Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14- 15 D 7 LOS DOMINGOS DE Los talibán se apoderaron de un Afganistán olvidado por la comunidad internacional tras la retirada soviética. El periodista y estudioso Ahmed Rashid fue la excepción asumen la teoría sin necesidad de leer su obra. Aunque el propio Huntington se apresuró a señalar que su ensayo no debía ser utilizada para justificar intervenciones como la guerra de Irak. Una obra imprescindible para comprender el origen de muchos de los males que nos afligen es el clásico de Ahmed Rashid Los Taliban (Ed. Península) sobre la yihad nacida en Afganistán, la conquista del poder por la familia más alucinada del islamismo y la instalación de Bin Laden en aquel país. Da qué pensar la circunstancia de que tantas de las calamidades del presente se remonten a ese recóndito rincón del mundo. Aunque tal vez sea su lejanía la que facilitó que se pudriera la situación sin que nadie reparase en ello. Cuando las tropas soviéticas se retiraron de Afganistán, el mundo perdió su interés por ese país. Pero fue entonces cuando se fraguaron muchos de los fenómenos que condicionarían nuestro futuro. Rashid fue uno de los poquísimos periodistas que dieron cuenta puntual de aquellos días. Para cualquier genealogía del fanatismo islamista su obra es fundamental. Autor de referencia es Gilles Kepel, todo un precursor, uno de los primeros que llamaron la atención sobre el fenómeno de esos suburbios de las grandes ciudades europeas que están mucho más cerca de los arrabales de Argel o El Cairo que de París o Londres. Así lo explica en Al Oeste de Alá. La penetración del Islam en Occidente (Ed. Paidós) en el que alerta sobre la proliferación de unos guetos segregados del resto del cuerpo social en los que un imán salafista puede tener mucha más influencia que la escuela, la ley o el Estado. Su investigación La Yihad. Expansión y declive del islamismo (Ed. Península) ha sido en los últimos seis años una referencia ineludible. La obra se presenta como una sinopsis divulgativa e histórica para orientarse en el laberinto de las diversas doctrinas que han alimentado el islamismo del siglo XXI. Kepel no se limita a glosar el nacimiento y expansión de los Hermanos Musulmanes, sino que presta también mucha atención a escuelas que parecían periféricas, como la deobandi o distintas corrientes del salafismo, que han tenido una sustancial influencia en el movimiento. Podría decirse que el autor se equivocó plenamente cuando concluyó en su libro que el islamismo estaba en retroceso y condenado a integrarse o desaparecer. Tenía difícil dar continuidad a su obra tras el 11- S. Pero entonces fue cuando dio una espectacular pirueta en el trapecio y publicó Fitna. Guerra en el corazón del Islam (Ed. Paidós) donde cuenta cómo, tras fracasar en su intento de levantar a las masas, el islamismo radical se hizo fuerte al reorientar su guerra en contra de un enemigo lejano, casi metafísico. Una contienda en el fondo no muy diferente a la seguida por los más esotéricos apóstoles de la secta de los históricos hashishim a assassini La obra se abre con un impecable estudio del pensamiento neocon norteamericano, para explicar a continuación cómo se metieron éstos en un callejón sin salida al aplicar mecanismos de guerra fría a la guerra contra el terrorismo o al tratar a Al Qaida como a un Estado canalla A partir del análisis de la profusa literatura islamista aparecida en los últimos años, el libro se extiende también en la otra de las muy fundadas obsesiones del autor: la paulatina conversión de cada vez más barriadas de Europa en tierra del Islam y la labor que a tal efecto llevan a cabo los salafistas- pietistas -apartados de la vía armada, pero ultraintegristas practicantes de la taqiya o disimulo para vivir en la liberal Europa como en el gueto más fundamentalista del REUTERS Gilles Kepel cuenta cómo el islamismo radical parecía fracasar, pero se hizo fuerte al reorientar su guerra en contra de un enemigo lejano, casi metafísico mundo. En esta misma vía de investigación se inscribe la obra de Oliver Roy L Islam Mondialisé (Ed. Seuil) en el que se estudia la aparición de un nuevo neofundamentalismo que sustituye al movimiento de viejos integristas cada vez más integrados e institucionalizados. Un neofundamentalismo que ya no promueve revoluciones nacionales, sino la preservación de un Islam ultrarrigorista por encima de fronteras. Y para concluir esta atípica bibliografía, un recuerdo para una pertinente obra literaria, la Historia Universal de la Infamia de Jorge Luis Borges (Alianza) En ella se encuentra la historia de Hakim, el velado inspirado en uno de aquellos jefes de assassini a quienes antes aludimos. El velado cuenta a sus seguidores que no pueden verle el rostro porque quedarían cegados por el resplandor que éste emana tras haber contemplado al Divino. Hakim es un fanático, un resentido que detesta la vida y los espejos que la reflejan, y que promete una existencia de penas y penitencias. Pero cuando el velado perdió su primera batalla alguien se atrevió a quitarle la máscara. Y se descubrió entonces que lo que escondía era el corrupto rostro de un leproso. Sólo hubiera hecho falta que uno de los suyos se atreviese a romper el velo para que se detuviera tanto fanatismo.