércoles Santo es penitente en