Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 3 07 CLAVES DE ACTUALIDAD Belfast El gueto sobrevive al proceso de paz El centro urbano mejora, el cambio avanza. Pero los viejos muros siguen separando a protestantes y católicos de Belfast, todavía divididos, segregados y poco dispuestos a confiar en el vecino POR EMILI J. BLASCO BELFAST. ENVIADO ESPECIAL rdoyne es un barrio al norte de Belfast, tan pequeño como de conflictiva historia. En el manto de viejas casas adosadas, una calle (Alliance Avenue) separa con tabiques y vallas las dos comunidades, otra (Ardoyne Road) las enfrenta directamente, y una tercera (Crumlin Road) está declarada neutral. Un total de 98 personas murieron aquí en los 30 años de disturbios y aún en 2001 y 2002, cuando ya estaba en vigor el acuerdo de paz de Viernes Santo de 1998, la zona vivió el peor enfrentamiento de la nueva era: las niñas de una escuela primaria católica debieron ser escoltadas por padres y policías en su camino al colegio ante el apedreamiento diario de grupos lealistas. La escuela de la Santa Cruz es- A tá ahora impulsando un programa que pretende aunar a los padres de las alumnas del centro y a los de un colegio protestante adyacente. El sacerdote Aidan Troy, párroco de la próxima iglesia de la Santa Cruz, enseña orgulloso los planos de reforma de las instalaciones que, por primera vez, acogerán una actividad mixta. Pero lo trazos marcan dos entradas diferentes: una para católicos y otra para protestantes. Esa disposición obedece en parte a la orientación geográfica de las dos comunidades, pero también pone de manifiesto que la separación entre ambas persiste. La situación ha mejorado mucho, la gente acude al centro de Belfast para ir al teatro o al restaurante sin temor a que vaya a explotar un coche bomba, pero en los barrios existe poco contacto y continúa la segre- gación explica Troy. La paz, en cualquier caso, ha liberado el potencial social y económico de los 1,7 millones de habitantes de Irlanda del Norte. Mientras los políticos continúan sin ponerse de acuerdo sobre la salida del atolladero, la gente ha comenzado a notar la mejora de su vida diaria y cada vez se desentiende más de la política. Para Fiona Ure, responsible del organismo oficial de turismo de Belfast, la sociedad se está moviendo más deprisa que los políticos, y la política ha pasado a ser casi algo secundario En los últimos diez años, el empleo ha crecido en el Ulster un 14,7 por ciento, la cifra más alta del Reino Unido fuera de Londres. El paro se sitúa ahora en el 4,2 por debajo del 5,6 de media del país. Y el crecimiento económico es ascendente: un 2 en 2005, un 2,2 en 2006 y un previsto 2,5 para este año. Un dato significativo sobre la creciente calidad de vida es que el año pasado los precios de la vivienda subieron un 23,6 por encima de cualquier otra región británica. Belfast se ha convertido también en destino turístico. En una década se han multiplicado por 6 el número de visitantes (1,2 millones en 2006) y por 3 el de establecimientos hoteleros. Para este año se espera la llegada de 27 cruceros, cuando antes no recalaba ninguno ¡en la ciudad que construyó el Titanic y de un único vuelo internacional se ha pasado a 22 destinos directos, entre ellos Nueva York y Toronto, lo que fue posible gracias a la construcción de un segundo aeropuerto. El compromiso de la Administración Clinton con los Acuerdos de Viernes Santo propició la llegada de dinero desde EE. UU. donde la inmigración irlandesa tiene gran peso. En esa apuesta, la cadena Hilton abrió un gran hotel en la antes marginada área del puerto de Belfast, y ahora los antiguos muelles se han transformado en una moderna oferta de oficinas y lugares de ocio. Lo que se levanta de nueva planta propicia la mezcla entre católicos y protestantes. Así ocurre, por ejemplo, en los puntos de colisión entre ambas comunidades en los que antes había puestos del Ejército. Demolidos éstos, sobre el terreno se construyen centros comerciales y equipamientos intercomunitarios, cuyas contratas son ganadas por empresas que aseguran el empleo combina- El regreso de los turistas DISTRIBUCIÓN DE LOS CATÓLICOS EN BELFAST Fort William Ballysillan Ligoniel Oldpark Skegoneill M 2 LAGO BELFAST Knocknagoney A 2 Sydenham A 55 REINO UNIDO Ardoyne Glencairn N Springmartin Falls Ballymurphy Turf Lodge A 55 Andersonstown Ladybrook Finaghy Dunmurry Tauhmonagh M 1 Windsor A 12 CENTRO DE LA CIUDAD M 3 Belmont A 20 Strandtown Ballymacarret Ballyhackamore Bloomfield Knock Castlereagh Braniel Stranmillis Cregagh Ballynafeigh Malone A 55 Four Winds 0 A 24 Newtownbreda De 0 a 20 De 21 a 40 De 41 a 60 De 61 a 80 De 81 a 100 ABC Km 2 Los nuevos barrios y edificios propician la mezcla de católicos y protestantes. Pero en las barriadas clásicas se sigue viviendo como siempre, en guetos segregados