Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
11 3 07 11- M TRES AÑOS DESPUÉS ESCENARIOS La obra, de vidrio, tendrá un aspecto como éste que se ha recreado digitalmente. Bajo la superficie los visitantes podrán asomarse a la cúpula y leer los mensajes serigrafiados Homenaje Belleza contra el dolor POR JUAN FRANCISCO ALONSO FOTO: JULIÁN DE DOMINGO Es su primer trabajo. Cinco arquitectos recién salidos de las aulas ganaron el concurso del monumento que rinde tributo a las víctimas del 11- M. Su proyecto, una cúpula de vidrio con cientos de mensajes escritos por los madrileños aquellos días, se inaugura hoy l verano de 2004 se aventuraba largo y pegajoso, como otros, pero esta vez también cargado de incertidumbre. El grupo de los cinco había terminado (o estaba a punto de sus estudios en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura, y el futuro se les antojaba aún un folio en blanco, quién sabe si una promesa o un despropósito. Esaú Acosta, Mauro Gil- Fournier, Miguel Jaenicke, Pedro Colón de Carvajal y Raquel Buj, que hoy tienen veintiocho años, llegaron a junio con la experiencia de los tiempos del pupitre y una sala chill out en la edición de Arco de ese invierno, un proyecto que ganaron con un lema que iba a dar mucho juego, aunque enton- E ces no lo sabían: un Fascinante Aroma a Manzana. Así que ahí andaban, Madrid, junio, ya calor, unos meses después de que las bombas se llevaran por delante 191 vidas, cuando decidieron presentarse a un concurso que no era otro más, sino el sentido homenaje a los héroes de los trenes. Era un reto estimulante. No pedían currículum, ni obra construida, ni siquiera hacía falta que fuéramos arquitectos. No era necesario un proyecto, sino más bien una percepción, una sensación, que luego habría que desarrollar técnicamente dicen los cinco esta tarde, sentados en su estudio, la quinta planta de un edificio desde cuya terraza nos asomamos a la calle de Atocha, a la ciudad hoy tranquila, al recuerdo. Pasamos todo el vera- no en la casa de Pedro- -continúan- Fue un proceso creativo, un trabajo metódico de captación de ideas, a veces una tormenta visceral que, en un principio, no se traducía en una forma o en unos materiales concretos. Hicimos maquetas de hielo y probamos el efecto que producía la luz. Y, por supuesto, tuvimos muy presentes los días de marzo en los que la gente salió a la calle y dejó sus mensajes, sus velas, sus flores Hace falta mucha fantasía para soportar la realidad rezaba uno de ellos. Esos improvisados altares del dolor les inspiraron en el trabajo, que, en los últimos cinco días de su encierro, adquirió su aspecto definitivo. El vidrio. Los mensajes serigrafiados. Lo escribieron. Lo presentaron, esta vez con este lema: La luz dedica un momento del día a cada persona ausente Y esperaron al otoño. Un día, nos llamó un amigo para decirnos que había oído en Telemadrid que el concurso del monumento del 11- M, ese al que se habían presentado más de trescientos aspirantes, lo había ganado el estudio FAM. ¿No es el vuestro? nos preguntó. Lo era, un Fascinante Aroma a Manzana, pero yo estaba deseando que colgara el teléfono para entrar en internet y comprobarlo. Nos fuimos a cenar con la certeza de que teníamos 48.000 euros para desarrollar el proyecto, y con un cierto pánico escénico... Ahora había que hacerlo ¿Y qué había qué hacer? Es El diseño creado por el estudio FAM, original y complejo, ha necesitado dos años y cuatro meses de pruebas en laboratorios y trabajo real y una inversión de 5,4 millones de euros