Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
25 3 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Oro negro TEXTO: ALFONSO ARMADA El belén guineano Guinea Ecuatorial crece más de un 20 por ciento al año, pero los habitantes de la ex colonia española siguen en la miseria. El oro negro sólo baña a Obiang y familia D esde que en 1995 se descubrieran ingentes yacimientos petrolíferos en aguas de Guinea Ecuatorial, el país ha experimentado un crecimiento astronómico, el más alto del mundo a comienzos de siglo, con cifras de vértigo. El crecimiento del 34,6 del PIB en 1996- -partía de índices misérrimos- -se convirtió en un inconcebible 95,3 en 1997 y en un 29,4 en 2004, hasta decrecer a un más razonable 8,2 el año pasado, aunque el boletín Africa Confidential estima que este año puede volver a rondar el 20 Sin embargo, los 3.000 millones de dólares anuales que debían engrosar las arcas del Tesoro ecuatoguineano y empezar a transformar ese diminuto Estado de sólo 540.000 habitantes en una Suiza tropical han sido en su inmensa mayoría desviados a cuentas personales del dictador Teodoro Obiang Nguema, de su familia y de su clan en bancos extranjeros. Como comenta con sorna un experto en la historia y la política ecuatoguineanas, si sólo robaran un 80 de la ri- PARADOJAS GUINEANAS Malabo Luba Baney ISLA DE BIOKO Riaba ÁFRICA Río Nyong OCÉANO ATLÁNTICO Tercer exportador de crudo del continente (400.000 barriles diarios) PIB: 34,6 (1996) 95,3 (1997) 29,4 (2004) 8,2 (2006) España creció el año pasado un 3,9 Índice de desarrollo humano: Guinea ocupa el puesto 120 (España, el 19) Esperanza de vida al nacer: 42,8 (puesto 167) Alfabetización: 69,87 (puesto 69) Renta per cápita: 20,510 (puesto 30. España ocupa el puesto 19, con 25,047 Golfo de Guinea Bata Mbini CAMERÚN Río Ntem Micomeseng Niefang Río Mbini Ebebiyín Anisoc Mongomo GUINEA ECUATORIAL Evinayong Cogo Río Mitemele Aconibe N 0 Km 25 GABÓN queza, Guinea sería un paraíso Una investigación del FBI y del Senado de EE. UU. sacó a la luz en 2004 que buena parte de ese caudaloso río de dólares había desembocado en una tiempo ha prestigiosa institución bancaria de Washington, el Riggs, el banco de los presidentes donde el dictador guineano y su entorno tenían entre 400 y 700 millones de dólares depositados directamente por los mayores beneficiarios del oro negro guineano, las compañías petrolíferas estadounidenses Exxon Mobil, Marathon Oil y Amerada Hess. Lo volvió a recordar recientemente Teodorín Nguema, el imprudente primogénito de Obiang, su discutido heredero, cuando salieron a relucir las dos mansiones que había comprado en Suráfrica, la escudería de coches de lujo o la hacienda californiana con minicampo de golf. Según el deslenguado Teodorín, ministro de Agricultura y Bosques, además de amante de la vida golfa y la música rap (posee una compañía discográfica en California) los miembros del Gobierno están autorizados a asociarse con firmas extranjeras que pujan por hacerse con contratos en Guinea y, si el envite sale adelante, a recibir a cambio un porcentaje de la inversión, que se deposita automáticamente en una cuenta en el extranjero. Manejos que pueden ser legales en el paraíso corrupto de Guinea Ecuatorial, pero están prohibidos por la Ley sobre Prácticas Corruptas en el Extranjero. Petroleras como Exxon Mobil evalúan ahora el posible perjuicio del indiscreto Teodorín. El belén guineano es un pudridero político, con la bendición del oro negro transmutado en maldición, ya que a pesar de carreteras y nuevas instalaciones industriales financiadas por las petroleras, el país sigue en niveles de bienestar deplorables. Obiang ha establecido un sistema que no sólo blinda su dictadura, sino que mantiene la riqueza común lejos del alcance de sus maltratados súbditos. A pesar de los litigios familiares entre Teodorín y sus herma- nos, y de los problemas de salud que se atribuyen a Obiang (un secreto de Estado, como los beneficios del petróleo) las previsiones indican que el jefe mantendrá su poder. Los lobbys contratados en EE. UU. tendrán que fajarse a fondo para defender el buen nombre de Obiang. Las revelaciones de Teodorín han puesto en situación harto embarazosa a las grandes petroleras como la hermética Exxon Mobil. Empresas como Cassidy and Associates, radicada en Washington, cobra según Africa Confidential 120.000 dólares mensuales por blanquear el nombre de Guinea en EE. UU. que no en vano es el principal socio comercial de la ex colonia española, con una inversión acumulada de 11.000 millones de dólares Los depósitos de Obiang y su gente ya no se encuentran en el Riggs. Las 126 páginas del Estudio de la Banca Riggs elaborado por el Subcomité de investigaciones del Senado de EE. UU. son un material precioso para una novela negra. (Versión en español en http: www. asodegue. org dfebrero 0305. htm) Las consecuencias sí se han sustanciado en Suráfrica, donde un juez ha embargado dos propiedades del primogénito de Obiang. Sarah